elecciones en reino unido 2015

Cameron entierra a sus rivales: Miliband, Clegg y Farage anuncian su dimisión

La apisonadora de David Cameron ha sepultado a sus rivales. La aplastante victoria de los conservadores británicos ha marcado la jornada de resaca electoral

La apisonadora de David Cameron ha sepultado a sus rivales. La mayoría absoluta conseguida por los conservadores ha puesto patas arriba la política británica en plena resaca electoral y los tres principales partidos de la oposición han anunciado la dimisión de sus líderes, incluso antes de que concluyese oficialmente el recuento de votos y el reparto de escaños.

El primero en filtrar que tiraba la toalla fue el laborista Ed Miliband, le siguió el liberaldemócrata Nick Clegg y cerró el carismático líder del Ukip, Nigel Farage, que perdió uno de los dos escaños que tenía y que, en cualquier caso, dejó una puerta abierta para regresar al ruedo político después del verano si las condiciones eran favorables. [Sigue en directo las novedades de las elecciones en Reino Unido].

Dimisiones a un lado, laboristas y liberaldemócratas salen como los grandes perdedores de ayer. Dejan sus partidos muy tocados, con unos resultados que ni las peores encuestas habían pronosticado. Miliband definió como “decepcionante” y “doloroso" el varapalo, al haber conseguido solo 232 de los 537 escaños en juego.

De proporciones históricas fue el descalabro de los liberales, que se han quedado con tan solo ocho asientos en Westminster (han perdido 48 escaños) y han pasado a ser una alternativa casi anecdótica, superada incluso por los unionistas norirlandeses del DUP.

“Está siendo una noche cruel y brutal para los liberaldemócratas”, admitió Clegg anoche. "Es simplemente descorazonador (...) La existencia del Reino Unido está en grave riesgo ante la ausencia de un liderazgo fuerte y con sentido de gobierno", se despidió, en su discurso de esta mañana.

Cameron entierra a sus rivales: Miliband, Clegg y Farage anuncian su dimisión

Cameron celebró la victoria con varios compañeros de partido, ante quienes aseguró que la de ayer es "la victoria más dulce de todas" las que ha cosechado, ya que la mayoría absoluta le va a permitir gobernar si coaliciones, sacar adelante su propio programa de reformas y "llevar esperanza real a la gente".

Al márgen de los "tories", los únicos que tienen motivos para celebrar son los nacionalistas esconceses, que han visto reforzada su posición tras el reférendum independentista del año pasado. El SNP ha pasado de 6 a 56 escaños, arrasando de manera incontestable en todo el territorio escocés.

El candidato efímero

Miliband es un político poco mediático, pero afable y comprometido, que con 40 años se convirtió en septiembre de 2010 en el líder laborista más joven de la historia británica. Procede del ala más a la izquierda del partido de la oposición, más cercano a los sindicatos y al exprimer ministro Gordon Brown (2007-10).

Después de pasar casi toda su carrera política "a la sombra" de su hermano, David, Ed Miliband había conseguido en la campaña electoral ganarse más admiradores, dejando incluso atrás su comparación con Wallace, el famoso personaje de grandes dientes y algo torpe de la serie de animación Wallace y Gromit, del director Nick Park.

Incluso los medios británicos lo caricaturizaron como James Dean, Don Draper o Mick Jagger, y un grupo de chicas abrieron una cuenta de red social Twitter bajo el nombre Milifandom, en el que manifestaban su atracción por el político laborista.

Pero estas manifestaciones de simpatía, finalmente no repercutieron en el resultado final de las elecciones que el líder laborista pretendía.

Cameron entierra a sus rivales: Miliband, Clegg y Farage anuncian su dimisión

Hijo de un académico marxista

Cinco años de después de asumir el liderazgo tras un duelo fratricida por el poder con su hermano mayor David, el pequeño de los Miliband buscaba instalarse en el número 10 de Downing Street.

Nacido el 24 de diciembre 1969 en Londres, Edward Samuel 'Ed' Miliband es hijo de los inmigrantes Ralph Miliband, prestigioso académico marxista que huyó de los nazis tras la invasión de Bélgica durante la Segunda Guerra Mundial, y Marion Kozak, activista polaca que también buscó su residencia en el Reino Unido.

Los inicios del pequeño de los Miliband en la política británica datan de su época universitaria, cuando estudió Filosofía, Política y Economía en el Corpus Christie College de la Universidad de Oxford y en la London School of Economics (LSE).

También pasó un año en la Universidad estadounidense de Harvard, donde impartió clases de Economía antes de volver a Londres para emprender la carrera política en el Laborismo.

Ed Miliband siempre mostró afinidad con Gordon Brown, del que fue asesor especial a finales de los pasados años 90, cuando el ex mandatario era ministro de Economía en el Gobierno del exprimer ministro Tony Blair (entre 1997-2010).

Aplausos a Miliband a la llegada de la sede de su partido (EFE)
Aplausos a Miliband a la llegada de la sede de su partido (EFE)

En 2005, el pequeño de los Miliband dio el salto al Parlamento británico al convertirse en diputado laborista por la circunscripción de Doncaster North, al norte de Inglaterra.

Dos años después fue nombrado titular de Energía y Cambio Climático, mientras su hermano David acaparaba la atención de los medios y era visto como posible futuro líder de la formación.

Tras la derrota de los laboristas en las elecciones de 2010, todo indicaba que sería David Miliband, el "delfín" de Tony Blair, el que saldría votado como nuevo líder de la formación.

Sin embargo, para sorpresa de muchos y con un discurso más a la izquierda, su hermano Ed se ganó el apoyo de los sindicatos y logró, en una votación interna, el liderazgo en septiembre de 2010.

La popularidad, su punto débil

El camino hasta estas elecciones no ha sido fácil para Ed Miliband, pues tuvo que hacer frente a bajos índices de popularidad.

Incluso en una entrevista ofrecida durante la campaña electoral, Miliband dio un paso al frente y contestó -a una pregunta del conocido periodista Jeremy Paxman, que cuestionaba su preparación para gobernar el país-: "Cielos, claro que sí. Soy lo suficientemente fuerte para ser primer ministro".

En una de las elecciones más reñidas de la historia del Reino Unido, pues laboristas y conservadores estaban en empate técnico en las encuestas, Miliband parecía tener ventaja ante las posibles alianzas que pudieran surgir después de los comicios.

Durante la campaña electoral, rechazó una eventual coalición con el Partido Nacionalista Escocés (SNP), a pesar del apoyo expresado por este partido, debido a las aspiraciones independentistas de esta formación.

Hoy, expresó su decepción tras reconocer la pérdida de escaños en Escocia en beneficio de esa formación nacionalista. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios