LA ECONOMÍA DOMINA EL DEBATE

Referéndum en Escocia: una independencia con muchos interrogantes

¿Cuál sería la moneda independiente? ¿Lograría una nueva Escocia su ingreso en la UE? Y, sobretodo, ¿sería viable económicamente? La economía domina el debate

Foto: Alex Salmond posa junto a estrellas de pop locales en un acto a favor del sí en Edimburgo (Reuters).
Alex Salmond posa junto a estrellas de pop locales en un acto a favor del "sí" en Edimburgo (Reuters).
¿Cuál sería la moneda independiente? ¿Lograría una nueva Escocia su ingreso en la UE? Y, sobretodo, ¿sería viable económicamente? La economía domina el debate. Los escoceses deciden este mismo jueves si rompen la unión sellada con Inglaterra en 1707. Pero pese a que en los últimos meses los partidarios de la independencia, con el ministro principal Alex Salmond como abanderado, se han esforzado en poner en valor los beneficios que ello conllevaría, lo cierto es que son aún muchos interrogantes por aclarar. Mientras, el primer ministro británico, David Cameron, vuelve hoy a Escocia para hacer campaña por el "no" a la independencia, cuando faltan tres días para el referéndum y las encuestas anticipan un resultado muy ajustado.

¿Cuál sería la moneda independiente?

Alex Salmond, ministro principal escocés, ha defendido desde el principio que una Escocia independiente mantendría la libra esterlina como moneda, algo que rechaza Londres y los principales partidos británicos. El premier David Cameron lo dejó claro otra vez en su visita del pasado miércoles: abandonar el Reino Unido supone abandonar la libra.  

Cameron, que vuelve hoy a Escocia para hacer campaña por el no a la independencia, insistirá en los beneficios financieros de conservar el Acta de Unión de 1707Cuando Salmond presentó en noviembre de 2013 el llamado Libro Blanco de la Independencia -un documento histórico donde, supuestamente, se despejaban todas las dudas sobre cómo sería Escocia fuera del Reino Unido-, afirmó que el país seguiría con la libra y dependiendo del Banco de Inglaterra porque “es lo mejor para Escocia y para el Reino Unido”. Sin embargo, el Banco de Inglaterra también ha mostrado sus dudas: su gobernador, Mark Carney, ha asegurado que Escocia necesitaría una enorme reserva de libras si adopta esta moneda sin contar con Reino Unido.

Otras opciones que se barajan pasa por mantener la libra pero no una unión monetaria con el resto de Reino Unido, adoptar el euro -lo que llevaría tiempo-, o crear una nueva moneda propia, lo que permitiría al nuevo estado tener un mayor control sobre su política monetaria.

¿Es viable económicamente una nueva Escocia?     

La economía domina el debate. Para algunos analistas, la ruptura con el Reino Unido supondría un fracaso. Entre ellos se encuentra el Nobel de Economía Paul Krugman, quien en el diario New York Times ha advertido de los riesgos que provoca la secesión: “Tengo un mensaje para los escoceses. Estad asustados, estad muy asustados. Los riesgos de ir por vuestra cuenta son enormes. Podéis pensar que Escocia puede convertirse en otra Canadá, pero es mucho más probable que termine convirtiéndose en una España sin el sol”, dijo. Su amenaza se suma al riesgo real de que varias empresas financieras, pero también otras entidades, opten por trasladar sus oficinas al sur si finalmente gana el “sí”.

El pasado jueves los bancos británicos parcialmente nacionalizados Lloyds y RBS anunciaron que se trasladarán a Londres en caso de secesión. Incluso el propio Royal Bank of Scotland ha anunciado que no descarta esta opción. David Cameron, que vuelve hoy a Escocia para hacer campaña por el "no" a la independencia, insistirá en los beneficios financieros de conservar el Acta de Unión de 1707, por la que Escocia está unida al Reino Unido, y resaltará que no habrá "vuelta atrás" si la región decide separarse del resto del país.

Lógicamente, para el otro bando, una Escocia independiente es viable. Salmond confía en los ingresos procedentes de la explotación de hidrocarburos en el Mar del Norte. Por ahora, se da por hecho que Escocia se quedaría con el 91% de los impuestos procedentes del petróleo que se extrae de esta zona en base a la delimitación entre Escocia e Inglaterra. 

El exvicepresidente del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Jim Sillars ha reconocido que una eventual Escocia independiente no tendría la "capacidad técnica" necesaria para nacionalizar la petrolera BP, como había sugerido en un mitin de la campaña a favor del "sí" a la escisión. En una entrevista a la cadena BBC Radio 4, Sillars afirmó que las referencias a "ajustar cuentas" con BP y a la "nacionalización" de la compañía que utilizó eran un uso retórico del lenguaje para "llamar la atención" sobre el papel de las grandes compañías en la campaña de cara al plebiscito del próximo jueves.

¿Estaría la nueva Escocia en la Unión Europea?

Otro de los grandes interrogantes del debate. Desde Bruselas, se ha dejado claro que cualquier nuevo estado deberá solicitar su adhesión y cumplir con todos los requisitos antes de poder entrar en el club, una entrada que además debe estar respaldada por los 28 estados miembros. Las circunstancias internas en países como Bélgica o la misma España, donde existen movimientos independentistas muy activos, les llevaría a vetar la entrada de Escocia en la UE. Sin embargo, Salmond ve factible lograr la adhesión en un plazo de entre 15 y 18 meses, habida cuenta de que en el territorio ya se aplica todo el acervo comunitario.

Por otra parte, se da la paradoja de que la salida de Escocia de Reino Unido podría desencadenar en último término la salida de este último país de la UE. Cameron ha prometido que si gana las elecciones del próximo año convocará un referéndum sobre la pertenencia a la UE para mediados de 2017. En dicha consulta no votarían ya los escoceses, tradicionalmente mucho más proeuropeos que sus vecinos ingleses, por lo que el resultado podría ser favorable a salir de la UE.

¿Seguirá siendo Isabel II la reina de los escoceses?

Sí, ya que lo que votan los escoceses es la ruptura de la unión con Inglaterra pero no la unión de las coronas, que se produjo en 1603 cuando el rey Jaime VI de Escocia se convirtió en Jaime I de Inglaterra, según ha explicado a 'The Guardian' el profesor de derecho constitucional de la Universidad de Glasgow Adam Tomkins.

No obstante, el ministro de Justicia escocés, Kenny MacAskill, ha dejado entrever la posibilidad de que en un futuro se celebre una consulta en la que los escoceses decidan si el país sigue siendo una monarquía o pasa a convertirse en república. "Eso deberá ser Escocia quien lo decida", dijo.

Salmond reclama la retirada de estos submarinos de su territorio durante el primer mandato del Parlamento tras la independencia, pero por el momento el Gobierno británico no lo ve factibleAunque en los últimos meses han sido muchas las voces desde todos los espectros de la sociedad que se han pronunciado a favor y en contra de la independencia, desde actores a escritores pasando por deportistas y empresarios, Isabel II no ha querido pronunciarse sobre la consulta. Sólo afirmó ayer que espera que los escoceses reflexionen "con mucho detenimiento sobre el futuro" antes de votar el próximo jueves en el referéndum sobre la independencia de la región del Reino Unido.

La soberana, de 88 años, hizo ese comentario tras asistir a un servicio religioso dominical en la iglesia de Crathie Kirk, cercana al castillo de Balmoral, su residencia escocesa en Aberdeenshire, según recoge la agencia local PA. Dirigiéndose a una de las personas reunidas en el lugar para saludarla, la reina advirtió: "Espero que la gente piense con mucho detenimiento sobre el futuro".

¿Qué ocurrirá con el 'Trident'?

El 'Trident' es el sistema de disuasión nuclear que tiene Reino Unido compuesto por cuatro submarinos con cabezas nucleares y que tiene su base en Escocia. El Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Salmond reclama la retirada de estos submarinos de su territorio durante el primer mandato del Parlamento tras la independencia, pero por el momento el Gobierno británico no lo ve factible. La salida del 'Trident' supondría buscar un nuevo lugar dentro de Reino Unido para su emplazamiento, algo que se antoja complicado, por lo que los expertos coinciden en que ésta es la mejor moneda de cambio que tiene Salmond para negociar en caso de la victoria del 'sí' las condiciones de la independencia.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios