La tecnología del futuro ya disponible
  1. Motor
PROBAMOS EL PORSCHE PANAMERA S-HYBRID

La tecnología del futuro ya disponible

Porsche es mundialmente conocido por ser un fabricante de legendarios coches deportivos, pero también lo es por su departamento de ingeniería, capaz de hacer los desarrollos

Porsche es mundialmente conocido por ser un fabricante de legendarios coches deportivos, pero también lo es por su departamento de ingeniería, capaz de hacer los desarrollos tecnológicos más avanzados. Y este es el caso del Panamera S-Hybrid que hemos probado esta semana. Una berlina deportiva, de cuatro plazas, con 416 caballos de potencia, pero al mismo tiempo con un consumo homologado de 3,1 litros.

Lo mejor es que incorpora una tecnología que llevarán muchos coches en los próximos años, pero que de momento es casi única, un híbrido enchufable capaz de hacer hasta 35 kilómetros en modo solo eléctrico. Pero siempre está ahí un motor de gasolina, mejor dicho un potente motor de gasolina, con 333 caballos, que cuando se agota la batería o cuando queremos ir muy deprisa, siempre estará ahí.

Este modelo abre la puerta a lo que puede ser el coche de los próximos años, con otra manera de entender el automóvil. Y es tomar la costumbre de enchufar el coche al llegar a casa y a la mañana siguiente salir conduciendo un coche en modo 100% eléctrico, con cero emisiones en cuanto a su utilización, llegar a la oficina y volver a enchufar el coche y usar de este modo el vehículo como si fuera un eléctrico pero que cuando se agotan las baterías tendremos un coche normal, que no se queda tirado.

Parece un sueño, pero puede ser una realidad ya. El problema es que este Panamera S-Hybrid cuesta más de 114.000 euros, y un segundo problema es que muchos usuarios no tienen un enchufe en su casa para poder conectar el vehículo cada noche y tampoco otro enchufe en su oficina para completar la carga. Pero la tecnología está ahí y se puede comprar en un concesionario ya.

A lo largo de nuestra pruebas hemos podido hacer más de mil kilómetros, pero lo malo es que la mayor parte han sido recorridos de una sola vez, por lo que en realidad solo un par de días hemos podido hacer una utilización lógica de este vehículo. Es decir, haciendo una recarga, luego un recorrido de 30 o 40 kilómetros, otra recarga y demás. Pero aún así, es un vehículo realmente interesante por su tecnología tan avanzada.

El coche incorpora un motor de gasolina V6 con compresor que proporciona 333 caballos y a continuación, y antes de llegar al convertidor de par de la caja de cambios automática de 8 marchas incorpora un motor eléctrico de otros 95 CV de potencia máxima. En total, ambos motores combinados proporcionan 416 caballos. Lo mejor es que el par motor es de 580 Nm constantes entre las 1.000 y las 4.000 revoluciones.

Si el coche tiene carga en las baterías funciona normalmente en modo eléctrico y con el motor de gasolina apagado. El conductor puede acelerar con bastante contundencia y seguir utilizando el modo eléctrico sin que el de gasolina se ponga en marcha. No se puede olvidar que se trata de un Porsche y hasta en este Panamera S-Hybrid lo es.

En modo eléctrico se puede rodar hasta 135 km/h de velocidad, una cifra única entre los vehículos híbridos cuando van movidos solo por electricidad. Pero su velocidad máxima en el modo normal, con el motor de gasolina llega a los 270 km/h, que es un Porsche de verdad aunque tenga también el sistema híbrido.

Haciendo una conducción tranquila, la necesaria para un vehículo como este en una utilización rutinaria, hicimos un recorrido de 100 kilómetros partiendo con la batería totalmente cargada. Un pequeño tramo de ciudad y un recorrido por carretera de unos 25 kilómetros para volver a la ciudad. Una parada pero sin recargar las baterías, y nuevamente otros 30 kilómetros por carretera, finalizando hasta completar los 100 kilómetros rodando por ciudad con zonas más o menos atascadas.

El consumo al final de este recorrido de pruebas fue de 5,4 litros, pero tengo que advertir que en carretera hice una conducción bastante suave, cuidando del acelerador y rodando en torno a 100 o 110 km/h en carretera abierta. Si el recorrido se hace por ciudad se aguanta más la batería y se pueden llegar a hacer 35 kilómetros e incluso algún kilómetro más con el consumo en 0,0, como la cerveza. Pero son cero litros de consumo.

En cuanto al recorrido total de la prueba, con el de 100 kilómetros, e incluyendo solo una recarga más, el consumo medio fue de 7,5 litros. Un valor realmente bueno si tenemos en cuenta lo que es el coche, sus dimensiones y peso, sus prestaciones y demás.

De hecho, a parte de por estos sistemas de su innovadora tecnología híbrida, en realidad este modelo es un Panamera más, que corre como los otros que se aguanta bien en carretera, que permite una conducción realmente deportiva sin el menor problema.

El Panamera S-Hybrid también ofrece diferentes modos de conducción, el Sport y el Sport Plus, con los que todo se ajusta a esa conducción más deportiva. Pero hoy estamos hablando del híbrido enchufable y les tengo que hablar de sus diferencias. Una de ellas, sus dos tapas del depósito, una a cada lado. La del lado derecho del vehículo es la de la gasolina, pero en el lado izquierdo, justo por detrás de la puerta trasera y en una posición simétrica de la otra encontramos la tapa del “otro depósito”.

Al abrirla encontramos una especie de tapón de plástico que protege los contactos. Una vez quitada esta tapa ya estamos preparados para hacer la recarga, que es muy sencilla. Porsche se caracteriza por ofrecer en sus coches la máxima tecnología, pero al mismo tiempo una tecnología muy sencilla e intuitiva para el conductor. Y con la recarga es igual. Abrir el maletero y la maleta que hay dentro, donde se encuentra el cable. Enchufar por un lado a nuestra toma de corriente y por otro al coche. En el cargador se enciende una luz mientras se está conectando y luego empieza la recarga.

En un enchufe de 3 Kw, de los normales en una casa, el tiempo de recarga es de 4 horas, que se reducen a la mitad en una enchufe más potente. Y se ofrecen dos tipos de cable, uno de 2,5 metros entre las dos clavijasy otro de 7,5 metros en función de las necesidades de cada cliente.

Entre las muchas teclas que tiene el Panamera detrás de la palanca de cambios hay dos relacionadas con el sistema eléctrico y por ello exclusivas de esta versión. Por un lado la del modo “e-Power” en el que el coche funciona en modo eléctrico siempre que sea posible y haya carga en la batería.

Y la otra es “e-Charge”. En este caso se circula con el motor de gasolina en marcha que se encarga de mover el coche pero también se ocupa de producir electricidad para recargar las baterías. Es un sistema perfecto para preparar el coche cuando se está haciendo un viaje para ser utilizado luego dentro de una ciudad en la que hay limitaciones a los vehículos de gasolina.

La conducción del Panamera e-Hybrid es como la de cualquier otro coche. Salvo esas dos teclas diferenciadoras y un reloj diferente en el cuadro.Y es que el velocímetro analógico ha dejado su lugar a otro que en Porsche denominan un medidor de prestaciones.

Una primera zona es “carga” y la aguja se pone en esa zona en una bajada o al frenar y es cuando está recuperando energía y recargando la batería. Una segunda zona es el modo eficiente en el que el coche funciona en modo eléctrico. Y cuando pasa de esta zona, entonces se indica con un porcentaje la utilización de las prestaciones del motor. La velocidad a la que circulamos solo se nos cuenta mediante una pantalla en modo digital.

Este Panamera e-Hybrid supone una verdadera revolución dentro del concepto tradicional del automóvil. El coche se enchufa en cualquier toma de corriente eléctrica y con una carga completa permite hacer en torno a 30 kilómetros en modo solo eléctrico. Es como tener un coche 100% eléctrico pero sin renunciar a las máximas prestaciones, a deportividad y a poder todos los kilómetros que queramos sin limitaciones de autonomía.

Porsche