El nuevo gurú de Trump para desmantelar la educación antirracismo en EEUU
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
lo descubrió en un programa de la Fox

El nuevo gurú de Trump para desmantelar la educación antirracismo en EEUU

Christopher Rufo solicitó al presidente retirar la 'teoría crítica de la raza' de los materiales de formación en diversidad de las agencias federales y, días después, Trump lo decretó

Foto: EC.
EC.

El 1 de septiembre, el militante conservador Christopher Rufo salió en televisión para hablar sobre su obra contra un concepto académico llamado ‘teoría crítica de la raza’.

Desarrollada en las facultades de Derecho durante los años 70, la teoría ha vuelto a llamar la atención recientemente en medio de un debate nacional sobre la justicia racial. Sus seguidores afirman que el racismo impregna las instituciones estadounidenses y exige que las personas blancas reconozcan las ventajas de haber nacido así.

“Lo que he descubierto es que la teoría crítica de la raza se ha convertido, en resumen, en la ideología predeterminada de la burocracia federal y ahora se ha convertido en un arma contra los estadounidenses”, declaró Rufo, director del Centro sobre Riqueza y Pobreza del Discovery Institute –‘think tank’ conservador en Seattle–, en ‘Tucker Carlson Tonight’ en Fox News. Rufo llamó a la teoría ‘adoctrinamiento sectario’.

Rufo llamó la atención de la Casa Blanca, que ha presentado muchos desafíos a la acción afirmativa, lo que ha sido objeto de la oposición conservadora durante décadas. La administración repitió muchos de sus puntos y empezó a presionar para limitar la formación en diversidad para el gobierno, contratistas federales y beneficiarios de subvenciones, lo que enfadó a trabajadores que intentan combatir problemas de racismo en el trabajo.

Mark Meadows, Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, llamó a Rufo la mañana después de su aparición en televisión y le pidió que compartiese sus hallazgos, alegando que el presidente Trump le había visto, según afirma una persona familiar con el asunto.

Dos días más tarde, el 4 de septiembre, la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca emitió una nota informativa ordenando a todas las agencias federales “empezar a identificar todos los contratos u otros gastos oficiales relacionados con cualquier formación sobre la ‘teoría crítica de la raza’, los ‘privilegios de los blancos’ o cualquier otro esfuerzo formativo o propagandístico que enseñe o sugiera que Estados Unidos es un país inherentemente racista o malvado o que cualquier raza o etnia es inherentemente racista o malvada”.

Protestas contra el racismo en EEUU. (Reuters)
Protestas contra el racismo en EEUU. (Reuters)

Al día siguiente, Trump retuiteó un hilo de Rufo en el que ensalzaba al presidente por tomar medidas.

“Compartí mi investigación con la Casa Blanca y el equipo del presidente elaboró una orden ejecutiva excelente que extendía la lucha contra la teoría crítica de la raza a las agencias federales, el ejército, las universidades y las empresas”, escribió Rufo en un correo electrónico a ‘The Wall Street Journal’ el miércoles, en respuesta a diferentes preguntas sobre el asunto. La Casa Blanca se negó a declarar para este artículo.

Desde la nota, la administración ha pasado de identificar tal contenido en programas de formación financiados por el gobierno a suspender la formación y cuestionar ciertos objetivos de contratación empresarial centrados en la raza, algunos de los cuales se anunciaron en medio de las protestas nacionales tras el asesinato de George Floyd.

Esto llega en medio de los esfuerzos de la administración contra la discriminación positiva basada en la raza en las admisiones universitarias. El martes, el Departamento de Justicia demandó a la Universidad de Yale, alegando que violaba la ley federal sobre derechos civiles haciendo distinciones entre los candidatos asiático-americanos y blancos en sus procesos de admisión. En 2018, la administración revirtió las directrices de la era Obama que fomentaban el uso de la raza para promover la diversidad en las admisiones.

Trump emitió un decreto para prohibir a las agencias y contratistas federales utilizar material en el trabajo que incluyera "conceptos divisivos"

El 22 de septiembre, Trump emitió un decreto prohibiendo a las agencias y contratistas federales utilizar materiales de formación en el trabajo que incluyeran “conceptos divisivos”, como que EEUU es “esencialmente racista o sexista”, o que “un individuo, en virtud de su raza o sexo, es inherentemente racista, sexista u opresivo, ya sea consciente o inconscientemente”.

El decreto citaba numerosos ejemplos del trabajo de Rufo, como un seminario del Departamento de Tesorería que, según el decreto, “promovía argumentos de que ‘prácticamente todas las personas blancas, sin importar lo ‘conscientes’ que sean, contribuyen al racismo’”. Rufo hizo referencia a una cita casi idéntica de su aparición en el programa de Carlson del 1 de septiembre. El Departamento de Tesorería no declaró el jueves. Previamente se había negado a declarar para este artículo.

En su página web, Rufo resumió el seminario como “reclamando que los funcionarios ‘cargasen con su propio racismo’”, y añadió un documento del seminario que dijo que consiguió de un denunciante.

Ese documento, revisado por ‘WSJ’, no realizaba tal petición. En su lugar incluía, en una lista de recursos sugeridos a los participantes del seminario, un vídeo de YouTube en el que la autora Robin DiAngelo “habla sobre cómo las personas blancas luchan por ser conscientes de su racismo”. La línea de “prácticamente todos los blancos” contribuyen al racismo tampoco era una aserción de los líderes del seminario, según una revisión del documento. Venía de la misma lista de recursos y referenciaba otro vídeo de DiAngelo.

Rufo explica en un email a ‘WSJ’ que su trabajo se basaba en “cientos de informantes” que colaboraban “para denunciar sesiones de formación tóxicas y divisivas” en más de media docena de agencias federales.

Howard Ross, consultor de diversidad cuya empresa elaboró el documento del seminario de Tesorería, dice que sus eventos se centran en enseñar empatía y crear una cultura de pertenencia. “No demonizamos a ningún grupo concreto y, de hecho, sería absurdo que yo demonizara a los hombres blancos. Yo soy un hombre blanco”, declara.

Las empresas ofrecen programas de formación en diversidad para concienciar a los empleados de cómo raza y género determinan su punto de vista

Afirma que el seminario del Departamento de Tesorería era opcional y se celebró tras el asesinato de Floyd en mayo porque los líderes blancos estaban pidiendo vías por las que apoyar a sus compañeros negros.

Los empleadores han ofrecido programas de formación en diversidad durante décadas, buscando concienciar a los empleados de cómo la raza y el género pueden determinar sus puntos de vista y sus experiencias de vida. Dichas iniciativas se extendieron más tras la muerte de Floyd. “Si estás educado en cómo es la discriminación y el comportamiento que lleva a denuncias por discriminación, eso es lo que ayuda a reducir la discriminación en el lugar de trabajo”, apunta Felicia Sharp, funcionaria en la Federación Americana de Empleados Gubernamentales.

El presidente de la Comisión de bolsas y Valores, Jay Clayton, designado por Trump, declaró en un evento virtual el jueves que su agencia mantiene ‘diálogos de diversidad’ tras la muerte de Floyd para ayudar a los trabajadores a “lidiar con las profundas disparidades raciales de nuestra sociedad”.

“Estoy muy orgulloso de la forma en la que el personal de la Comisión y mis compañeros se han reunido como compañeros y amigos para debatir sobre estas complejas y muchas veces difíciles cuestiones de raza y racismo”, afirma.

Diversidad Estados Unidos (EEUU) Gobierno de Donald Trump Racismo