CARTA DE AHMAD YACOUB, ESCRITOR PALESTINO

Una existencia envuelta en llamas: así es vivir bajo los bombardeos en Gaza

Ahmad Yacoub, escritor palestino, vive en la Franja de Gaza. "Lo peor de los ataques es cuando te llama el Ejército israelí. Van a bombardear tu casa".

Foto: Un joven coloca una bandera palestina sobre las ruinas de una mezquita en Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza (Reuters).
Un joven coloca una bandera palestina sobre las ruinas de una mezquita en Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza (Reuters).

La lengua me traiciona. Por gracia o desgracia de la vida, yo vivo en un distrito costero de la Ciudad de Gaza, en el undécimo piso de un edificio de doce plantas, con mi familia: mi esposa, dos hijos de diez y cuatro años y una hija de ocho años. Estábamos cenando cuando, de repente, estalló una explosion tremenda. Mis hijos brincaron de sus asientos, con gritos mezclados con un llanto histérico. Me miraron con ojos inocentes, casi diciendo: "Papá, haz algo por nosotros".

Ni yo mismo sabía qué hacer. Estaba asustado y mi corazón latía fuerte. Apenas recordé que debía actuar como un padre. Y enseguida fingí el papel de quien ha de mostrarse tranquilo, abrazando a las tres criaturas, repartiéndoles mis besos. Comencé a cantar la cancion de 'Stand by Me' de Timon y Pumba. Y ellos empezaron a cantar conmigo.

Ya comenzó el ataque. Para mí, no tiene varias definiciones. Es una catástrofe, nada más. Un humo negro llega a mi ventana mezclado con las sirenas de las ambulancias, el ruido de los sofisticados cazas y el zumbido de los drones.

Nuevos bombardeos en Gaza

La Franja de Gaza no es un Estado propiamente dicho, ya que no tiene ejército, ni baterías antiaéreas, ni existe en toda la Franja un solo refugio público donde puedan refugiarse las niñas, niños o ancianos. No hay una sola sirena para avisar del comienzo del ataque. Gaza sufre prolongados cortes de electricidad, de agua, de combustible y de medicamentos.

El bombardeo fue tremendo, no puedo encontrar una descripción apropiada para esta matanza. Desaparecen el tiempo y las palabras, porque las bombas no oyen los gritos de los niños; no ven los ojos de las niñas cuando se llenan de angustia.

La lengua me traiciona. Para cualquier doctrina extremista, la paz no sirve. Gaza es dormir y vivir con miedo todo el día. Muchas víctimas caen todos los días, se deslizan por la ladera de manera inquietante.

Palestinos rezan ante los cadáveres de una familia en Ciudad de Gaza (Reuters).
Palestinos rezan ante los cadáveres de una familia en Ciudad de Gaza (Reuters).

¿Qué es lo más difícil de la muerte en Gazanbsp;Es cuando recibes una llamada telefónica por parte del Ejército israelí, que te dice: "Tienes que evacuar a tu casa. Vais a ser bombardeados en cuestión de minutos". Imagínese: cinco minutos y todo va a ser borrado de la faz de la tierra.. su historia... regalos de la familia, sus fotos, las cosas que ama... como su despacho, su biblioteca, la última colección de poemas que ha leído... que ha escrito; borradores, mensajes, una carta de su madre, recuerdos en las paredes... Los olores familiares, su cama, el jazmín en la ventana.

Lo peor de Gaza es cuando recibes una llamada telefónica por parte del Ejército israelí, que te dice: 'Tienes que evacuar a tu casa. Vais a ser bombardeados en cuestión de minutos'

Al final no te puedes llevar más que tus documentos y huir apresuradamente con la familia. Si no, seríamos unos simples números más en la lista de muertos.

Me duele escuchar a un padre romper su Libro de Familia mientras grita histérico. Comentan que ha perdido la razón. El Libro ahora es inútil porque toda su familia dejó de existir enterrados bajo las ruinas de su casa bombardeada.

La población de Gaza, en su soledad, conoce bien el valor de la vida, porque ve contínuamente la cara de la muerte.

En otra esfera, los analistas difieren en sus predicciones. Algunos dicen que el objetivo de la agresión es transmitir a la resistencia el alto precio que tienen los efectos del continuo lanzamiento de cohetes; otros cuestionan la salvaje operación militar porque las pérdidas podrían ser enormes. En Israel hay desacuerdos entre la Fuerza Aérea y la Inteligencia, ya que no cuentan con información sobre la ubicación de los lanzadores de cohetes. Hay analistas que opinan que la guerra no va a lograr los objetivos perseguidos. Pero en medio de esta confusión, la fuerza militar es ciega, la fuerza aérea continúa apuntando a objetivos civiles en un intento de desestabilizar el frente interno palestino.

A pesar de las pérdidas, de las muertes, los heridos y la destrucción de la población de Gaza, la batalla ha entrado en una lucha de voluntades.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios