Muere el fotógrafo de 18 años que retrató la guerra de Siria
  1. Mundo

Muere el fotógrafo de 18 años que retrató la guerra de Siria

Era el más joven, pero también el más listo. El estereotipo que tenemos de los fotoreporteros de guerra suele ser el de hombres mayores curtidos por el

Era el más joven, pero también el más listo. El estereotipo que tenemos de los fotoreporteros de guerra suele ser el de hombres mayores curtidos por el sonido de las balas, pero la historia de Molhem Barakat supera los arquetipos, y por ello, su protagonista recuerda al 'Iván' de la ópera prima de Tarkovski. Qué mejor que la mirada y la destreza de un pequeño nativo de la zona para llegar a aquellos lugares del conflicto a los que nadie podía tener acceso.

Según informó la agencia para la que trabajaba -Reuters-, los combates por el control de un hospital en la ciudad de Alepo se cobraron la vida de 42 soldados del régimen de Al Asad, y la vida de este pequeño 'Capa' sirio. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, la mitad de los fallecidos cayeron a manos de milicias islamistas, mientras que un atentado con coche bomba mató a otra veintena de militares.
En las inmediaciones del hospital se encontraba el fotógrafo Molhem Barakat, de 18 años, que murió el pasado viernes mientras documentaba la batalla por el control del hospital. Los rebeldes acusaron a las fuerzas gubernamentales de convertir el hospital Kindi en barracones.

Barakat estaba con su hermano, un rebelde sirio, dentro de una fábrica de alfombras cerca del hospital. Aunque los rebeldes vencieron a las fuerzas de Al-Assad, ambos murieron.
Además de cubrir el conflicto, Barakat hacía fotos de la vida de los sirios ordinarios en la ciudad dividida, que solía ser el centro comercial del país. Barakat ha enviado a Reuters decenas de fotos desde mayo de este año. Muchas han sido publicadas por medios de comunicación de todo el mundo.

Según el Comité para la Protección de Periodistas, 22 informadores han muerto en Siria en este año, sin incluir a Barakat. Se estima tanto el Gobierno sirio como los rebeldes tienen en su poder a más de 30 periodistas detenidos (entre ellos, los españoles Javier Espinosa, Ricardo García Vilanova y Marc Marginedas). La guerra civil en Siria (que se inició en el 2011, con la llamada primavera árabe, cuando los sirios también decidieron que era hora de manifestarse contra al-Assad) se ha cobrado la vida de más de 100.000 personas y ha desplazado a millones de ciudadanos a los países vecinos.

Periodistas sin Fronteras cuenta que hasta mediados de diciembre de este año han muerto 71 periodistas, 826 han sido arrestados, 2160 han sido amenazados o maltratados, 87 han sido secuestrados (37 todavía no se han encontrado) en los diferentes conflictos del mundo. Un 8% de estos periodistas muertos eran freelance,  como Barakat.

Estas son algunos de los disparos de paz que Molhem Barakat lanzó al mundo para denunciar el infierno de la guerra en Siria.