Es noticia
Menú
Felipe VI, en la ONU: "Cuenten con España para defender la democracia en el mundo"
  1. Mundo
PROMUEVE LA CANDIDATURA AL CONSEJO

Felipe VI, en la ONU: "Cuenten con España para defender la democracia en el mundo"

El rey Felipe VI pidió este miércoles a la Asamblea General de la ONU apoyo para el ingreso en el Consejo de Seguridad de una España renovada y comprometida

Apoyo para “una España renovada”. Amurallado en un traje azul, corbata anaranjada y camisa de listas, el Rey Felipe VI ha destacado ante Naciones Unidas “las raíces milenarias y clara vocación universal” de España y su “compromiso para promover y defender los valores democráticos en el mundo”. En su discurso, el monarca ha reivindicado la candidatura de España para ocupar uno de los diez asientos rotatorios del Consejo de Seguridad. “Nuestra candidatura se inscribe en un compromiso sólido de servir más y mejor a la comunidad internacional”, ha dicho. “Sólo les pido que renueven esa confianza”.

Las elecciones para ocupar un puesto no permanente de los dos que se abren para el bienio de 2015 y 2016 tendrán lugar el 14 y 15 de octubre. España compite con Nueva Zelanda y Turquía y requiere el apoyo de al menos dos tercios de los miembros de la Asamblea: 129 votos. Sería su quinta presencia en el Consejo, a razón de una por década. La última vez fue entre 2003 y 2004.

'Hemos hecho cosas novedosas, como preparar un programa que hemos distribuido a todos los países para que conozcan nuestros planes y planteamientos. Es una carrera de larga distancia', explica el portavoz de la Oficina de Información Diplomática

En declaraciones a El Confidencial, el portavoz de la Oficina de Información Diplomática, Miguel Gómez de Aranda, reconoce el esfuerzo empleado para acceder al Consejo: “Hemos hecho cosas novedosas, como preparar un programa que hemos distribuido a todos los países para que conozcan nuestros planes y planteamientos. Es una carrera de larga distancia”.

La 69 Asamblea General de Naciones Unidas acoge a 140 jefes de Estado y de Gobierno. Los innumerables controles de seguridad, los pases, las escoltas y los escáneres evocan un enorme aeropuerto. Sólo las acreditaciones para moverse por esta fortaleza burocrática frente al río Hudson podrían alfombrar la quinta avenida. Centenares de periodistas, muchos de ellos sentados en los pasillos ante la falta de espacio, siguen los discursos en las pantallas planas o peleando con la temblequeante conexión wifi.

Ha sido el primer discurso de Felipe VI como Jefe de Estado ante la Asamblea General. Su padre, Juan Carlos I, intervino tres veces, la última de ellas en 1986. El Rey ha destacado que, en los últimos 25 años, España ha tenido 130.000 tropas en misiones de mantenimiento de la paz. Actualmente hay soldados en Afganistán, Líbano, República Centroafricana, Bosnia-Herzegovina, Mali y el Golfo de Adén como parte de diferentes operativos.

El rey Felipe VI durante su discurso en la ONU. (AP)

El club más exclusivo de la ONU

España es el noveno país que más aporta al presupuesto de Naciones Unidas: un 2,97% (entre Canadá y Brasil). Según Miguel Gómez de Aranda, España tiene “una orientación muy multilateralista y ésta (la obtención de un puesto en el Consejo de Seguridad) es la culminación de ese interés. En esos dos años el país pesa más en el mundo”.

El Consejo de Seguridad es el club más exclusivo de la ONU, su gobierno, y está compuesto de 15 miembros, cinco de ellos permanentes y con el llamado “derecho de veto”, que sin embargo no figura en la carta fundacional. Especifica que las resoluciones han de recibir votos positivos de 9 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, incluyendo obligatoriamente los 5 miembros permanentes. Si uno de ellos vota negativo, no hay resolución.

Según The Conversation, Estados Unidos es el país que más ha usado su derecho de veto desde 1990: 16 veces, 14 de ellas para proteger a Israel. Rusia lo ha utilizado 11, 6 a la par que China. La última vez que Francia y Reino Unido votaron negativo fue en 1989, cuando rechazaron aprobar la condena contra Estados Unidos por la invasión de Panamá.

Hasta 1989 la media era de 5 vetos anuales; después pasó a poco más de uno al año. Pese a que el ratio ha bajado considerablemente, crecen las voces para derogarlo, pasar página y hacer de las Naciones Unidas un foro más multipolar y democrático. Las demandas más enérgicas han llegado de Japón y Alemania (segundo y tercer país que ponen más dinero en la ONU), India y Brasil.

“La reforma del Consejo ha estado en la agenda desde el principio”

El exembajador permanente de Ucrania en Naciones Unidas y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Columbia, Valery Kuchinskyi, explica a El Confidencial que las quejas no son nada nuevo: “La reforma del Consejo de Seguridad ha estado en la agenda de la Asamblea General desde el principio, desde su primera sesión. (En la conferencia de San Francisco) sólo 20 de los 51 países originales votó a favor del derecho de veto (…). Hay un comité ad hoc que lo debate constantemente, pero no ha conseguido nada”, continúa Kuchinskyi. “Los cinco miembros permanentes nunca dejarán su privilegio voluntariamente”.

Entre el hormiguero de representantes políticos, económicos y de la sociedad civil, destacaba la delegación española, que suele lucir corbatas rojas ardiendo en el pecho como la selección nacional de fútbol

El encuentro de este martes entre el Rey Felipe y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se desarrolló en “buena sintonía”. En la reunión, de 27 minutos, Obama y Don Felipe hablaron de las “excelentes” relaciones bilaterales y la situación en Oriente medio. El monarca también intervino en la cumbre del cambio climático, donde pidió medidas a largo plazo para “forjar un compromiso global y duradero”.

Entre el hormiguero de representantes políticos, económicos y de la sociedad civil, destacaba la delegación española, que suele lucir corbatas rojas ardiendo en el pecho como la selección nacional de fútbol. Periodistas y funcionarios rodeaban este martes al monarca en una sala bañada con la luz del río Hudson. Don Felipe estrechó unas cien manos y encajó decenas de fotografías por minuto. Entre los asistentes estaba el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José García-Margallo.

La Asamblea General abordará hasta el 3 de octubre la coalición contra el Estado Islámico en Siria e Irak liderada por Estados Unidos, el cese del fuego en Ucrania, la contención del ébola, las negociaciones nucleares con Irán y los derechos de los pueblos indígenas, entre otros asuntos.

El discurso

En su primera intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, menos de tres meses después de su proclamación, el monarca reivindicó “con orgullo y emoción” el sistema forjado durante la transición a la democracia, “que ampara a todos los ciudadanos y a los distintos territorios de España en sudiversidad política, geográfica, cultural y lingüística”.

“Han pasado casi 30 años desde la primera intervención de mi padre el rey Juan Carlos ante esta Asamblea General; hoy, como entonces, España se abre a un tiempo nuevo” y “asumimos nuestro lugar como miembros activos y responsables de la comunidad internacional aquí representada”, proclamó Felipe VI.

Garantizó “la participación activa” de España en la defensa de “una Humanidad en paz, cada vez más próspera y justa”, y de unas Naciones Unidas no sólo más fuertes, sino sobre todo “más unidas contra el fanatismo, la intolerancia, la barbarie, para luchar contra la marginación, para defender la dignidad del ser humano y para que la educación y la sanidad alcancen a todos”.

“Nuestros mejores momentos tienen lugar cuando avanzamos abiertos y volcados al mundo”, subrayó, al exponer la contribución que “una España renovada, pero fiel a sí misma”, puede ofrecer en favor de la paz, la libertad, la justicia y los derechos humanos, así como del bienestar y la prosperidad. En este punto, presentó a la sociedad española como “un ejemplo de compromiso con la dignidad de las personas, solidaria con los más desfavorecidos”, con un “profundo sentido de la igualdad”, que “rechaza el fanatismo, la violencia y la intolerancia y ama la paz”.

“Es una sociedad diversa en su cultura y en sus lenguas, capaz de superar dificultades con entereza y con sentido de la responsabilidad, y que demanda integridad y ejemplaridad como valores cívicos intrínsecos a la democracia”, recalcó el rey, que se mostró “verdaderamente orgulloso” de esta sociedad española “fuerte y generosa, con empuje”.

También señaló que, “sin olvidar los efectos de la crisis”, la economía española se sitúa “entre las primeras del planeta y entre las más abiertas y competitivas”, antes de reafirmar el apoyo “sin fisuras” de España a un desarrollo global y sostenible “que genere empleo y proteja a las personas y a sus derechos sociales”.

Apoyo para “una España renovada”. Amurallado en un traje azul, corbata anaranjada y camisa de listas, el Rey Felipe VI ha destacado ante Naciones Unidas “las raíces milenarias y clara vocación universal” de España y su “compromiso para promover y defender los valores democráticos en el mundo”. En su discurso, el monarca ha reivindicado la candidatura de España para ocupar uno de los diez asientos rotatorios del Consejo de Seguridad. “Nuestra candidatura se inscribe en un compromiso sólido de servir más y mejor a la comunidad internacional”, ha dicho. “Sólo les pido que renueven esa confianza”.

ONU Rey Felipe VI
El redactor recomienda