Cuando los musulmanes descubrieron América y otras 9 ocurrencias de Erdogan

Hay un misterioso "lobby robot" contra Turquía, también un complot extranjero para evitar que las mujeres tengan niños y un guerrero en albornoz que representa una patria fundacional otomana

Foto: Erdogan durante una visita a Arabia Saudí (Reuters)
Erdogan durante una visita a Arabia Saudí (Reuters)

Desde su llegada al poder hace más de una década, el hoy presidente turco Recep Tayyip Erdogan no ha dejado de protagonizar momentos y citas memorables, desde el “One minute! con el que desafió al israelí Shimon Peres en el Foro de Davos en 2006 a su muy recordada frase: “La democracia es un tren del que uno se baja cuando ha llegado a su parada”.

La tendencia se ha acelerado tras su llegada a la presidencia el pasado agosto. En los últimos meses, la máquina de soltar “perlas” parece estar funcionando a pleno rendimiento, acaparando titulares y dando a entender que Erdogan vive en su propia realidad. Aquí algunas de las más sonadas:

1. “Cada día estoy más en contra de internet”. No de su abuso, no de las redes sociales –hacia las que el mandatario turco ha mostrado una franca hostilidad, llegando a decretar el cierre temporal de Twitter y Facebook–, sino en general, así, hacia toda la red. Lo más impactante es que Erdogan le soltó este comentario a una estupefacta delegación del Comité para la Protección de los Periodistas que visitaba Ankara el pasado octubre.

2. “El ‘lobby robot’ nos ataca con sus tuits”. El mandatario turco recurre con frecuencia a las teorías sobre complots de enemigos nacionales y extranjeros, sea el “lobby de interés” (léase “lobby judío”) que supuestamente maniobra en contra de la economía turca o el “Estado paralelo” que, según su Gobierno, suponen los seguidores de la cofradía del teólogo Fethullah Gülen en el seno de las instituciones. Pero ¿un ‘lobby robot’? Hasta el día de hoy nadie ha conseguido explicar de forma convincente qué quería decir Erdogan con esta frase.

3. “Los musulmanes llegaron a América en 1178. En sus diarios, Cristóbal Colón hace referencia a la presencia de una mezquita en lo alto de una colina”. Erdogan pensaba marcarse un tanto al pronunciar estas frases durante la primera Cumbre de Musulmanes Latinoamericanos, celebrada en Estambul el pasado noviembre. Pero metió la pata: los diarios del navegante mencionan un "montecillo a manera de una hermosa montecilla”, no una verdadera construcción. Sin embargo, lejos de dar marcha atrás, insistió en que el “hecho” de que fueron navegantes musulmanes quienes descubrieron América (una teoría que manejan algunos científicos serios y que resulta plausible, pero que está lejos de haber sido confirmada) será enseñado en las escuelas turcas.

4. “Malditos aquellos que han traicionado al país durante años mediante el control de la natalidad”. Erdogan sostiene que todas las mujeres turcas deben dar a luz a al menos tres hijos para incrementar la población del país y crear una “Turquía fuerte”. Tiene, además, la curiosa teoría de que todo lo que obstaculiza este objetivo –desde las técnicas de control de natalidad hasta las cesáreas– es resultado de una conspiración extranjera para debilitar a la nación turca. Por lo tanto, aquellos que las practican son “traidores”.

5. “No se puede poner a hombres y mujeres en un plano de igualdad, eso va contra la naturaleza”. El islamista Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan mantiene posiciones ultraconservadoras respecto a las mujeres. Los miembros de esta formación política aseguran que el rol ideal para ellas es la maternidad, y el propio presidente turco ataca regularmente a las feministas, a las que considera “ajenas a la civilización musulmana”.

Una protesta contra la violencia doméstica en Estambul (Reuters)
Una protesta contra la violencia doméstica en Estambul (Reuters)

6. “Quieran o no, el otomano se enseñará y aprenderá en este país”. El Gobierno de Erdogan ha hecho de la promoción del pasado imperial otomano una de sus enseñas, por motivos tanto de política exterior como de promoción islamista, por aquello de que el Califato no fue abolido hasta 1924, ya en plena Turquía republicana. Así, en lugar de implementar una enseñanza adecuada del inglés en las escuelas, lo que al Ejecutivo turco le preocupa es que los alumnos aprendan a leer el idioma otomano, escrito en alifato (caligrafía árabe). Y de paso, también el Corán.

7. “A los extranjeros les gusta ver morir a nuestros hijos”. La frase la pronunció en una reunión de la Organización de la Conferencia Islámica, por lo que hay que entender que por “extranjeros”, Erdogan se refería a los infieles. El presidente turco afirmó que lo que a estos les gusta de Oriente Medio no son los musulmanes, sino “el oro, el petróleo, los diamantes y la mano de obra barata”.

8. “Otros líderes mundiales nos hacen el vacío, pero es fruto de la envidia”. La entrevista con Erdogan publicada hace dos semanas por el diario Hürriyet, uno de los más importantes del país, no tiene desperdicio. El líder turco aseguró que “no le importa el aislamiento (de Turquía) en el plano internacional”, y explicó cómo se había deteriorado su relación con el presidente de EEUU. “Tenía muy buenas relaciones con Obama cuando llegué al poder. Pero tras muchos encuentros, vimos que las cosas empezaban a desarrollarse de una forma diferente que apenas alcanzo a comprender”.

9. “El sistema presidencial está en nuestra historia y nuestros genes”. El próximo junio tendrán lugar elecciones parlamentarias en Turquía. El AKP espera obtener más de dos tercios de los escaños, y si lo logra, Erdogan no oculta su intención de cambiar el sistema político a un modelo presidencialista “fuerte”: su ideal son los amplios poderes del presidente francés o estadounidense, pero sin los checks and balances. Los críticos consideran que, de lograrlo, supondría la consumación de la transición en marcha hacia un gobierno dictatorial, independientemente de que el Gobierno gane o no todas las elecciones que le pongan por delante. El ejemplo que se menciona es la Rusia de Putin.

10. Y esta fotografía

El presidente Erdogan recibe en Turquía al palestino Mahmud Abbas. (Reuters)
El presidente Erdogan recibe en Turquía al palestino Mahmud Abbas. (Reuters)

La cara de circunstancias del presidente palestino, Mahmud Abbas, lo dice todo. Desde mediados de enero, Erdogan se empeña en recibir de esta guisa a los líderes mundiales, frente a 16 guerreros que simbolizan a los diferentes estados presuntamente fundados por los pueblos túrquicos a lo largo de la historia. La fotografía ha sido amplio objeto de guasa en Turquía, pero para el presidente turco no hay motivo de burla. El profesor universitario Hasan Herken fue obligado a dimitir tras haber tuiteado esta foto con el comentario: “Y el del albornoz, ¿a qué estado representa?”.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios