EL CRIMEN ORGANIZADO SE DEDICA A TAREAS HUMANITARIAS TRAS EL TERREMOTO

El lado más humano de la mafia: la 'Yakuza' se vuelca con el pueblo japonés

La mafia japonesa, conocida como la Yakuza, ha dejado a un lado sus actividades delictivas y el crimen organizado por un tiempo para arrimar el hombro

Foto: El lado más humano de la mafia: la 'Yakuza' se vuelca con el pueblo japonés
El lado más humano de la mafia: la 'Yakuza' se vuelca con el pueblo japonés

La mafia japonesa, conocida como la Yakuza, ha dejado a un lado sus actividades delictivas y el crimen organizado por un tiempo para arrimar el hombro y poner su granito de arena en la reconstrucción de un país devastado por un terremoto, un tsunami, y una alarma nuclear.

Los tres grupos mafiosos más activos de Japón se han volcado en la asistencia humanitaria. La mafia más numerosa y poderosa, la Yamaguchi-gumi, ha abierto sus oficinas en todo el país para atender a quienes se han quedado sin casa o buscan a sus familiares. Además, ha enviado varios camiones cargados de suministros a las zonas más afectadas. Eso sí, de forma discreta y en silencio, porque no les interesa que se sepa y además temen que las donaciones sean rechazadas si la gente conoce su origen.

El segundo grupo más potente es la Sumiyoshi-kai, que ha repartido ya más de 40 toneladas de materiales de primera necesidad en las zonas más afectadas. De hecho, uno de los jefes de esta organización le aseguró a un reportero norteamericano en el canal Skynews que, “en tiempos de crisis, no hay Yakuza, civiles o extranjeros. Todos somos seres humanos y tenemos que ayudarnos unos a otros”. Tan sorprendente como esta afirmación es que algunos miembros de esta organización hayan ofrecido refugio en sus propias casas a extranjeros, teniendo en cuenta el grado de xenofobia de que suelen presumir.

De acuerdo con el contacto citado por Sky News, la Yakuza “apela al código del honor que rige sus actividades para declarar una tregua y abocarse a ayudar a su pueblo”, escribe Dan Zola, periodista independiente en el blog de Sky News.

Pañales y alimentos de parte de los malos

El tercer grupo mafioso de Japón en cuanto a número de miembros y poder ha sido en esta ocasión el más activo, principalmente porque tiene fuertes raíces en los lugares más azotados por la tragedia. Al día siguiente del terremoto la Inagawa-kai envió veinticinco camiones de cuatro toneladas llenos de pañales de papel, baterías, linternas, bebidas y otros elementos esenciales a la región de Tohoku. Para llegar hasta allí los mafiosos-camioneros tuvieron que conducir (desde Tokio) durante más de doce horas por carreteras secundarias.

Uno de los bloques de este grupo de delincuencia organizada incluso ha llevado suministros a las zonas afectadas por la radiación de Fukushima, exponiéndose a ella sin ningún tipo de protección. Según publica Jake Adelstein en The Daily Beast, uno de los miembros de esta organización le rogó que no contara más que el hecho de que ellos intentan ayudar por miedo, principalmente, a que esa ayuda fuera rechazada.

Resulta chocante ver cómo quienes extorsionan, explotan e incluso asesinan en situaciones normales se vuelven tan altruistas en momentos de crisis. Pero, en el caso japonés, esta no es la primera vez que la mafia se deja llevar por un impulso humanitario. En 1995, tras el terremoto de Kobe, la Yamaguchi-gumi fue una de las fuerzas que más contribuyó a la distribución de suministros en las zonas afectadas.

De hecho, la colaboración de estos grupos organizados con la Policía está resultando clave para mantener el orden en una situación realmente excepcional. Gracias a un extraño y desconocido acuerdo tácito, las fuerzas de seguridad permiten que la mafia colabore en las actividades humanitarias pertinentes, siempre y cuando no las utilice para publicitarse.

En Japón cerca de 80.000 personas pertenecen a un grupo mafioso, lo cual no es ilegal. Los ingresos de estas organizaciones provienen sobre todo de los ‘impuestos de protección’ que cobran a los ciudadanos, el fraude financiero, el juego, la prostitución, el chantaje y la usura, según The Daily Beast.  

El origen de la palabra que da nombre a esta mafia surgida en el siglo XVII no se conoce con exactitud, pero se dice que proviene de un juego de cartas llamado Oicho-Kabu, en el que la peor mano consiste en un 8 (ya), un 9 (ku) y un 3 (za). Es decir, Yakuza podría significar algo así como ‘perdedor’.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios