PRUEBA RENAULT CLIO SPORT TOURER 1.5 DCI 90 CV

Para jóvenes aventureros

Probamos esta semana el Renault Clio Sport Tourer, un vehículo que pese a sus dimensiones exteriores limitadas ofrece buena habitabilidad y versatilidad

Probamos esta semana el Renault Clio Sport Tourer, un vehículo que pese a sus dimensiones exteriores limitadas ofrece una buena habitabilidad y sobre todo una versatilidad que le hace ser una opción interesante para los que hacen muchos viajes y siempre necesitan un buen maletero. Con el motor diesel de 90 caballos se mueve con agilidad y consume realmente poco.

 

 

Renault ha acertado de pleno con el nuevo Clio, un vehículo que aglutina los valores que la juventud requiere para un primer coche, gracias a su estética juvenil y llamativa, a una buena utilización, unos consumos ajustados y un sano comportamiento en carretera. Sin embargo, como es lógico en un coche de estas dimensiones, es algo justo de espacio, y para tratar de solucionar este pequeño “pero” la marca del rombo ha lanzado esta variante Sport Tourer.

Se trata de la versión con carrocería familiar, pero que es muy distinto de lo que generalmente son este tipo de coches, modelos con una parte trasera ampliada. En este caso, es un modelo que combina a la perfección un mayor espacio interior, ideal cuando se utiliza el coche para alguna escapada de fin de semana, con una estética muy dinámica y muy próxima, por ello, a la de su hermano el modelo de cinco puertas.

Los coches familiares tienen poca aceptación, al menos de momento, en España, pero está claro que son un tipo de vehículo mucho más versátil que el compacto equivalente. Eso es así en parte por su estética, que suele ser muy mazacote, lo que quita la idea de comprar un coche de este tipo.

En el caso de este Clio Sport Tourer no tiene ese problema porque su estética es realmente llamativa y diferente. La forma en la que los diseñadores han logrado terminar su zaga le hace un vehículo muy interesante incluso por su estética. Y es que la línea de cintura hacia arriba y la del techo en bajada que tienden a juntarse le hace muy dinámico. Aunque sin duda lo que moverá a tomar la decisión a sus posibles compradores será su habitabilidad.

Con respecto al Clio normal, las plazas traseras tienen la misma anchura y también el mismo espacio para las piernas, pero a la hora de hablar de espacio para la cabeza, este es un poco más amplio que en el modelo pequeño. Las plazas son casi idénticas porque al tener la misma distancia entre ejes el Clio normal y el Sport Tourer, la mejora se sitúa en el voladizo trasero.

Y la ventaja más destacable es su maletero, que cubica ahora 443 litros, 130 litros más que el Clio normal. Y eso le hace un vehículo ideal para esas personas que los fines de semana hacen frecuentes salidas y que necesitan espacio en el maletero pero sin tener que pagar un coste excesivo.

También se pueden plegar los asientos traseros si no son necesarios lo que permite elevar el volumen hasta casi 1.400 litros. Y hay un detalle interesante, que el asiento del acompañante tiene su respaldo que se puede plegar hacia delante si hace falta cargar algún objeto largo, como unos paquetes del Ikea, por ejemplo. La longitud máxima que se puede cargar es de 2,40 metros, una buena cifra para un coche que mide escasamente 4,25 metros.

Vayamos ahora con su mecánica. Básicamente la gama del nuevo Sports Tourer se basa en dos versiones de gasolina y otros dos de gasóleo. Son 75 o 90 caballos las dos alternativas tanto en uno como en el otro carburante. Las versiones de 75 caballos son menos recomendables. En el caso del gasolina, porque se trata de un 4 cilindros de 1.2 litros, mientras que el más potente incorpora el interesante motor turbo de última generación de 3 cilindros.

Por lo que respecta a los diesel, son dos variantes del conocido 1.5 dCi. Por sus dimensiones y peso, además de su mayor capacidad de carga, la variante de 75 caballos debería limitarse a usuarios que busquen rodar solo en zonas urbanas y que no quieran muchas alegrías al volante.

En cuanto a sus cajas de cambio, en principio todos los modelos vienen con el cambio manual de cinco marchas. Con unas relaciones del cambio bastante cortas, dan suficiente alegría en el caso de los de 90 CV. Opcionalmente, por un sobreprecio en torno a los 1.500 euros se pueden contar en las versiones de 90 caballos con el cambio EDC de doble embrague. Este funciona realmente bien, es rápido de accionamiento y también resulta más suave que un DSG del grupo Volkswagen cuando se trata de maniobrar en ciudad.

De todas formas nuestra prueba la hicimos con la versión diesel de 90 caballos con el cambio manual que ofrece un funcionamiento realmente bueno. Por supuesto, no es un coche con unos objetivos deportivos, pero si es un buen coche que se mueve con mucha agilidad. Para conseguir un buen dinamismo de marcha, sobre todo si rodamos con el coche un poco lleno de personas o cosas, deberemos apurar un poco las marchas. Si rodamos por encima de las 2,200 o 2,300 vueltas ya veremos como el coche sube con mucha rotundidad de vueltas, pese a su escasa cilindrada.

Lo bueno es que incluso rodando con un ritmo un poco más alto de lo normal estaremos en unos consumos muy ajustados. El valor homologado para este coche se sitúa en los 3,6 litros a los 100 kilómetros. Salvo que hagamos una conducción realmente exagerada siempre estaremos por debajo de los cinco litros, un valor realmente bueno para todo lo que ofrece este coche.

Su comportamiento en carretera es muy bueno. Y es que partiendo del mismo esquema de suspensiones del Clio normal se han montado unas suspensiones con unos muelles más duros, lo que hace que pese al aumento de las dimensiones en la parte trasera, con ese voladizo ampliado, su comportamiento sea como el del Clio normal.

Gracias a estas suspensiones más firmes los balanceos de carrocería son realmente limitados y el coche se mueve muy plano. Incluso con el coche sin carga, como hicimos la mayor parte de nuestro recorrido de pruebas, este Clio Sport Tourer es muy agradable de conducir, confortable y con buena estabilidad.

La dirección ofrece un muy buen tacto, con un buen volante que transmite muchas sensaciones a su conductor, pero sobre todo lo que hace es transmitir una precisión de guiado remarcable. La suspensión está bien elaborada y filtra parte de las irregularidades de la carretera.

Pero les decía al comienzo de esta prueba que este coche mantiene ese enfoque de vehículo juvenil. Lo es por su estética exterior e interior pero sobre todo por su equipamiento y por su puesto lo que más se adapta a ese cliente joven es el sistema R-Link. No me voy a extender mucho en él, porque ya les he hablado otras veces del sistema de entretenimiento de Renault. Es una opción que cuesta 590 euros y que combina todos los sistemas de audio con el navegador Tom Tom con avisador de radares y la posibilidad de conectarse a internet y de bajar aplicaciones muy útiles.

Solo decirles que funciona realmente bien, que es muy intuitivo para utilizar con su pantalla táctil y que sus posibilidades son casi inagotables. Todo ello gracias a su conexión con internet a través de nuestro móvil, lo que permite al coche conectar con el exterior. Y también a sus ocupantes poder completar los viajes, ampliar información y disfrutar de todo lo que puede ofrecer un coche joven e interesante como este Clio Sport Tourer.

Su precio departida con este motor diesel de 90 caballos, cambio manual y el acabado Dynamic más completo es de 17.800 euros. Una buena alternativa para conductores jóvenes e inquietos.
Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios