Las aerolíneas han asegurado su presente... pero no su futuro
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
el covid cambia el escenario

Las aerolíneas han asegurado su presente... pero no su futuro

Las compañías aéreas han conseguido la liquidez suficiente para mantenerse a flote y tienen la ayuda del combustible a precios muy bajos. Pero se enfrentan a una fuerte crisis del turismo

Foto: EC.
EC.

Las aerolíneas estadounidenses están buscando liquidez por todas partes y, en algunos casos, la están encontrando. Eso ha ayudado a reducir el miedo sobre su supervivencia a corto plazo, pero no borra las preocupaciones que suponen el hecho de que en los próximos años volaremos menos.

El covid-19 ha acabado de forma drástica con la mayor racha de beneficios de las aerolíneas de EEUU y las ha arrastrado a su peor crisis en décadas. El miércoles, Delta, la primera en publicar resultados del primer trimestre, presentó unas pérdidas de 607 millones de dólares antes de impuestos, su mayor agujero en ese periodo del año del último lustro. Y lo peor está por venir: la compañía espera una caída del 90% en sus ingresos del segundo trimestre.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Sus acciones subieron brevemente antes de que la situación cambiara tras la sesión de este miércoles. Las pérdidas fueron algo más leves de lo esperado, ya que los inversores se consolaron con la promesa de que Delta reducirá sus gastos diarios a 50 millones para finales de junio, gracias a un programa de recortes que incluye despidos voluntarios y acuerdos con aeropuertos. La empresa tiene 6.000 millones de dólares en reservas de efectivo —el doble que a principios de año— y espera terminar el segundo trimestre del año con 10.000 millones.

Cuando United Airlines actualizó hace una semana sus previsiones del primer trimestre, las cifras mostraron que sus gastos no estaban cerca de las peores proyecciones. Una de los principales motivos es que United logró convencer a muchos clientes de que no cancelaran sus billetes sino que los cambiaran por vales para el futuro, explica Savanthi Syth, analista de Raymond James.

Además de alrededor de 30.000 millones de dólares en garantías y préstamos del Gobierno de EEUU, las aerolíneas han podido recurrir a fuentes de capital privado. El martes, United anunció el lanzamiento de nuevas acciones para levantar más de 1.000 millones. También han aprovechado el mercado del 'sale and leaseback', lo que les permitía vender los aviones y luego pagar a esos nuevos dueños por utilizarlos.

Foto: Logo de Airbnb en la pirámide del Louvre

Los precios del petróleo, en mínimos históricos, son una bendición para las aerolíneas de EEUU. Al contrario que su competencia en Europa, no se suelen cubrir ante las fluctuaciones del precio del crudo. Así, los gastos en combustible de Delta han descendido un 19% en el primer trimestre del año.

Pero mientras la principal misión de estas compañías pasa ahora por ahorrar costes, esa no es la gran preocupación del mercado.

El director ejecutivo de Delta, Ed Bastian, explicaba el miércoles que la demanda de vuelos podría tardar tres años en recuperarse de la crisis. Los analistas de la industria ya sitúan en cinco años el peor escenario posible para recuperar la normalidad. Y existe un riesgo de que las empresas se acostumbren a las videoconferencias y dejen de lado los viajes de ejecutivos, que suelen ocupar los asientos más caros y lucrativos para las aerolíneas.

Aviones estacionados en el aeropuerto de Los Ángeles. (Reuters)
Aviones estacionados en el aeropuerto de Los Ángeles. (Reuters)

En cuanto al petróleo, incluso si el precio del barril se mantiene durante un tiempo en los niveles actuales, la experiencia sugiere que será solo un alivio temporal. Los cambios en el precio del crudo tienden a pasarse a las tarifas aéreas después de tres meses.

La buenas noticia para los inversores es que se ha confirmado que las aerolíneas fueron ahorradoras durante las vacas gordas. Las malas son que eso no servirá para conseguir que la gente compre billetes de avión.

Aerolíneas Aeropuertos