Níger, el país olvidado por el coronavirus
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
194 muertes con una población de 24 millones

Níger, el país olvidado por el coronavirus

Un clima cálido y seco, la población más joven del mundo y una política eficaz han ayudado a proteger la nación de África occidental, aunque la variante delta plantea riesgos para su economía

placeholder Foto: EC.
EC.

La sala de coronavirus de esta capital desértica lleva meses vacía y las instalaciones de aislamiento erigidas de forma precipitada acumulan polvo. Las mascarillas son casi inexistentes en las calles y muchos días transcurren sin un solo positivo por covid-19. Hay tan poca demanda de vacunas que el Gobierno ha enviado miles de dosis al extranjero. Bienvenidos a Níger, el país del que, de algún modo, el coronavirus se olvidó.

Esta gran nación de África occidental —cuna de una de las tasas de natalidad y pobreza más elevadas del mundo— una vez fue identificada por la Organización Mundial de la Salud como una de las más vulnerables al brote de coronavirus en un continente en el que Naciones Unidas predijo que mataría a millones. Más de un año después, muchos otros países en toda África están inmersos en la tercera ola de la pandemia, con nuevas variantes disparando los contagios hasta cifras récord.

Los médicos dicen que la propagación de delta y la reapertura de las fronteras terrestres en las últimas semanas aún constituyen una amenaza

Pero, si bien Níger lucha contra una multitud de desafíos económicos y de seguridad, se encuentra entre un pequeño grupo de naciones en el límite sur del Sáhara que hasta ahora han escapado del azote del coronavirus. Los motivos —que parecen incluir un clima cálido y seco, ciudades poco pobladas y poco conectadas y la población más joven del mundo— han convertido a Níger en un caso importante para los virólogos que estudian la evolución del covid-19, según expertos.

Los médicos dicen que la propagación de la altamente contagiosa variante delta y la reapertura de las fronteras terrestres en las últimas semanas aún constituyen una amenaza para el país en gran medida no vacunado y su sistema de salud. Pero en Niamey, la silenciosa capital ubicada sobre el río Níger, hay pocos indicios de que la pandemia se esté propagando en muchos otros países en el continente.

En Le Pilier, restaurante popular entre los locales y expatriados acomodados, su dueño italiano Vittorio Gioni afirma que los fines de semana están llenos y se está llevando a casa los mismos ingresos diarios que hace dos años. El negocio se hundió en la primavera de 2020 cuando las fronteras aéreas del país se cerraron, pero se recuperó rápidamente. Uno de sus clientes habituales es Sani Issoufou, el ministro de Petróleo: "Aquí, seguimos viviendo como si fuera 2019", dice sonriendo.

Foto: Vacunación en Sudáfrica. (Reuters)

A mediados de junio, Níger, un país el doble de grande que Texas con una población un poco más grande que la del Estado de Nueva York, con 24 millones, ha confirmado solo 194 muertes y unos 5.500 casos de covid desde que se registró su primer caso en marzo de 2020. Eso es menos que en el pequeño enclave italiano de San Marino, con una población de 34.000 habitantes.

"Esperábamos estar desbordados de casos, pero eso nunca sucedió", dice Adamou Foumakoye Gado, anestesista que lidera la unidad de cuidados intensivos dedicada al covid-19 más grande del país. "El virus ha tenido una vida muy corta aquí", declara, recorriendo los pasillos vacíos de su pabellón de 70 camas en el hospital reformado recientemente de Niamey General Reference Hospital. Sin pacientes en cuidados intensivos en estas instalaciones desde abril, Gode ha sido reubicado para trabajar en las consecuencias más graves de la malaria. "Ahora, ¡al que suspenden es a mí!".

Níger ha dado prioridad a vacunar a trabajadores esenciales, y solo una pequeña parte de la población general se ha vacunado

A finales de mayo, Níger llegó a adoptar la inédita medida de entregar 100.000 vacunas de AstraZeneca a Costa de Marfil, otro país de África occidental con una población similar —pero un tamaño cuatro veces menor y 10 veces más casos—. Níger ha dado prioridad a vacunar a trabajadores esenciales, y solo una pequeña parte de la población general se ha vacunado.

Mientras tanto, en el principal centro de testeo de Niamey, muchos días transcurren sin ningún positivo. Cuatro grandes carpas montadas para aislar a pacientes al principio de la pandemia ahora albergan un par de botas de goma sucias y varios cubos de lavado de plástico.

La aparente evasión de Níger de lo peor de la pandemia contrasta notablemente con muchas partes del continente africano, donde la OMS ha advertido que los contagios van camino de superar su pico previo en enero. En Uganda, situada en el ecuador, los hospitales han pasado a estar tan saturados con nuevos casos de covid-19 en las últimas semanas que los contagiados están muriendo mientras esperan una cama.

Foto: Un trabajador desinfecta los alrededores de una residencia en Sudáfrica. (Reuters)

Desde la primera aparición del virus en África a principios de 2020, las tasas de contagio han sido bajas en el Sahel —territorio semiárido de 4.800 km en la orilla sur del Sáhara que también incluye a Burkina Faso, Malí y Chad—. Durante toda la duración de la pandemia, los resultados positivos por covid se situaron en una media del 4,5% de un total de alrededor de 125.000 pruebas, en comparación con países con niveles similares de 'test' por habitante, Afganistán y Madagascar, con un 16% y un 30%.

Las bajas tasas de contagio del país han despertado el interés de epidemiólogos y funcionarios de la OMS, que han concluido que Níger es uno de los entornos más hostiles del mundo para el covid-19. El clima abrumadoramente cálido y seco del Sahel es uno de los menos acogedores del planeta.

"El clima es muy perjudicial para la supervivencia del virus en el cuerpo", declara el Dr. Gado. "Hay un lado positivo para nuestra desgracia". Investigaciones académicas muestran que un alto nivel de exposición al sol y de calor reducen el riesgo de contagio por el virus, tanto a través de partículas en suspensión como de exposición a la superficie.

"Níger tiene grandes comunidades de pastores que pasan una cantidad de tiempo considerable en el exterior con buena ventilación"

Una simulación de la página web del Departamento de Salud de EEUU, que utiliza la exposición ultravioleta, temperatura y tasa de humedad medias para comparar Nueva York con Niamey, muestra que la transmisibilidad del virus se reduce a la mitad el doble de rápido bajo las condiciones climáticas de la capital nigerina.

Más allá del clima, Níger también posee la población más joven del mundo —la mitad de sus ciudadanos tienen menos de 15 años—, y la mayoría de sus habitantes vive en asentamientos aislados, otro obstáculo para la enfermedad. "Níger tiene grandes comunidades de pastores que pasan una cantidad de tiempo considerable en el exterior con buena ventilación, lo que también desempeña un papel importante a la hora de reducir la transmisión", declara Osman Dar, experto en sistemas de salud globales en Chatham House, grupo de expertos de Reino Unido.

Foto: Trabajos de desinfección en un mercado de Kampala (Uganda). (Reuters)

Los expertos dicen que la política también ha influido: las autoridades decretaron el cierre, prohibieron la oración comunitaria en mezquitas y cerraron las fronteras en marzo de 2020, cinco meses antes de que países como Reino Unido empezaran a restringir los viajes internacionales. "Matamos una mosca a martillazos", declara el presidente Mohamed Bazoum, que entonces era ministro del Interior. "El coronavirus llegó, pero nunca avanzó".

El covid-19 es simplemente la última plaga en llegar a una región asolada por las crisis: una insurrección islamista ha matado a más de 8.000 personas y ha obligado a desplazarse a un millón, el calentamiento global está agotando los preciados recursos agrícolas y muchos locales mueren prematuramente por otras enfermedades infecciosas.

En marzo, los yihadistas asesinaron a 137 aldeanos en el suroeste de Níger, el ataque más mortífero por presuntos yihadistas en la historia del país. En junio, los terroristas también asesinaron a 160 personas en el país vecino de Burkina Faso—tantas como fallecidas por covid-19 registradas en el país durante toda la pandemia—.

El número de personas en situación de extrema pobreza —casi la mitad de la población— aumentó en 400.000 personas como resultado del covid

Si bien Níger ha escapado en gran medida del impacto epidemiológico del virus, su economía ha sido devastada. El número de personas en situación de extrema pobreza —ya casi la mitad de la población— aumentó en 400.000 personas como resultado de las restricciones por covid-19 en 2020, según estimaciones del Banco Mundial. En las calles de la capital, el número de personas que piden monedas o restos de comida ha aumentado desde el año pasado, según autoridades locales.

El taxista Moussa Soumoula está menos preocupado por vacunarse que por dónde conseguirá su próximo pasaje. "De 300 personas de mi barrio, solo una dio positivo", dice. Su mayor preocupación es cubrir 200 dólares en pagos atrasados de las tasas escolares de sus hijos después de que el gobierno impusiera restricciones en el número de pasajeros que puede aceptar por viaje.

La escasez del confinamiento ha alcanzado a algunas de las mayores celebridades del país. La estrella de rock local Omara 'Bombino' Moctar, que en 2019 estuvo de gira tocando en escenarios de Londres a Nueva York durante nueve meses ahora araña un rasgueo de guitarra en vivo para doce invitados en un jardín privado. "El covid nunca llegó realmente a Níger", afirma. "Pero seguimos sintiendo que vivimos en un agujero".

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

La sala de coronavirus de esta capital desértica lleva meses vacía y las instalaciones de aislamiento erigidas de forma precipitada acumulan polvo. Las mascarillas son casi inexistentes en las calles y muchos días transcurren sin un solo positivo por covid-19. Hay tan poca demanda de vacunas que el Gobierno ha enviado miles de dosis al extranjero. Bienvenidos a Níger, el país del que, de algún modo, el coronavirus se olvidó.

Coronavirus Noticias de África Población