partidaria de un 'brexit duro' en inmigración

Theresa May, la Le Pen británica que sí gobernará

¿Quién es la verdadera primera ministra del Reino Unido? Su ambigüedad respecto al Brexit ha opacado el hecho de que siempre ha defendido una agenda muy conservadora salida de otra época

Foto: Theresa May en Londres. (Reuters)
Theresa May en Londres. (Reuters)

Marine Le Pen tiene en vilo a toda a Europa ante la posibilidad de convertirse en la próxima presidenta de Francia. Pero hay otra mujer, con una visión tradicional conservadora, perteneciente a una generación que recuerda a su país como una nación predominantemente blanca y cristiana que sí tiene prácticamente asegurado el poder. Se trata de Theresa May.

La líder tory se trasladó en julio del año pasado a Downing Street sin pasar por las urnas y durante estos diez meses ha gobernado con una mayoría de tan sólo 17 escaños y una gran presión (por no decir control) del ala más euroescéptica de sus propias filas. Pero las elecciones anticipadas convocadas para el próximo 8 de junio le auguran, según los sondeos, una mayoría de entre 70 y 100 asientos. En definitiva, una victoria que no sólo reforzaría su liderazgo ante Bruselas, sino que le otorgaría el mando que ahora no tiene en su formación.

Será entonces cuando salga a relucir su verdadero yo político. La pregunta es: ¿quién es la verdadera May? ¿Qué visión tiene para Reino Unido? Y sobre todo, ¿apostará realmente por un Brexit duro o una vez liberada del yugo tory euroescéptico tomará una versión más dulcificada?

Según Simon Hix, profesor de Políticas en la prestigiosa London School of Economics, “May representa a ese sector de la sociedad británica tradicional y conservador”. Con “c” minúscula, como se dice en Reino Unido para diferenciar a la “C” mayúscula que representa al partido tory.

“Es la hija de un vicario, muy cristiana, se crio en un pequeño pueblo. Sus opiniones han evolucionado claramente a través de los años. En el año 2010, por ejemplo, apoyó el matrimonio homosexual. Pero una década antes fue una de las diputadas que votó en contra del Gobierno laborista para derogar el llamado “artículo 28” (una ley de la administración Thatcher que prohibía a las escuelas promover intencionalmente la homosexualidad y en contra de la reducción de la edad de consentimiento para mantener relaciones sexuales homosexuales)”, recalca el experto a El Confidencial.

“Pertenece a una generación que recuerda Gran Bretaña como una nación unida, predominante blanca y cristiana, conservadora socialmente y con gran sentimiento de la comunidad. Quiere reinstaurar, por ejemplo, los “grammar schools” (los laboristas ordenaron eliminarlos por considerar que reforzaba las divisiones sociales de clase), algo que parece más de una agenda política de los años 50”, matiza.

Theresa May, en una entrevista en la BBC el 30 de abril de 2017. (Reuters)
Theresa May, en una entrevista en la BBC el 30 de abril de 2017. (Reuters)

La favorita del Daily Mail

Según el académico, “su visión del Reino Unido es más era pre-Tony Blair o incluso pre-Margaret Thatcher. Y esa es la que quiere recrear ahora”. “Por eso siempre ha sido la política preferida del [rotativo conservador] Daily Mail. Es más, no hace nada que contradiga el editorial del Daily Mail. En definitiva, de alguna manera, está más próxima a Le Pen que cualquier otro político británico”, explica Hix, quien, por cierto, no descarta ningún escenario en Francia. En este sentido, la líder tory quiere buscar candidatos a su imagen y semejanza de cara a las elecciones de junio, una cita que no ha sentado demasiado bien al ala más euroescéptica de su formación, consciente de la pérdida de poder que esto les va a suponer.

Lo cierto es que no se sabe muy bien cuál es la verdadera visión de May respecto al Brexit. Durante la campaña previa al histórico referéndum de junio del año pasado, guardó un perfil bajo criticado en varias ocasiones por el mismo David Cameron. Luego, convertida en primera ministra se ha mostrado a favor de un “Brexit blando” cuando se refiere a asuntos económicos, pero partidaria de un “Brexit duro” cuando se habla de inmigración.

“Siempre ha guardado muy bien sus cartas. Es una persona muy reservada. Pero creo que su prioridad absoluta, de cara a las negociaciones con Bruselas, será reducir la inmigración. Es un asunto que siempre ha sido clave para ella. No sólo ahora con el Brexit. Ya mostró sus intenciones al respecto cuando fue ministra del Interior. Durante las negociaciones para sacar al Reino Unido de la Unión Europea priorizará reducir la inmigración y luego tratará de minimizar el impacto que esto supone para la economía británica, que tendrá que lidiar con la salida del mercado único”, matiza el experto.

En este sentido, será especialmente interesante la reestructuración que llevará a cabo en su Gobierno una vez consiga la esperada mayoría absoluta. La clave estará en si los llamados “tres Brexiteers” sobreviven a la criba. Al mudarse a Downing Street, May confió en los euroescépticos David Davis, Boris Johnson y Liam Fox para los puestos de ministro del Brexit, Exteriores y secretario de Estado de Comercio Internacional respectivamente como muestra de su compromiso por sacar al país del bloque comunitario. Pero ahora podría pensar que su tiempo ha terminado.

Según Hix, la premier podría no estar “satisfecha” con el trabajo de Davis. Por su parte, según The Times, varias voces dentro del partido le han pedido que prescinda de Johnson en la campaña electoral. Su círculo más cercano quiere que el triunfo sea “de ella y de nadie más”.

La cuestión es, ¿se puede confiar en las encuestas? Hace menos de un año, el 48,1% del electorado británico votó por permanecer en la Unión Europea, por lo que llama la atención que los sondeos den ahora tanta ventaja a la candidata que aboga por un “Brexit duro” sacando al país también del mercado único. “Estas elecciones no van a convertirse en un segundo referéndum del Brexit. La cultura británica es así, una vez que se ha tomado una decisión se sigue con ella. Lo que importa ahora es minimizar las consecuencias negativas, sobre todo para la economía. May se presenta como la única candidata con un plan serio para salir del bloque y el electorado quiere ahora la mayor estabilidad posible”, señala el académico. Sólo hay una minoría, que se siente verdaderamente pro europeo y frustrado por el Brexit, que cambiará su voto tradicional para dárselo a los Liberal Demócratas, único partido que sí promete un segundo plebiscito sobre el futuro del país en el bloque.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios