BERLÍN DUDABA DE QUE EL DETENIDO FUERA EL AUTOR

El Estado Islámico reivindica la autoría del atentado de Berlín

El atentado ha sido reivindicado por el Estado Islámico a través de la agencia Amaq, que el ISIS utiliza con motivos propagandísticos

Foto: Investigadores de la policía, junto al camión que ha arrollado a una multitud en un mercado navideño en Berlín. (EFE)
Investigadores de la policía, junto al camión que ha arrollado a una multitud en un mercado navideño en Berlín. (EFE)

El Estado Islámico reivindica el atentado que este lunes causó en Berlín una docena de muertos y casi 50 heridos, según publica Amaq, agencia de noticias que el grupo terrorista utiliza con motivos propagandísticos. Tras el anuncio, el ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziére, llamó a la prudencia y subrayó que los responsables de la investigación analizan todos los indicios existentes. "Deberíamos dejar a los organismos de seguridad hacer su trabajo. Están trabajando al máximo y nadie va a descansar hasta que el autor o los autores hayan sido detenidos", afirmó. El ISIS siempre reivindica los atentados de corte yihadista que se producen en Europa o EEUU, tengan o no los autores vínculos con la organización terrorista.

El comunicado de Amaq señala que el autor del ataque era "un soldado" del ISIS. "La operación", añade, respondió a "los llamamientos a atacar a los ciudadanos de los países [que integran] la coalición internacional" que actúa contra el 'Califato' en Siria y en Irak.

Horas antes, las autoridades alemanas han puesto en libertad al detenido tras el atropello masivo —Navid B.— con un camión en un mercadillo navideño en Berlín por "falta de pruebas". El país había recibido como un jarro de agua fría la noticia de que el sospechoso probablemente no es el autor de lo que ya es considerado oficialmente un atentado terrorista. Según fuentes policiales citadas por el diario' Die Welt', las autoridades creen ahora que tienen "al hombre equivocado" y que el joven paquistaní arrestado de 23 años, llegado a Alemania en diciembre de 2015 como solicitante de asilo, no está implicado en la matanza. El verdadero autor estaría armado, en libertad y listo para cometer un nuevo atentado.

"El acusado, detenido en relación al ataque contra el mercado navideño de Berlín, fue puesto en libertad esta tarde según las órdenes del fiscal federal", indica su departamento en un comunicado. "Las pruebas forenses llevadas a cabo hasta el momento no aportan pruebas de la presencia del acusado en la cabina del camión durante el ataque", añade.

Fuentes policiales citadas por el diario 'Der Spiegel' aseguran que el conductor del camión, el polaco Lukasz Urban, cuyo cadáver apareció en el asiento del copiloto, ya estaba muerto cuando el atacante lanzó el vehículo contra la multitud. Urban fue asesinado de un disparo en la cabeza realizado con una pistola de pequeño calibre. El atacante también condujo alrededor del mercado antes de cometer el atropello masivo, señala 'Der Spiegel', que añade que el atacante salió del camión y fue seguido por un testigo que le perdió la pista en el parque Tiergarten.

El jefe de la policía de Berlín ha declarado que la investigación continúa y que "se están estudiando las pruebas de ADN y las huellas dactilares". Lo que sí ha confirmado el Gobierno alemán es que la llegada de Navid B. se produjo a través de la ciudad de Passau, en la frontera con Austria, y que ya era conocido por las fuerzas de seguridad por delitos menores.

Merkel confirma que es "un atentado terrorista"

Clara y concisa, así ha sido la canciller alemana, Angela Merkel, en su primera comparecencia tras el ataque. "Todavía no tenemos una certeza sobre este hecho, pero podemos decir que es un atentado terrorista", ha explicado en una declaración institucional en la que no ha admitido preguntas y en la que ha prometido "total esclarecimiento" de lo ocurrido. Además, ha insistido en que se informará "hasta del último detalle" y que el culpable o los culpables "serán castigados con toda la fuerza de las leyes".

Merkel se ha preguntado "cómo podemos vivir con algo tan horrible" como que en un mercadillo navideño, "donde la gente celebra la Navidad en familia, puede haber un asesinato que quite la libertad a las personas". "Queremos vivir en armonía y sin miedo", ha continuado. Por ello, ha anunciado que durante la mañana se reunirá con el gabinete de seguridad y los ministros y autoridades competentes para analizar la situación.

Policías alemanes patrullan un mercado navideño. (Reuters)
Policías alemanes patrullan un mercado navideño. (Reuters)

Merkel había declarado que sería "especialmente repugnante" si, como se sospechaba, el atentado había sido perpetrado por un solicitante de asilo. "Hay muchos refugiados de buena fe que se preocupan por integrarse en la ciudad", opinó la canciller.

Por su parte, el ministro del Interior, Thomas de Maizière, solo había confirmado que el joven paquistaní mencionado por la prensa local había sido detenido, y que una de las víctimas mortales fue encontrada con un disparo en la cabeza en la cabina del camión, probablemente el conductor del vehículo, que habría sido secuestrado a punta de pistola en Polonia. "No debemos comprometer nuestro estilo de vida, si lo hacemos, los enemigos de la libertad ya han ganado", ha dicho De Maizière. "Estamos profundamente tristes, pero también peleamos por nuestra libertad", ha asegurado, indicando que los mercados navideños berlineses cerrarán este martes pero abrirán en el resto de Alemania. "Simplemente, parar sería incorrecto", ha añadido.

Una noche negra

Corrían las ocho de la tarde en Berlín cuando un camión de transporte oscuro con matrícula de Polonia se empotraba este lunes contra un lateral de un mercadillo navideño en la concurrida y emblemática Breidscheidplatz, en la parte occidental de la capital alemana, uno de los centros neurálgicos más visitados por locales y turistas en la ciudad.

Tras primeras informaciones contradictorias sobre uno o dos muertos, la policía berlinesa confirmaba el fallecimiento de al menos 12 personas y que 48 habían resultado heridas, algunas de ellas de gravedad. Algunos de esos heridos se debatían entre la vida y la muerte horas después del atropello.

El Estado Islámico reivindica la autoría del atentado de Berlín

Vídeos grabados con teléfonos móviles minutos después del suceso y publicados en las redes sociales mostraban un escenario caótico con heridos en el suelo, casetas navideñas destrozadas, carreras y gritos de los transeúntes. La zona comercial, muy visitada durante todo el año y aún más durante estas fechas festivas, se había convertido en un escenario que recordaba a otros ataques terroristas sufridos recientemente en suelo europeo.

La británica Emma Rushton visitaba Berlín por primera vez y se dirigió al mercado para disfrutar del ambiente navideño. "La gente estaba bebiendo. Había villancicos, luces de Navidad. Era tan festivo, y de repente todo ese horror delante de ti", ha explicado a la BBC, todavía conmocionada. "Estábamos esperando, mirando las luces y esperando para volver al hotel cuando escuchamos un potente impacto. Miramos alrededor y vimos cómo un autobús tumbaba las luces y cómo las casetas delante nuestro... estaban totalmente aplastadas", relató.

"Eran alrededor de las ocho, y si nos hubiésemos ido dos minutos antes, habríamos estado justo en su camino", dijo Rushton. "Para volver a nuestro hotel tuvimos que caminar por en medio de la carnicería que se había formado, y vi a gente sujetándose la cabeza. Había un par de personas en posición de recuperación [tras un accidente]. Había cristales y madera por todas partes", comentó.

Otro turista británico, Mike Fox, ha explicado cómo se salvó por muy poco de ser arrollado: "El enorme camión entró cuando nos estábamos yendo. Nos pasó al lado a mí y a mi novia. Creo que me pasó a tres metros, y a ella a cinco", ha declarado a la BBC. "Vi a un tipo a quien se llevaban con la cara cubierta de sangre. Ayudé a varias otras personas a levantar el lateral de una de las casetas para que pudiesen sacar a otros dos de debajo", ha relatado.

Las autoridades ya investigan si se trata de un atentado terrorista o no. (EFE)
Las autoridades ya investigan si se trata de un atentado terrorista o no. (EFE)

Según fuentes policiales, el camión, procedente de la parte occidental de la plaza, recorrió entre unos 50 y 80 metros a alta velocidad llevándose por delante a visitantes y puestos del mercadillo. Medios y testigos apuntaban que el conductor del vehículo condujo muy probablemente de manera intencionada contra la masa de gente por la maniobra que dibujó el camión. Las comparaciones con el atentado yihadista de Niza del pasado julio, en el que murieron 86 personas y que fue reivindicado por el Estado Islámico, no se hicieron esperar.

Después de trasladar a los heridos a diversos hospitales de la capital alemana, fuerzas de seguridad y bomberos desalojaron y acordonaron la zona para comenzar con las pesquisas.

Instrumentalización de la extrema derecha

En un país atenazado por una amenaza terrorista yihadista que de momento no ha llegado a golpearlo de la manera que ha tenido que sufrir Francia, la posibilidad de que el atropello de Berlín se tratase de un atentado no tardó en ser utilizada por algunos miembros de la ascendente extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD): el eurodiputado de AfD Marcus Pretzell, por ejemplo, tuiteaba poco después del atropello: “¿Cuándo devolverá el golpe el Estado de derecho alemán? ¿Cuándo cesará esta maldita hipocresía? Estos son muertos de Merkel”.

La extrema derecha alemana, con una creciente proyección electoral y representantes en 10 estados federados del país, no ha dudado en instrumentalizar políticamente cada uno de los atentados yihadistas sufridos en Europa durante los últimos tiempos para erosionar a la canciller Merkel por su política de acogida de refugiados y su decisión de no cerrar las fronteras, tal y como piden AfD y otras fuerzas de la extrema derecha.

La policía germana ha llevado a cabo numerosas detenciones y operaciones en los últimos meses contra supuestos círculos yihadistas, presuntamente preparados para atentar en el país. Las autoridades habían advertido precisamente de que los mercadillos de Navidad eran posibles objetivos de células yihadistas. No en vano, el Ministerio de Interior alemán no ha dudado en advertir en numerosas ocasiones que Alemania se encuentra en un alto nivel de alerta ante posibles atentados terroristas.

Vista general donde sucedió el ataque en Berlín. (Reuters)
Vista general donde sucedió el ataque en Berlín. (Reuters)

Con todo, las autoridades alemanas prefieren ser muy cautas antes de confirmar la autoría de cualquier posible ataque. Ello tiene muy probablemente que ver con los antecedentes recientes: el verano pasado, un tiroteo en Múnich, que fue presentado rápidamente por medios de comunicación y redes sociales como un ataque de corte yihadista consumado, acabó descubriéndose como la obra de un joven nacido y crecido en Alemania con graves trastornos mentales.

Sea como sea, las medidas de seguridad, aunque más estrictas que en años anteriores, tampoco destacaban durante las últimas semanas en las calles ni en los típicos mercadillos navideños de Berlín. En la capital alemana se respiraba el ambiente distendido propio de finales de diciembre, sin atisbo alguno de que el país se encuentre en estado de máxima alerta por amenaza terrorista, tal y como ha confirmado el Ministerio de Interior por activa y por pasiva.

Este martes a primera hora de la tarde, las autoridades berlinesas dieron una rueda de prensa para ofrecer los detalles de la investigación de lo ocurrido. Ahora, la incertidumbre sobre la seguridad y la psicosis terrorista en las calles de Alemania son mayores que nunca.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
77 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios