ISRAEL BOMBARDEA GAZA TRAS HALLAR LOS CUERPOS

Las diez fotografías que retratan un secuestro, tres asesinatos y una venganza

El Ejército de Israel golpea la Franja de Gaza con puño de hierro tras hallar los cuerpos de los tres jóvenes israelíes secuestrados el pasado 12 de junio

Foto: Un soldado israelí hace guardia en las afueras de la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, poco después de hallarse los cuerpos de los tres jóvenes judíos asesinado
Un soldado israelí hace guardia en las afueras de la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, poco después de hallarse los cuerpos de los tres jóvenes judíos asesinado

El Ejército de Israel golpea la Franja de Gaza con puño de hierro. Tras hallar los cuerpos de los tres jóvenes israelíes secuestrados el pasado 12 de junio cerca de la ciudad cisjordana de Hebrón, el Tzáhal ha bombardeado durante la madrugada del martes un total de 34 "objetivos terroristas" en la Franja, en plena escalada de la tensión en la zona y entre disparos de cohetes artesanales desde el enclave palestino.

En medio de una total conmoción, Israel enterró este martes en un multitudinario funeral a los tres jóvenes asesinados en Cisjordania presuntamente por un comando de Hamás, que a su vez se prepara para una posible respuesta militar israelí aún por decidir. Presionado por el ala derechista de su Gobierno, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se enfrenta al difícil dilema de cómo responder al asesinato de los tres judíos sin provocar un conflicto armado de proporciones incontrolables. “Fueron secuestrados y asesinados a sangre fría por animales (...). Hamás es responsable y Hamás va a pagar”, afirmó Netanyahu tras la reunión de emergencia del gabinete de seguridad del Gobierno israelí.

La pregunta que analizaron los ministros no es si habrá (respuesta), sino cuánta (respuesta); no si Israel responderá, sino con cuánta intensidadLas opciones que el consejo de ministros para asuntos de Seguridad estudia oscilan desde acciones menores de castigo hasta una nueva ofensiva contra la Franja de Gaza, donde está la cúpula del movimiento Hamás, al que Israel responsabiliza de los hechos. "La pregunta que analizaron los ministros no es si habrá (respuesta), sino cuánta (respuesta); no si Israel responderá, sino con cuánta intensidad", afirmó Yoav Limor, comentarista de asuntos militares del diario Israel Hayom.

Estas son diez imágenes que ilustran el secuestro y asesinato de los jóvenes y la ofensiva emprendida por Israel en venganza por las muertes.

Velas en Tel Aviv junto a las fotografías de los tres jóvenes asesinados (Reuters).
Velas en Tel Aviv junto a las fotografías de los tres jóvenes asesinados (Reuters).

El secuestro. Los tres jóvenes, Eyal Yifrah, de 19 años y residente en Elad (Israel); Gilad Shaar, de 16 y residente en Talmon (Cisjordania) y Naftali Frenkel, también de 16 años y residente en Nof Ayalon, fueron secuestrados la noche del 12 de junio. Frankel tenía doble nacionalidad estadounidense-israelí. Desaparecieron mientras hacían autostop en un popular cruce de Cisjordania en el que no había vigilancia alguna, el único de toda la zona y un hecho que sus captores debían conocer.

Los tres estudiaban en una escuela religiosa del bloque de colonias de Gush Etzión, y esa noche uno de ellos telefoneó al centro de emergencia de la policía para denunciar que estaba siendo secuestrado. "Lo que ocurrió en el vehículo es imposible de saber en estos momentos", explicó este lunes el comentarista del Canal 2 de la televisión israelí Roni Daniel, quien exhortó a esperar a los resultados de la investigación para saber si fueron asesinados en ese momento o después. Los principales comentaristas coinciden en señalar que es probable que los captores no tuvieran la intención de llevar a cabo un secuestro con la intención de canjear a los tres por presos palestinos, como ocurrió en 2011 con el soldado Guilad Shalit.

Soldados israelíes en la operación de búsqueda de los tres jóvenes cerca de Hebrón el 21 de junio (Reuters).
Soldados israelíes en la operación de búsqueda de los tres jóvenes cerca de Hebrón el 21 de junio (Reuters).

Una búsqueda contrarreloj. El secuestro de los tres jóvenes el 12 de junio provocó una operación de búsqueda casa por casa en la Cisjordania ocupada y una ofensiva contra militantes islamistas. Tras su desaparición, el Ejército israelí lanzó la acción 'Devolved a nuestros hermanos', una serie de incursiones para intentar conseguir información sobre los tres jóvenes. La operación se ha saldado por el momento con seis palestinos muertos, entre ellos un menor, 118 heridos y 471 detenidos. Los militares han registrado 2.200 lugares de toda Cisjordania durante la búsqueda.

Un efectivo israelí apunta contra palestinos  durante los enfrentamientos en Ramala (Reuters).
Un efectivo israelí apunta contra palestinos durante los enfrentamientos en Ramala (Reuters).

Los combates se extienden. 22 de junio. Choques en Ramala, Cisjordania, a 15 kilómetros de Jerusalén. Palestinos responden con piedras a la operación israelí para encontrar a los jóvenes desaparecidos cuando hacían autostop. Miles de soldados israelíes rastrean el terreno y registran casa por casa en Cisjordania en busca de los tres estudiantes. En la imagen, un efectivo israelí apunta su arma contra palestinos que lanzan piedras durante los enfrentamientos. Ese mismo día un adolescente israelí murió por la explosión de un proyectil lanzado desde Siria contra un vehículo civil en la meseta del Golán. 

Un chico besa la frente de Mohamed Dudin, un adolescente muerto en los choques de Hebrón (Reuters).
Un chico besa la frente de Mohamed Dudin, un adolescente muerto en los choques de Hebrón (Reuters).

Muertos palestinos. Cerca de mil personas participaron en el funeral del joven palestino Mohamed Tarifi, muerto hace días a tiros en el corazón de Ramala, hasta donde el Ejército israelí extendió sus operaciones de búsqueda de los tres jóvenes desaparecidos. Apostados en un cruce de caminos entre la aldea de Al Bire y la capital administrativa de la Autoridad Nacional Palestina, cientos de personas esperaban el cuerpo en la mayor mezquita de Ramala. Las consignas contra Israel y la ocupación militar que padece Cisjordania desde hace casi 50 años se repetían en el trayecto en el que se rendía homenaje al último muerto por fuego israelí en territorio palestino, el quinto desde el comienzo de la operación.

Un palestino tras una barricada durante choques con tropas israelíes cerca del asentamiento de Qadomem (Reuters).
Un palestino tras una barricada durante choques con tropas israelíes cerca del asentamiento de Qadomem (Reuters).

La "pista clave". Mientras los choques se extendían por Cisjordania, los servicios secretos israelíes llegaron a la conclusión de que los tres jóvenes desaparecidos se encontraban en el norte del distrito de Hebrón al día siguiente de comenzar la masiva operación de búsqueda denominada "Devolved a nuestros hermanos". La "pista clave" fue obtenida por los servicios de seguridad en los interrogatorios de los primeros detenidos islamistas en el distrito de Hebrón, que condujo a la inspección de las viviendas de Amer Abu Aysha y Marwan Kawasme. El jueves pasado, Benjamín Netanyahu reveló sus identidades para afianzar la reclamación de que Hamás estaba detrás del secuestro, ante las críticas de que se había "precipitado" en la acusación.

Dos mujeres israelíes se abrazan en Tel Aviv en una ceremonia por los tres jóvenes asesinados (Reuters).
Dos mujeres israelíes se abrazan en Tel Aviv en una ceremonia por los tres jóvenes asesinados (Reuters).

Los cuerpos son encontrados. Tras 19 días de angustia, el Ejército israelí comunicó este lunes a las familias de los tres estudiantes judíos desaparecidos la noticia que no deseaban: sus cuerpos sin vida fueron hallados bajo un montón de rocas cerca de la ciudad palestina de Hebrón. Allí, en una zona agreste entre las aldeas de Halhul y Beit Kahil los soldados habían centrado sus pesquisas tras juntar un puñado de pruebas. La más importante, que dos hombres de esta localidad –uno de los bastiones del movimiento islamista Hamás en Hebrón, miembros de su brazo armado y antiguos presos en cárceles de Israel– faltaban de su casa desde el mismo día de los hechos. Casi tres semanas después, y tras un amplio operativo en el que han participado miles de soldados y voluntarios y han sido detenidas más de 500 personas –en su mayoría miembros de Hamás– los cadáveres aparecieron en las tierras familiares de uno de los sospechosos.

Un soldado israelí de guardia cerca de la ciudad de Hebrón este lunes (Reuters).
Un soldado israelí de guardia cerca de la ciudad de Hebrón este lunes (Reuters).

La búsqueda de los culpables. Las últimas operaciones se centraron el lunes en las viviendas de Amer Abu Aysha, de 33 años, y Marwan Kawasme, de 29 años, a los que Israel culpa de los secuestros y asesinatos. En las tierras de la familia Kawasme, uno de los clanes más grandes de Cisjordania, fueron hallados el lunes los cadáveres sepultados bajo un montón de rocas. Según medios de prensa israelíes, las tropas demolieron el lunes parte de la vivienda de Abu Eysha, en el norte de Hebrón, en su afán de hallar armas y pistas que conduzcan al arresto de estos dos miembros del ala militar de Hamás. Igualmente, registraron la casa de la familia Kawasme, donde cerca de un centenar de personas se enfrentaron a las tropas, que usaron gases lacrimógenos y disparos para hacer frente al lanzamiento de piedras y otros objetos.
 
Llamas en la casa en Hebrón de uno de los sospechosos del secuestro, miembro de Hamás (Reuters).
Llamas en la casa en Hebrón de uno de los sospechosos del secuestro, miembro de Hamás (Reuters).

Operación en Hebrón. La casa en Hebrón de uno de los sospechosos del secuestro fue destruida por tropas israelíes la pasada madrugada. El jueves, y en medio de la polémica en el seno del gabinete de Seguridad israelí, Israel reveló que busca también a Amer Abu Aysha, de 33 años, y Marwan Kawasme, de 29, conocidos miembros de Hamás, que faltan de su casa desde la misma fecha que los chicos y que cree vinculados a un posible secuestro. Ambos han cumplido penas de prisión en cárceles israelíes y son sospechosos de haber desempeñado un papel fundamental en la desaparición, según la información que los servicios secretos internos (Shin Bet) han proporcionado a las autoridades. Además, los servicios de inteligencia israelíes han detenido a otros individuos y familiares de los sospechosos, que podrían haberlos ayudado. Medios palestinos informaron de que las esposas de ambos, una de las cuales está embarazada de ocho meses, fueron detenidas e interrogadas durante horas.

Los padres y la hermana de Gilad ante su cadáver durante una ceremonia en Talmon (Reuters).
Los padres y la hermana de Gilad ante su cadáver durante una ceremonia en Talmon (Reuters).

Peticiones de venganza. El ambiente de luto en Israel se entremezcla en las últimas horas con las peticiones de venganza por parte del ala más radical del Gobierno de Netanyahu, que este martes participará en los funerales junto al jefe del Estado, Simón Peres, y otros mandatarios. Las familias han acordado que los tres sean sepultados juntos en la ciudad de Modiín, en el mismo corazón de Israel y a mitad de camino entre Jerusalén y Tel Aviv. Después de la ceremonia, Netanyahu ha convocado de nuevo a sus ministros más destacados para seguir debatiendo la respuesta que dará Israel, y que oscilará desde acciones menores de castigo hasta una nueva ofensiva contra la Franja de Gaza, donde está el liderazgo del movimiento Hamás.

Palestinos junto al cuerpo de Yousouf Al-Zagha en el campo de refugiados de Jenín (Reuters).
Palestinos junto al cuerpo de Yousouf Al-Zagha en el campo de refugiados de Jenín (Reuters).

El gabinete israelí, dividido. El gabinete israelí mantuvo el lunes una tensa reunión al discutir el tipo de respuesta al asesinato de los tres estudiantes judíos, en la que los ultranacionalistas criticaron al Ejército y exigieron una acción más dura. Medios israelíes informaron este martes de que el ministro de Finanzas y líder del partido ultranacionalista y procolono Habayit Hayeudi, Naftalí Bennett, mostró su enfado y su descontento con las opciones presentadas por el alto mando militar, que consideraba tibias. A Bennett le parecía insuficiente la propuesta del mando castrense de bombardear "posiciones vacías" del movimiento islamista Hamás, al que Israel responsabiliza del asesinato y secuestro de los jóvenes, revela el diario Yediot Aharonot, uno de los más leídos de Israel. Por el contrario, el propio ministro de Defensa, Moshe Yaalon, y sus colegas de Economía, Yair Lapid, y de Justicia, Tzipi Livni, defendieron medidas más mesuradas.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios