es un documento de 76 páginas

Libro blanco del Brexit: habrá nuevas leyes de inmigración que afectarán a los europeos

El Gobierno de Theresa May lanza el documento que estipula sus prioridades para la salida británica de la UE entre críticas de la oposición laborista, que asegura que "no dice nada"

Foto: Dos policías montan guardia delante del Parlamento de Londres, el 1 de febrero de 2017. (EFE)
Dos policías montan guardia delante del Parlamento de Londres, el 1 de febrero de 2017. (EFE)

Un total de 76 folios, algo menos incluso si prescindimos de los maravillosos retratos de la 'premier', Theresa May, y el ministro del Brexit, David Davis. Esta es la extensión del esperado libro blanco (que puede consultarse aquí) con el que el Gobierno británico ha dado a conocer este jueves su estrategia para sacar al Reino Unido de la Unión Europea. Con el referéndum de independencia de Escocia celebrado en 2014 se publicaron más de 600 páginas, pero, en esta ocasión, el Ejecutivo ha sido más breve para definir los objetivos del que será un divorcio sin precedentes en el bloque comunitario.

El ministro del Brexit ha presentado el documento ante una Cámara de los Comunes prácticamente vacía y sin la presencia ni de May ni del líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn. La escena nada tenía que ver con la que se vivió este miércoles por la noche, cuando el proyecto de ley para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa superó sin problemas las primera fase parlamentaria.

La pobreza —tanto en contenido como en forma— del libro blanco no ha causado sorpresas. El verdadero titular ya lo ofreció el mes pasado la primera ministra cuando, en su discurso en Lancaster House, anunció su intención de sacar también al país del mercado común. El libro blanco, en cualquier caso, sugiere ahora que el Gobierno buscará acuerdos para el sector automovilístico, financiero y farmacéutico. “No tiene sentido comenzar de nuevo”, apunta el texto.

Ante la presión de la oposición e incluso en las propias filas 'tories' —que insistían en que hacía falta un documento técnico, como siempre se han hecho con cuestiones que atienden a asuntos europeos—, Davis ha presentado el texto limitándose a repetir los 12 puntos (se pueden encontrar debajo) que enumeró en su día May.

Libro blanco del Brexit: habrá nuevas leyes de inmigración que afectarán a los europeos

En este sentido, los diputados han vuelto a denunciar la falta de claridad con respecto a cuál será la situación tras el Brexit de los 3,3 millones de comunitarios que residen actualmente en suelo británico. Las críticas también vienen de las propias filas 'tories', con voces como las del parlamentario de origen italiano Alberto Costa, cuyos padres viven en Reino Unido y tienen ahora un futuro incierto.

May no quiere dar garantías a los comunitarios que viven en el país hasta que no se ofrezca una seguridad para los 890.000 británicos que viven en otros lugares de la UE, entre ellos, los 300.000 que se encuentran en España (la mayoría jubilados), según cifras de la Oficina Nacional de Estadística de Londres. El libro blanco señala: “Reconocemos la prioridad que se ha puesto en el fácil acceso a los sistemas de salud por parte de los nacionales del Reino Unido que viven en la UE”.

En este sentido, durante su intervención, el ministro para el Brexit ha dicho que “muchos países de la UE” estaban dispuestos a alcanzar un acuerdo de reciprocidad con el Reino Unido antes del arranque formal de las negociaciones, pero que fue “imposible” cerrar el trato por la objeciones de otros. “Asegurar el estatus actual y dar certidumbre tanto a los inmigrantes europeos como a los expatriados británicos va a ser una de nuestras prioridades más urgentes”, ha señalado.

Gráfico sobre el número de ciudadanos británicos residentes en los países de la UE, incluido en el libro blanco.
Gráfico sobre el número de ciudadanos británicos residentes en los países de la UE, incluido en el libro blanco.

Un "proceso por fases"

Una de las medidas más concretas que recoge el documento es el anuncio de nuevas leyes de inmigración donde se podría implantar “un proceso por fases” que daría a los “negocios e individuos suficiente tiempo para planificar y prepararse para estas nuevas disposiciones”. En definitiva, se viene a certificar ese proceso de transición tan bien recibido en la City que ya anunció May en enero.

Reducir la inmigración fue la principal razón por la que los británicos abogaron por el Brexit en el histórico referéndum de junio. Sin embargo, un estudio reciente de Naciones Unidas asegura que el Reino Unido tiene más ciudadanos viviendo en el extranjero que cualquier otro país occidental, según muestra este gráfico. Casi cinco millones de personas nacidas en las islas británicas han emigrado a otros países en 2015.

Porcentajes de población que ha emigrado a otros países, basados en datos de la ONU.
Porcentajes de población que ha emigrado a otros países, basados en datos de la ONU.

Si las puertas se cierran ahora para los que quieren entrar, también se pueden cerrar para los que quieren salir. Y en este sentido, se genera un gran problema para uno de los países más cosmopolitas del mundo, con millones de británicos —muchos de ellos con escaño en Westminster— con orígenes europeos. Por lo tanto, la nueva ley de inmigración podría suponer un problema para May, que quiere evitar más que ningún otro primer ministro revueltas internas, al no haber pasado el examen de unas elecciones generales.

La prensa ya habla de una rebelión 'tory' que podría poner en aprietos a May. Con una frágil mayoría de tan solo 16 escaños, harían falta solo nueve rebeldes uniéndose a los laboristas para que sus planes se vieran truncados. En cambio, se antoja inverosímil que Westminster bloquee ahora el Brexit. Pero el calendario para activar el divorcio a finales de marzo sí podría retrasarse si los rebeldes conservadores apoyan las enmiendas de la oposición que se van a discutir la semana que viene en la Cámara de los Comunes, antes de que el proyecto de Ley del Brexit pase a la Cámara de los Lores.

Pero May tampoco debe estar demasiado nerviosa, porque no cuenta con una oposición real. El debate del Brexit ha supuesto la enésima crisis para el laborismo, cuyo más que cuestionado líder deberá realizar ahora la tercera reestructuración de gabinete en tan solo 18 meses, después de que dos miembros del llamado 'Gobierno en la sombra' presentaran el miércoles su dimisión.

Por su parte, la economía británica no solo sigue resistiendo sino que muestra signos de fortaleza. El Banco de Inglaterra ha revisado este jueves al alza, de un 1,4% a un 2%, su previsión de crecimiento para 2017. En su informe trimestral, el banco ha aumentado también sus perspectivas para los años siguientes, y calcula ahora que el PIB crecerá un 1,6% en 2018, frente al 1,5% estimado en noviembre, y un 1,7% en 2019, comparado con el 1,6% anterior.

LOS 12 PUNTOS DE LA HOJA DE RUTA DEL BREXIT

1. Proporcionar certeza y claridad.

2. Tomar el control de nuestras propias leyes.

3. Fortalecimiento de la Unión.

4. Proteger nuestros fuertes vínculos históricos con Irlanda y mantener la libertad de movimiento entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

5. Control de la inmigración.

6. Asegurar los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y los nacionales del Reino Unido en la UE.

7. Protección de los derechos de los trabajadores.

8. Garantizar el libre comercio con los mercados europeos.

9. Asegurar nuevos acuerdos comerciales con otros países.

10. Garantizar que el Reino Unido sigue siendo el mejor lugar para la ciencia y la innovación.

11. Cooperación en la lucha contra la delincuencia y el terrorismo.

12. Lograr una salida regulada y ordenada de la UE.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios