LAS PRIMERAS ENTREGAS SERÁN EN EL MES DE JUNIO

Conducimos el Volvo XC90, el mejor SUV prémium del mercado

Volvo lanzará en el mercado español su nuevo XC90 en junio, un vehículo cargado con la última tecnología, con un diseño nuevo y que incluye una nueva forma de relacionarse con el conductor

Volvo lanzará en el mercado español su nuevo XC90 en el mes de junio, un vehículo cargado con la última tecnología, con un diseño completamente nuevo y que incluye una nueva forma de relacionarse con el conductor mediante una tablet con la que se maneja de manera muy intuitiva todo en el coche. En la gama se incluirá una versión híbrida enchufable de 400 caballos.

Probablemente es el modelo más seguro del segmento todocamino premium y supone, como hemos podido comprobar tras más de 200 kilómetros a sus mandos por carreteras de Tarragona, un nuevo reto para los fabricantes alemanes que deberán ponerse a su altura en aspectos como seguridad, confort o facilidad de manejo.

El nuevo modelo supone una completa renovación de un modelo que se lanzó al mercado en el año 2002. Desde entonces, y tras más de 660.000 unidades vendidas, se ha convertido en una alternativa real a los Audi Q7, BMW X5 y Mercedes ML. Su amplio habitáculo con 7 plazas, su tracción 4x4 y su seguridad han sido claves del éxito del modelo sueco hasta ahora.

El XC90 2015 va a poner el listón muy alto en este segmento y supone el comienzo de una nueva era en la marca sueca. Este coche parte de la nueva plataforma modular escalable, que supone una gran novedad en la marca sueca, que se incluirá desde ahora en todos los nuevos modelos de Volvo.

Lo primero que sorprende es su diseño. El nuevo modelo ofrece un exterior mucho más redondeado, con líneas más suaves, lo que le da un aspecto mucho más moderno que el de su antecesor y menos mazacote. Y eso pese a que el coche tiene 15 centímetros más de longitud y 10 más de anchura que su antecesor. Pero lo más importante llega en el interior del vehículo.

Ahí encontramos un acabado de máxima calidad, con un diseño muy escandinavo y con materiales de la máxima calidad. Han desaparecido casi por completo los botones de todo el puesto de conducción. En su lugar contamos con una gran pantalla táctil que domina toda la parte central del salpicadero. Una pantalla que, contrariamente a lo que ocurre en el resto de vehículos salvo en el Tesla Model S, es vertical. Es decir, que es más alta que ancha.

Este es uno de los detalles clave del nuevo modelo, la gestión de todos los sistemas del vehículo de un modo muy similar a un iPad. De hecho, tenemos tres pantallas diferentes que se pasan de izquierda a derecha como en un iPad. Una primera con todos los sistemas de ayuda a la conducción y los detalles más técnicos del coche.

En la segunda pantalla encontramos los sistemas habitualmente utilizados en un vehículo, como por ejemplo el navegador, el equipo de climatizador, el manejo del teléfono y los mandos básicos de sonido, además de los modos de conducción posibles. Y en la tercera pantalla encontramos sistemas de gestión más complejos del equipo de infoentretenimiento, de acceso a internet y demás.

Toda la información de la tablet se completa con la disponible en el cuadro de instrumentos, una completa pantalla en la que entre otras cosas tenemos toda la información del navegador y de las indicaciones para llegar a nuestro destino en el modo más visible. Y también la información del completo Head Up Display.

Los asientos son también algo muy especial en el nuevo Volvo. Máxima calidad de terminación y todas las posibilidades de ajuste en combinación con la tablet. Además de los mandos normales de desplazamiento longitudinal y de inclinación del respaldo, tiene un botón redondo que al accionarlo hace cambiar el aspecto de vista de la tablet para poder hacer hasta el último ajuste del asiento, desde una ampliación del tamaño de la banqueta hasta todo tipo de apoyos lumbares.

El XC90 es un vehículo de siete plazas. Las tres de la fila central son iguales e independientes, por lo que se pueden mover en sentido longitudinal y en ajuste del respaldo, o plegarse por separado. Y en la tercera fila encontramos dos plazas más, de un buen tamaño que permiten viajar a personas de hasta 1,70 metros de altura.

Gracias a esa independencia de los asientos, la versatilidad del vehículo es máxima y se puede adaptar a las necesidades de cada momento. En cualquier caso, este modelo ofrece, incluso en el caso de llevar las siete plazas utilizables, un mínimo de 287 litros de maletero. Cuando solo se emplean cinco plazas esta cifra aumenta hasta los 700 litros que llegan a los 2.000 litros si solo se utilizan los dos asientos delanteros.

En su apartado mecánico, el XC90 llegará inicialmente al mercado con dos motorizaciones, el D5 de gasóleo y el T6 de3 gasolina. El primero con 225 caballos y el segundo con 320 CV. A ellos se sumará la versión más innovadora, el T8. En este caso se trata de un híbrido enchufable, una tecnología en la que Volvo tiene una gran experiencia con el V60 Hybrid.

En el caso del T8 combina un motor de gasolina de 320 caballos con uno eléctrico de otros 80 CV. Y todo ello con unas emisiones de 59 g/km de CO2, o su equivalente en consumo, 2,5 litros. Al llevar las baterías instaladas en el túnel central, no quita espacio en el maletero y es el único SUV híbrido enchufable de 7 plazas del mercado.

Durante la presentación mundial del nuevo modelo, celebrada en Tarragona, hemos podido hacer más de 200 kilómetros con las variantes D5 y T8. El coche ofrece un magnífico aplomo y proporciona a su conductor y al resto de ocupantes una sensación de máxima seguridad y de un confort.

Lo que más me ha sorprendido es que pese al tamaño del coche y a su peso, la sensación que transmite al conductor es que está llevando un coche más pequeño. Casi parece más un todocamino compacto que un gran SUV de 7 plazas por su facilidad de conducción.

Y otro aspecto muy interesante es lo fácil que es manejar toda la cantidad de cosas que tiene este vehículo. Si con la tablet en el modo normal, en el que tenemos la pantalla con el navegador, desplazamos esta hacia la derecha encontraremos entonces un listado casi interminable de ayudas a la conducción.

No hay ni un solo coche en el mercado que tenga tanta cantidad de ayudas para el conductor como éste, que incluye hasta el sistema de asistencia en atasco. Este permite circular hasta 50 km/h con el coche siguiendo automáticamente al vehículo de delante accionando no solo freno y acelerador para mantener la distancia, sino también la dirección. Solo se exige que el conductor lleve las manos en el volante, para evitar distracciones exageradas.

Además de los ya conocidos de sensor de ciclistas o de peatones en los que Volvo fue pionero, y de otros muchos sistemas, incorpora un sistema de ayuda cuando el coche se sale de la carretera. Al producirse un accidente por salida del asfalto, diferentes sistemas instalados en el asiento permiten reducir al máximo las lesiones en este tipo de accidentes.

Otro innovador sistema es el frenado automático en intersecciones, que mediante cámaras y radares permite al vehículo detectar un posible choque en un cruce y avisa al conductor del peligro. En caso de no hacer nada, el propio sistema frena el vehículo y evita el choque. Y es que el Plan 2020 que prevé que nadie pierda la vida en un accidente dentro de un Volvo de última generación ese año sigue adelante.

El XC90 ofrece diferentes modos de conducción. A los habituales, económico, Confort o Sport se une el modo off-road que si se cuenta con la suspensión neumática opcional aumenta en 4 centímetros la altura de la carrocería para poder superar obstáculos y evitar averías.

Y si nuestro coche es el T8, híbrido con 400 caballos, entonces tendremos seis diferentes modos de gestión del vehículo. El punto de partida es el Pure para un uso 100% eléctrico, el Save para guardar la carga de la batería para cuando sea necesario, el Hybrid para un uso automático o el Power cuando se busca la máxima potencia. Aún quedan otros dos modos más de uso, el 4WD que permite asegurar la tracción 4x4 por el motor térmico en las ruedas delanteras y el eléctrico en las traseras, y por último el modo off-road.

El coche se puede pedir con dos terminaciones diferentes, el acabado Urban Luxury que ofrece una estética más normal, más elegante, y también con el Rugged Luxury en el que se dota al vehículo con un aspecto más rudo, más campero, gracias a protecciones en los pasos de rueda y en los laterales del vehículo. También se ofrecen versiones con pintura de acabado mate.

Las primeras entregas del nuevo modelo de Volvo, que supone una verdadera revolución en la marca sueca, estarán a la venta a partir del mes de junio con un precio de partida de 59.471 euros. Y después del verano llegará la variante de acceso del modelo, con el motor D4 de 190 caballos, en cuyo caso su precio será de 53.900 euros. También se ampliará la gama más adelante con versiones de 5 plazas y con variantes de dos ruedas motrices de acceso.

Sin duda el nuevo XC90 es un modelo muy especial para Volvo, que representa el principio de una nueva era en la marca sueca. Y un coche con el que los fabricantes alemanes, Audi, BMW y Mercedes, van a tener que ponerse las pilas para no perder su paso.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios