¿LA SOLUCIÓN PARA ISRAEL ES APLASTAR A HAMÁS?

Cinco cosas que debe saber sobre la guerra en Gaza y no se atreve a preguntar

La tormenta de acero continúa golpeando Gaza. Simon Peres advierte de una ofensiva terrestre y su homólogo palestino, Abas, habla de “genocidio”

Foto: Un soldado del Ejército israelí reza junto a una pieza de artillería cerca de la frontera de Gaza (Reuters).
Un soldado del Ejército israelí reza junto a una pieza de artillería cerca de la frontera de Gaza (Reuters).

La tormenta de acero continúa golpeando Gaza. Mientras el presidente israelí, Simon Peres, advierte que la ofensiva terrestre sobre la Franja podría llegar “bastante pronto”, su homólogo palestino, Mahmud Abas, habla de “genocidio” contra el pueblo palestino. Las Fuerzas de Defensa de Israel intensificaron ayer su ofensiva aérea contra Hamás, el grupo islamista que gobierna en Gaza, donde atacaron más de 160 objetivos con fuego de artillería naval y cazabombarderos. Los muertos palestinos ascienden tras la pasada noche a 81, incluidos once niños. Los heridos se cuentan por centenares, más de 550 según el Ministerio de Salud de la Franja, que asegura que el 70% de los muertos son civiles. 

Mientras, las milicias palestinas continúan atacando Israel con sus cohetes, que alcanzan distancias nunca vistas hasta la fecha. Medio centenar de proyectiles cayeron ayer sobre las ciudades hebreas, 14 de los cuales fueron interceptados por el escudo antimisiles Cúpula de Hierro, un sistema defensivo financiado por EEUU que, según el Tzahal, está teniendo un 90% de efectividad. Ninguno ha causado víctimas entre la población israelí.

1. ¿Por qué la guerra ahora y por qué ha estallado tan rápidamente?

El secuestro y posterior asesinato de tres jóvenes israelíes (Eyal Yifrah, de 19 años; Gilad Shaar, de 16, y Naftali Frenkel, también de 16 años), cometido presuntamente por dos miembros de Hamás, fue el detonante que activó la escalada de tensión. Los tres estudiaban en una escuela religiosa del bloque de colonias de Gush Etzión. Desaparecieron el 12 de junio mientras hacían autostop en un popular cruce de Cisjordania en el que no había vigilancia alguna. Después llegó la venganza, cuando seis ultranacionalistas judíos asesinaron y quemaron a un adolescente palestino en medio de una oleada de ataques y manifestaciones nacionalistas al grito de “¡muerte a los árabes!”.

El antiguo responsable de los servicios secretos israelíes, Ami Ayalon, ha declarado al 'Times of Israel' que EEUU no presiona enérgicamente en pos de una tregua. ‘Hoy, lo que se ve desde aquí es que a América no podría importarle menos’Presionado por el ala derechista de su Gobierno, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se enfrentó al difícil dilema de cómo responder a los asesinatos sin provocar un conflicto armado de proporciones incontrolables. El ala más dura del Ejecutivo fue tajante: Avigdor Lieberman, líder del partido de derecha radical Israel Beitenu, tachó las conversaciones con los palestinos de “error” y días después rompió la alianza electoral con el partido de Netanyahu.

Lo mismo sucedió con las posturas más radicales dentro de Hamás, los líderes de las Brigadas Azedim al Kasam (su brazo armado), que exigían venganza tras la operación en Cisjordania para encontrar a los jóvenes hebreos secuestrados, en la que fueron detenidas más de 400 personas. Lastrada por la debilidad que la ha obligado a buscar un acuerdo de reconciliación nacional con Al Fatah, la cúpula política de Hamás claudicó ante las presiones de los extremistas.

2. ¿La solución para Israel es aplastar a Hamás?

La respuesta no es sencilla. Una excesiva presión militar contra Hamás podría allanar el camino para que otras milicias más radicales y vinculadas a Al Qaeda aprovecharan el vacío de poder y lanzaran un golpe de Estado, advierten analistas militares citados por The Telegraph.

Incluso aunque Hamás niega el derecho de Israel a existir, oficiales hebreos consideran que el grupo islamista es el menor de todos los males que podrían florecer en Gaza si la ofensiva militar lanzada por Tel Aviv debilita a Hamás hasta que roce el colapso. La Franja de Gaza ya es el hogar de oscuros grupos extremistas, incluida una facción que es leal al Estado Islámico (antiguamente ISIS), mundialmente conocido después de que amplias zonas del norte de Irak cayesen bajo su control en cuestión de semanas.

“Una posibilidad en la que la operación militar israelí podría resultar contraproducente sería sacudir el control de Hamás sobre el terreno hasta el punto de que se permitiera a otras facciones, incluidos los yihadistas, pasar a un primer plano”, señala el general de brigada Michael Herzog, un comandante de las Fuerzas de Defensa Israelíes retirado y antiguo jefe de gabinete del ministerio de Defensa, citado por The Telegraph.

Más muertos en Gaza

3. ¿Qué amenaza suponen los cohetes palestinos?

“Por tierra o por mar, ni un rincón de su tierra estará en paz”. La amenaza es obra del portavoz de las Brigadas Al Qassam, el brazo armado de Hamás. Sus cohetes no sólo propagan el miedo entre los israelíes por su cantidad (más de 227 desde que el Ejército hebreo lanzó la operación Margen Protector), sino también porque nunca habían llegado tan lejos.

El brazo armado del grupo islamista exhibe un poder desconocido hasta la fecha: sus cohetes han llegado hasta Jerusalén y Tel Aviv, pero también hasta las afueras de Hadera, localidad ubicada en el norte de Israel, a 100 kilómetros de Gaza, y al pueblo de Zikron Yaakov, a 120 kilómetros, la mayor distancia recorrida hasta la fecha por un proyectil lanzado desde la Franja. Hasta ahora han provocado un herido leve.

En este instante hay más de 3,5 millones de israelíes bajo la amenaza de los cohetes, según las Fuerzas de Defensa de Israel. Las sirenas antiaéreas que durante años han causado pánico en el sur de Israel ahora atemorizan al norte. Los habitantes de Tel Aviv pensaban en el pasado que eran inmunes a los ataques desde Gaza. El Ejército israelí asegura que al menos 72 cohetes fueron disparados ayer desde la Franja de Gaza mientras que el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, ha interceptado varios proyectiles, incluido uno en las últimas horas en la zona de Tel Aviv.

4. ¿Por qué Estados Unidos no hace nada?

Según la Casa Blanca, el jefe de la diplomacia estadounidense, el secretario de Estado John Kerry, pretende “comprometerse fuertemente” en la crisis y restaurar el alto el fuego. No obstante, Washington se ha mantenido apartado hasta ahora (y con un ojo sobre las elecciones legislativas de noviembre). El antiguo responsable de los servicios secretos israelíes, Ami Ayalon, ha declarado al Times of Israel que EEUU no presiona enérgicamente en pos de una tregua. “Hoy, lo que se ve desde aquí es que a América no podría importarle menos”.

Mientras, el senador republicano y antiguo aspirante a la presidencia John McCain cree que Kerry debería desplazarse a la zona “e intentar tal vez hacer un poco de diplomacia itinerante”. Estados Unidos, insiste, podría jugar un papel constructivo.

La Administración Obama trabaja actualmente en un plan de seguridad a lo largo del río Jordán para contener las amenazas de los grupos terroristas que campan por la región. El general retirado John Allen ha presentado una serie de opciones, incluida la de reemplazar a las Fuerzas de Defensa de Israel por un contingente multinacional, y crear lo que han llegado a definir como “una de las fronteras más seguras del mundo”.   

5. ¿Qué fuerza real tiene Hamás?

Hamás está quebrado y en bancarrota. Ha perdido a algunos de sus aliados más importantes y sus líneas de suministros a través de Egipto han sido cortadas. El grupo islamista que gobierna la Franja de Gaza con puño de hierro se encuentra en su momento de mayor debilidad desde su fundación, en 1987. Aun así, su brazo armado continúa lanzando cohetes contra Israel.

Una posibilidad en la que la operación militar israelí podría resultar contraproducente sería sacudir el control de Hamás sobre el terreno hasta el punto de que se permita a otras facciones, incluidos los yihadistas, pasar a un primer plano

¿Por qué? Hamás no tiene otra opción que luchar, señalan analistas citados por CBC News. “Hamás está en crisis, pero no hay forma de que detenga esta campaña militar contra Israel porque la organización no encuentra una buena manera de salir de esto”, señala Shaul Mishal, uno de los expertos más reconocidos del país.

Tras días de bombardeos de la Fuerza Aérea israelí, que asegura haber matado a líderes del grupo, ¿puede este contraatacar? Hamás aún controla la Franja de Gaza, pero ya no gobierna el enclave costero, un territorio de 360 kilómetros cuadrados habitado por 1,8 millones de personas. El mes pasado formó un Gobierno de unidad con su rival en Cisjordania, Al Fatah (fundado por Arafat). Parece que la cúpula de Hamás estaba trabajando activamente para mejorar sus relaciones con Al Fatah, pero la luna de miel tocó a su fin cuando los tres jóvenes israelíes fueron secuestrados en Cisjordania el 12 de junio.

Los cadáveres de Eyal Yifrah, Gilad ShaarNaftali Frenkel fueron descubiertos hace una semana escondidos bajo unas rocas. Mientras Hamás negaba repetidamente la autoría los secuestros (que más tarde reivindicó un grupo yihadista), Khaled Meshal, su líder político, felicitaba a “las manos que llevaron a cabo el secuestro de los colonos”.    

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios