POR PRIMERA VEZ CON MOTOR CENTRAL

El nuevo Corvette C8, el primer 'Ferrari americano' que revolucionará el mercado

Emplea un motor V8 sin turbo de 500 CV y un cambio de doble embrague con ocho marchas. Supone un lavado de imagen radical respecto a modelos anteriores

Estas son las primeras imágenes del nuevo C8 Corvette Stingray, un modelo que se transforma radicalmente y que se convierte en el primer deportivo de altas prestaciones con estilo europeo, con motor central y con un nivel de prestaciones propios de los mejores modelos de Ferrari o Lamborghini, con una aceleración de 0 a 100 km/h por debajo de los tres segundos. Su precio de partida en Estados Unidos estará por debajo de los 60.000 dólares.

El Corvette es, sin duda, el deportivo americano por excelencia, un modelo que comenzó su andadura a finales de los años 50 como un vehículo con un diseño excepcional y con potentes motores. Un modelo pensado para el gusto de los conductores norteamericanos, poco exigentes con su comportamiento dinámico, pero mucho con su estilo y confort. Desde entonces, el Corvette en sus distintas generaciones se convirtió en una leyenda.

Con el paso de los años ha ido evolucionando mucho en estilo, prestaciones y comportamiento dinámico, pero siempre sobre la misma base de su motor delantero de gran cilindrada y su tracción trasera. El objetivo siempre ha sido ofrecer cada día mayor agilidad y el comportamiento más deportivo. Pero su objetivo siempre ha sido el de competir con los deportivos europeos.

Interior de estilo más europeo en el nuevo C8.
Interior de estilo más europeo en el nuevo C8.

Fibra de carbono y vidrio

Sin embargo, esta nueva generación supone un cambio radical. Y donde más se aprecia este cambio tan revolucionario es en su configuración mecánica, al pasar de llevar un motor delantero a un motor central, por detrás de los asientos. Con ello, se busca una deportividad propia de un coche de carreras. Por ello, el nuevo Corvette es lo que podríamos definir como el "primer Ferrari" fabricado en Estados Unidos.

Un buen ejemplo de su compromiso con la máxima deportividad lo encontramos en sus asientos con tres opciones disponibles para los clientes. El punto de partida son los denominados GT1, con aspecto deportivo, en los que se busca el máximo confort ofreciendo al mismo tiempo buena sujeción para el cuerpo cuando se conduce más al límite y que opcionalmente incluyen apoyo lumbar. La segunda opción son los GT2, con los que por primera vez un Corvette incorpora este tipo de asientos inspirados en la competición en los que no se renuncia al confort para los largos viajes. Estos asientos incluyen una estructura de fibra de carbono y su parte trasera pintada en color negro. Además, está la opción competición con un diseño pensado en los conductores que buscan por encima de todo un coche para utilizarlo en circuito y en competición, asientos con fibra de carbono, con reposacabezas integrado, que incluyen sistemas de calefacción y ventilación y que incluyen kevlar.

Todo en el nuevo Corvette ha sido desarrollado pensando en esta conducción deportiva al máximo y con un enfoque hacia la competición y el uso en circuito. Las suspensiones, los frenos, la dirección, la rigidez de la carrocería, todo se ha planteado para conseguir el mejor comportamiento y las mínimas vibraciones a alta velocidad. Para reducir su peso se han empleado los materiales más ligeros con muchas partes de aluminio y de fibra de carbono. También se ha empleado fibra de vidrio reforzada con resina, todo ello con el objetivo de reducir el peso al máximo. Su peso en orden de marcha son 1.530 kilos.

Motor V8 en posición central detrás de los asientos.
Motor V8 en posición central detrás de los asientos.

Máxima deportividad

A nivel mecánico, el vehículo emplea un motor V8 de 6,2 litros que se convierte en el único motor sin turbocompresor en el segmento. Proporciona 500 caballos y un par de 640 Nm, e incorpora la tecnología más avanzada que incluye la desconexión de cuatro de sus ocho cilindros cuando no son necesarios, para con ello reducir el consumo de carburante.

Este motor está combinado por primera vez con una caja de cambios automática de ocho marchas, de doble embrague, que proporciona la mayor rapidez en los cambios y una excelente transferencia de potencia, según explica General Motors. Este cambio incluye levas de grandes dimensiones en el volante para permitir un manejo "pseudo-manual" proporcionando la máxima deportividad al conjunto. Con este motor la marca afirma que puede pasar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos.

También en su interior el nuevo C8 experimenta una notable evolución con respecto a su antecesor, el C7. En este caso encontramos un interior con un acabado también más europeo, con una pantalla de 12,3 pulgadas configurable que hace de cuadro de instrumentos. Pero sobre todo, el principal cambio está en la calidad percibida. Si antes el C7, aunque era un gran deportivo, tenía un interior con mucho material plástico y ni siquiera de una calidad excesiva, en el este nuevo encontramos una terminación de piel. Es decir, un acabado también más cercano al de los deportivos europeos que al los anteriores Corvette, un modelo que lleva ya en el mercado 66 años, y que con este nuevo C8, desvelado en California, parece tener cuerda todavía para muchos años más.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios