Así ha evolucionado con los años el sistema de aparcamiento automático de Renault
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
El Easy Park Assist apareció en 2015

Así ha evolucionado con los años el sistema de aparcamiento automático de Renault

Estacionar, esa maniobra que tanto odian algunos, es más sencillo gracias a los asistentes de aparcamiento automáticos, cuya eficacia y rapidez está mejorando a pasos agigantados

Foto: El Advanced Park Assist sustituyó al Easy Park Assist presentado en 2015.
El Advanced Park Assist sustituyó al Easy Park Assist presentado en 2015.

Renault lleva más de un siglo buscando la innovación como parte de su ADN, creando soluciones que han hecho la vida de los conductores cada vez más cómoda, práctica y segura. Ahora, con la invención del sistema 'One Pedal to Park', la firma francesa avanza un poco más en el aparcamiento automatizado, y dos de los ingenieros responsables de su desarrollo, uno centrado en los sistemas y otro en los algoritmos, acaban de explicar cómo ha sido todo el proceso y los obstáculos que se han encontrado en el camino.

Jong-Hoon y Pape, que es como se llaman estos dos técnicos de Renault, han sido los encargados de desarrollar el sistema de aparcamiento automático 'Advanced Park Assist', pero en todo el proceso encontraron con múltiples dificultades. La más grande, la que involucraba a un botón, que en principio era el actor principal de su sistema, pero que de buenas a primeras pasó a ser su principal quebradero de cabeza.

placeholder Aunque en un principio se iba a recurrir a un botón para accionar el aparcamiento automático, finalmente tuvieron que pensar en otra alternativa.
Aunque en un principio se iba a recurrir a un botón para accionar el aparcamiento automático, finalmente tuvieron que pensar en otra alternativa.

Para que este sistema se pueda comercializar existe una limitación importante que no puede pasarse por alto: el sistema debe ser una ayuda a la conducción y no una delegación completa. De esta manera, Jong-Hoon y Pape pensaron en algo realmente sencillo: un botón. El conductor debía mantenerlo pulsado en todo momento para iniciar la maniobra, soltarlo si hay algún problema y volver a pulsarlo para reanudar la acción. Sin embargo, lo que parecía que sería coser y cantar tuvo de pronto un invitado con el que no habían contado: el freno de estacionamiento asistido Autohold, revalorizado y considerado prioritario frente al Advanced Park Assist. Así, cuando faltaban pocos meses para que el vehículo saliera a la venta, lo que tenían más que pensado se desmoronó, ya que el lugar que iba a ocupar en la consola se lo 'quedó' el botón dedicado a la función Autohold, obligando a que se buscase una solución alternativa a la inicial.

placeholder Para que se pueda comercializar dicho sistema, el conductor debe permanecer atento y haciendo algo, no puede delegar el trabajo por completo, debe ser una asistencia.
Para que se pueda comercializar dicho sistema, el conductor debe permanecer atento y haciendo algo, no puede delegar el trabajo por completo, debe ser una asistencia.

La desaparición del botón, elemento que era esencial para mantener la atención del conductor y garantizar la comercialización de la función, debería haber supuesto la demora del proyecto, de no ser por la determinación e inventiva de los dos ingenieros. En un principio quisieron añadir otro botón, pero esto chocaba de manera frontal con el objetivo de la renovada versión 2019 del Espace (modelo sobre el que se iba a montar), que era limpiar la consola central de elementos. Otra solución manejada, pero que se abandonó muy rápidamente, fue utilizar el botón de activación para el Advanced Park Assist, situándolo bajo la pantalla multimedia, pero mantenerlo pulsado, con el brazo estirado y en tensión durante toda la maniobra de aparcamiento, no era lo suficientemente cómodo. La única alternativa que les quedaba era encontrar otro elemento que actuase de interruptor. Y así dieron con el acelerador.

De un problema a una mejor solución

El desarrollo de esta solución con el pedal de acelerador se realizó en tiempo récord: dos meses, cuando normalmente se necesitan dos años para desarrollar este tipo de innovación, explica Jong-Hoon. Se presentó una patente inmediatamente y Jong-Hoon definió la arquitectura del sistema, mientras que para el desarrollo del algoritmo se requirió a Pape. Pero lo más satisfactorio para ambos, y para Renault, fue descubrir que esta solución era mejor que la del botón por varias razones. La primera es que era más fácil de manejar, pues el conductor no necesita localizar un botón para activar la maniobra, ya que pisar el acelerador es algo natural. Lo segundo es que la seguridad también se aumenta, ya que en caso de haber un problema, soltar el pedal es instintivo. Por último, el sistema también se ve mejorado, porque el perfil de velocidad se puede ajustar y ahora está en manos del conductor. Anteriormente esto era definido por el sistema, independientemente de la presión que aplicásemos al botón. Con esta nueva solución 'One Pedal to Park', es posible ajustar la velocidad hasta 7 km/h, por lo que se pasa de un modo on/off a un modo progresivo, y también se puede reanudar la maniobra sin necesidad de detener el coche por completo, algo que antes sí era obligatorio. Así, el sistema se consideró tan exitoso y práctico en el Espace que se utilizó tal cual en el nuevo Mégane E-Tech Eléctrico.

placeholder El Nuevo Mégane E-Tech Eléctrico también montará este innovador y simplificado sistema de aparcamiento con un solo pedal.
El Nuevo Mégane E-Tech Eléctrico también montará este innovador y simplificado sistema de aparcamiento con un solo pedal.

Y es que Renault lleva ya muchos años ofreciendo ayudas a la conducción para simplificar las maniobras de aparcamiento a sus clientes. La primera de ellas fue el radar de marcha atrás, que se generalizó en las décadas de los años 1990 y 2000, de manera inicial en la parte trasera de los vehículos y luego dando el salto a la zona delantera también. Unos años más tarde se añadió la cámara de marcha atrás, e incluso la cámara de 360 grados, lo que permitía tener una vista cenital del coche. Así, los pitidos en función de la proximidad se acompañan de una visualización de la posición de los obstáculos en la pantalla multimedia integrada en el salpicadero del coche, lo que permite ser conscientes del espacio que nos rodea sin necesidad de salir del vehículo.

placeholder Cuando el conductor quiera comenzar la maniobra utilizará el acelerador como un interruptor gradual, de manera que puede elegir la velocidad que desee hasta 7 km/h.
Cuando el conductor quiera comenzar la maniobra utilizará el acelerador como un interruptor gradual, de manera que puede elegir la velocidad que desee hasta 7 km/h.

Con el Easy Park Assist, que apareció en el Espace 5 del año 2015, se dio un paso más. A petición del conductor, el vehículo busca una plaza de aparcamiento adaptada al tamaño del vehículo y luego gestiona su propia trayectoria 'tomando el control' del volante. El conductor sigue teniendo que gestionar la aceleración, el frenado, el cambio de la marcha atrás o adelante y la aplicación del freno de mano, lo que mantiene la atención y permite que se pueda comercializar. Para la remodelación del Espace en 2019, Renault decidió ir un paso más allá en la automatización del aparcamiento, pues diseñó un sistema propio de asistencia al aparcamiento que se encarga de todos los controles de la maniobra, desde la detección del espacio hasta la detención del vehículo. Se le llamó Advanced Park Assist y sustituyó al Easy Park Assist.

Algoritmos ADN Tecnología
El redactor recomienda