RUPTURA EN EL MOVIMIENTO QUE ACOSA AL NARCO

¿El fin de las autodefensas de Michoacán? Criminales infiltrados y uso de adolescentes

Las autodefensas de Michoacán están infestadas de Caballeros Templarios. Son peones del cártel rehabilitados tras arrepentirse de sus pecados

Foto: Miembros de las autodefensas de Michoacán con efectivos de la Policía en las afueras de Apatzingan, Michoacán (Reuters).
Miembros de las autodefensas de Michoacán con efectivos de la Policía en las afueras de Apatzingan, Michoacán (Reuters).

Las autodefensas de Michoacán están infestadas de Caballeros Templarios. Son peones del cártel que fueron rehabilitados tras arrepentirse de sus pecados y que ahora aprovechan su nuevo camuflaje para seguir extorsionando y secuestrando. Los rumores y acusaciones cruzadas de estar al servicio del ‘narco’ entre los distintos grupos comunitarios, que se unieron justo hace un año para expulsar de sus tierras la lacra del crimen organizado, han emponzoñado el ambiente de tal forma que hasta podría estallar una guerra entre los grupos vecinos de La Ruana y Buenavista Tomatlán si el Gobierno mexicano no logra poner paz a tiempo. Los expertos ven signos de agotamiento en las autodefensas y vaticinan su probable disolución. Un varapalo para la sociedad mexicana, que abrazó a estos grupos de granjeros como un símbolo de valor y esperanza frente al régimen del terror impuesto por el crimen organizado en todo el país; y una excelente noticia para la cúpula de Los Caballeros Templarios, que podría volver a incrustarse en el territorio a fuerza de violencia y amenazas.

José Manuel Mireles, líder espiritual de esta revolución popular, reconoció ayer que los Templarios han conseguido hacerse un hueco entre sus tropas ciudadanas. Los “perdonados”, tal como se conoce a estos templarios de bajo nivel reconvertidos en miembros de las autodefensas, están dinamitando el movimiento: “Son criminales que trabajaron de halcones, punteros y sicarios. Para nosotros siguen siendo criminales los perdone quien los perdone. Existe el compromiso de ir limpiando de ‘perdonados’ y templarios los pueblos”, dijo a Noticias MVS. Mireles, médico de profesión y víctima de un extraño accidente de avioneta que casi le cuesta la vida a finales del año pasado, advirtió: “No deja de ser criminal, ya mató, ya secuestró, ya robó. Se nos están contaminando los pueblos”.

Los rumores y acusaciones cruzadas de estar al servicio del ‘narco’ entre los distintos grupos comunitarios, que se unieron justo hace un año para expulsar de sus tierras la lacra del crimen organizado, han emponzoñado el ambiente de tal forma que podría estallar una guerra entre los grupos vecinos de La Ruana y Buenavista TomatlánEn cuestión de días, todo se le está volviendo en contra de las autodefensas. Hipólito Mora, líder de La Ruana y uno de los tres dirigentes del movimiento, fue detenido ayer por la Procuraduría de Michoacán bajo la acusación de haber participado en los asesinatos de Rafael Sánchez, ‘el Pollo’, y José Luis Torres, ambos miembros de las autodefensas de la vecina Buenavista Tomatlán y sospechosos de estar relacionados con los Caballeros Templarios.

El líder de Buenavista, conocido como ‘Simón el Americano’, no dudó en lanzarse con más de 40 furgonetas y 200 hombres sobre La Ruana para pedir la cabeza de Mora. En medio del sitio, este salió de su rancho en un helicóptero de la Policía Federal y fue llevado a la Ciudad de México para encontrarse con el mismísimo secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. En menos de 24 horas, Mora regresó a La Ruana y al poco de pisar el rancho fue llevado a los calabozos de la procuraduría estatal en la capital Morelia. Todo un espectáculo de acción e intriga digno del mejor Hollywood.

“Están mejor armados que la Policía Federal”

“Llevo ocho o nueves meses callando, aguantando las críticas del 'Americano’, pues mientras yo esté al frente del movimiento él no puede hacer libremente lo que está acostumbrado. Él ha vivido del asesinato, la extorsión. Todos los pueblos se están quejando, todos los ‘perdonados’ andan en su grupo”, denunciaba Mora poco antes de su detención. “En su grupo están los que fueron socios del 'Chayo’ y ‘la Tuta’ (líderes templarios, el primero abatido en un tiroteo el domingo). Cuando nació el movimiento salieron de La Ruana por propia voluntad porque les prometieron que yo iba a estar muerto en 15 o 20 días. Para su desgracia no fue así, y ahora llevan tiempo intentando volver al pueblo. Ahí tienen sus casas y sus ranchos, pero los ciudadanos no les dejan entrar. Entonces la única forma de entrar era junto al ‘Americano’. Andan mejor armados que la Policía Federal”, indicó el líder de La Ruana, quien acusó: “Así como tenían los Templarios de asustados a los ciudadanos, así los tiene él. Llega y toma un pueblo y se hace lo que él dice. Y si devuelve alguna huerta de aguacate (a sus dueños) les cobra uno o hasta dos millones de pesos (entre 50.000 y 100.000 euros).

Jose Manuel Mireles (tercero por la izquierda) posa con miembros de las autodefensas en Churumuco (Reuters).
Jose Manuel Mireles (tercero por la izquierda) posa con miembros de las autodefensas en Churumuco (Reuters).

“Desde mi punto de vista, Hipólito no tuvo nada que ver, pero se opuso a que detuvieran a las dos personas que cometieron el asesinato”, indicó Mireles, líder a su vez de las autodefensas en Tepalcatepec. “Creemos que pronto va a quedar libre, él no tiene nada que ver en el asunto. Simplemente se desquitan, pero es un asunto personal”, agregó. Sin noticias aún de Mora dentro de las dependencias policiales en Morelia, el grupo de Buenavista Tomatlán sigue rodeando con sus armas La Ruana, y las amenazas entre ambos grupos han subido de tono hasta el extremo. No obstante, la posibilidad de una guerra entre autodefensas decreció ayer con la presencia constante en el pueblo de 200 policías federales y otros tantos miembros del Ejército, apostados a unos 300 metros de los dos puntos de acceso a La Ruana. Hasta el punto que los fieles a Mora pudieron salir de su guarida, aunque desarmados.

“Hipólito se convirtió en un jerarca de La Ruana, estilo ‘el Chayo’. Todos los pobladores de La Ruana ya no soportaban a Hipólito, porque es un asesino, un bandido y una persona que nunca ha salido de La Ruana”, vociferó en la plaza del pueblo ante 600 personas Alberto Gutiérrez, el ‘Comandante 5’, miembro destacado del movimiento. Aún es pronto para saber si, en efecto, Mora era un cacique opresor o si los testimonios han sido comprados por el crimen organizado para desestabilizar a las autodefensas y eliminar a una de sus bestias negras.

¿Emplean las autodefensas a adolescentes?

Estamos llegando a un punto en el que claramente las autodefensas muestran signos de confrontación, de agotamiento; empieza a ser evidente la infiltración de Templarios disfrazados dentro de los comunitarios que, junto con las disputas por las cuotas de poder en cada pueblo, están tensando el movimiento, dicen desde el GobiernoMientras, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de México echó más leña al fuego al denunciar que las autodefensas están empleando a adolescentes de entre 15 y 18 años como guardias rurales. El Defensor del Pueblo de Michoacán, José María Cázares, indicó que varios testimonios en distintos pueblos de la región de Tierra Caliente, foco del conflicto, han denunciado que los comunitarios, “en vez de solicitar dinero o apoyos en especie, piden a las familias que entreguen un elemento para reforzar a estos grupos”. Según la CEDH, estos adolescentes han sido vistos portando armas, un hecho que “atenta contra el trato que deben recibir los niños en situaciones de conflicto”.

Con Hipólito Mora todavía en los calabozos y La Ruana sitiada, es aún pronto para saber en qué va a derivar el movimiento. El doctor Mireles se quejó ayer de que el Gobierno mexicano les está dando la espalda. “Veo con tristeza que los informes del Ejecutivo ya ni nos mencionan. Nos llamaban ciudadanos organizados y ahora le llaman denuncia ciudadana. Llevamos más de tres semanas buscando al ‘Chayo’, siguiéndolo, acorralándolo. Todo lo que sabemos lo informamos a las autoridades, y vemos que ni nos mencionan cuando todo el trabajo de campo lo estamos haciendo nosotros”. El líder comunitario aseguró que tienen localizados a los dos líderes de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez ‘la Tuta’ y Enrique Plancarte, y que el Gobierno está informado de ello: “Un alto funcionario del CISEN (servicio de inteligencia) me dijo que entendiera por qué no lo detienen: si en este momento van por él va a haber un promedio de 100 muertos. Estamos esperando que la Tuta vaya a un lugar menos concurrido, que no haya muertes civiles”, adelantó.

Miembros de las autodefensas construyen barricadas en Apatzingan (Reuters).
Miembros de las autodefensas construyen barricadas en Apatzingan (Reuters).

El mayor trofeo: la muerte de Nazario Moreno

Paradójicamente, el movimiento de las autodefensas vive su momento más bajo justo en días que deberían ser de absoluta alegría tras la obtención el domingo de su mayor logro, lo que tanto habían reclamado al Gobierno: deshacerse del yugo de Nazario Moreno ‘el Chayo’, el temido gran jefe templario, que fue abatido en un enfrentamiento con el ejército justo cuando celebraba su cumpleaños. Si bien las autodefensas habían advertido ampliamente de su presencia, ‘el Chayo’ llevaba oficialmente muerto cuatro años cuando el Gobierno del entonces presidente Felipe Calderón hizo el papelón de anunciar a bombo y platillo su fallecimiento. Una bendición para aquel, que desde entonces reforzó sus filas y aumentó el nivel de extorsión y violencia amparado por la sombra de su nuevo estatus.

Aún es pronto para saber si, en efecto, Mora era un cacique opresor o si los testimonios han sido comprados por el crimen organizado para desestabilizar a las autodefensas y eliminar a una de sus bestias negras“Estamos llegando a un punto en el que claramente las autodefensas muestran signos de confrontación, de agotamiento, empieza a ser evidente la infiltración de ‘Templarios disfrazados’ dentro de los comunitarios que, junto con las disputas por las cuotas de poder en cada pueblo, están tensando el movimiento”, indicó una fuente del Gobierno a la agencia AFP en una reflexión compartida por los principales expertos en crimen organizado del país. Estamos acercándonos a su “punto de disolución, tienen una dinámica donde está costando que se mantengan cohesionados”, prosiguió el funcionario.

Muchas pueden ser las razones de fondo en la ruptura de un movimiento que ha marcado un hito en la lucha contra el narcotráfico en México y que hoy sigue a cargo de la seguridad de 400.000 personas en 27 municipios. Puede que el fracaso se esté produciendo por la incapacidad o negligencia de los líderes comunitarios, puede que estemos ante una estrategia de desprestigio por parte del Gobierno mexicano, ávido por colgarse todas las medallas de la lucha contra el narcotráfico (ha conseguido eliminar a dos capos en 15 días, primero ‘el Chapo’ Guzmán, detenido, y ahora ‘el Chayo’, abatido), o tal vez se trata de una sutil operación de contraataque a cargo de Los Caballeros Templarios, cuya sombra vuelve a planear sobre la región de Tierra Caliente. Bien podría ser, también, una letal mezcla de las tres. 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios