favorita para vencer en las presidenciales

Le Pen arranca su campaña en contra de la UE, la inmigración y el islamismo

La líder del partido ultraderechista francés Frente Nacional ha citado como ejemplos de que "lo imposible es posible" a Trump y el Brexit

Foto: Los seguidores de Marine Le Pen agitan banderas en el inicio de la campaña en Lyon. (Reuters)
Los seguidores de Marine Le Pen agitan banderas en el inicio de la campaña en Lyon. (Reuters)

Patria, soberanía, libertad, seguridad. Puntales de un programa defendido con vehemencia por la líder del partido ultraderechista francés Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, que ha arrancado su camino hacia la primera vuelta de las primarias francesas este fin de semana en Lyon. Ante una audiencia de unos 3.000 congregados, Le Pen ha identificado también las causas enemigas por las que va a luchar, "totalitarismos que amenazan a Francia" como la globalización económica y el fundamentalismo islamista.

La líder ultraderechista se ha comprometido con los franceses para luchar contra todas esas amenazas y ha presentado las herramientas con las que piensa combatirlas, como "el patriotismo económico". Parte de la tesis de que los franceses han sido desposeídos del derecho de "amar su país", y aunque criticó las voces que tachan a su partido de xenófobo, enumeró una serie de medidas encaminadas a contentar al porcentaje de votantes radicalizados en materia de inmigración.

Le Pen saluda a 3.000 simpatizantes en el arranque de su campaña en Lyon. (Reuters)
Le Pen saluda a 3.000 simpatizantes en el arranque de su campaña en Lyon. (Reuters)

Impuestos para extranjeros que trabajan en Francia, expulsión de todos aquellos que no tengan los papeles al día, ponerle fin al derecho a la reagrupación familiar... son algunas de ellas. "No hay ni habrá otros valores y leyes en Francia que las francesas. Los que llegaron a Francia querían encontrarse con Francia, no para transformarlo con el poso de su país de origen. Entonces, si querían vivir como en su país, que se hubieran quedado en casa".

La pérdida del derecho a ser un buen patriota es, según Le Pen, la consecuencia de la "mundialización" y la "falta de la reacción", y todo ello se ha transformado en la situación actual: "el islamismo en casa". Otra receta para salvar a Francia pasa por cortar con la Unión Europea y el "sistema europeísta tiránico", germen de males económicos y migratorios. Y de atentados, señala en su discurso.

Pero para Le Pen, hay un espacio para la esperanza. Y no es otro que la pauta marcada por el Brexit, el triunfo de Trump, "los austríacos por eliminar en la primera vuelta de las presidenciales a los partidos tradicionales y a los italianos por rechazar la reforma de la Constitución del señor Renzi". "Estas naciones han mostrado que el despertar de los pueblos contra las oligarquías puede realizarse", exclamó la líder de la ultraderecha francesa ante las personas que abarrotaron el Anfiteatro del Centro de Congresos lionés.

La líder del FN insistió en su promesa de organizar un referendo en los seis primeros meses de su mandato para abandonar la Unión Europea. "Otros pueblos nos han mostrado el camino, como los británicos que han elegido la libertad con el 'brexit'", afirmó. Durante gran parte de su discurso, también arremetió contra la globalización económica y el fundamentalismo islamista: "Dos totalitarismos que amenazan a Francia".

Le Pen, que navega en cabeza de los sondeos como favorita para vencer en la primera ronda de las presidenciales de abril y mayo, presentó un programa con 144 compromisos que dividió en varios grandes temas bajo los apartados de una Francia "libre", "segura", "próspera", "justa", "orgullosa", "potente" y "sostenible"

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios