Es noticia
Menú
Draghi luchará contra la deflación con compras de deuda privada durante dos años
  1. Mercados
  2. Inversión
tras mantener los tipos en el 0,05%

Draghi luchará contra la deflación con compras de deuda privada durante dos años

El BCE comenzará a comprar deuda privada a mediados de octubre. Estas adquisiciones se prolongarán durante dos años con el objetivo evitar la presión deflacionista

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi, en el transcurso de la reunión mantenida en Nápoles
El presidente del BCE, Mario Draghi, en el transcurso de la reunión mantenida en Nápoles

¡Abran paso a la heterodoxia! Tras apurar al límite los tipos de interés oficiales, rebajados al 0,05% en septiembre y mantenidos en octubre en ese mismo nivel para inaugurar un largo periodo sin cambios, el Banco Central Europeo (BCE) da paso a una nueva fase. Una época en la que el protagonismo recaerá en las medidas no convencionales encaminadas a bombear más euros mediante la ampliación del balance de la institución.

Y esto mismo es lo que ha confirmado el presidente de la entidad, Mario Draghi. El banquero italiano ha confirmado que el BCE comenzará a comprar cédulas hipotecarias, bajo el programa CBPP3, a mediados de octubre, y que también adquirirá titulizaciones, bajo el programa ABSPP, desde finales de 2014. El presidente del BCE ha precisado que las compras se prolongarán durante dos años.

En dos documentos remitidos a primera hora de la tarde, el BCE ha ofrecido más detalles sobre estas compras. Draghi comprará cédulas y titulizaciones tanto en el mercado primario -el de emisión de los títulos- como en el secundario -en el que cotizan los títulos tras haber sido emitidos-. Adquirirá títulos denominados en euros y lanzados por emisores de la Eurozona o con residencia en ella. Para que las cédulas y las titulizaciones de entidades griegas y chipriotas no se quedan fuera de estas iniciativas, el BCE aceptará títulos con calificación de alto rendimiento o basura.

Lo que no ha hecho, para sorpresa del mercado, ha sido precisar cuánta deuda comprará, del mismo modo que tampoco ha aludido a la posibilidad de ampliar por el momento las adquisiciones a la deuda pública. Por ahora, se ha limitado a decir que estas compras tendrán "un impacto importante" en el balance del BCE. Deja en el aire así cómo logrará la idea lanzada hace un mes, cuando adelantó que su intención pasa por devolver ese balance a los niveles de 2012. Entonces engordó hasta los 3 billones de euros; ahora se encuentra en 2,038 billones. La misión, por tanto, consiste en crear un billón de euros nuevos.

Como también ha apuntado el banquero italiano, con estas medidas perseguirá, por un lado, recuperar la estabilidad de los precios y que la inflación se acerque de nuevo al objetivo de mantenerla por debajo, pero cerca, del 2%. Por ahora, acumula 12 meses por debajo del 1% -los dos últimos, en el 0,3%-, con lo que la impresión de euros por parte del BCE perseguirá luchar contra la amenaza deflacionista. Sobre este asunto, Draghi ha aclarado que su misión principal es "devolver" a la inflación a la meta del por debajo, pero cerca del 2%, y que para eso el volumen del balance del BCE constituye una herramienta, no un fin en sí mismo.

Por otro lado, con esta lluvia adicional de euros pretende reactivar el crédito al sector privado. O lo que es lo mismo, reanimar la recuperación económica en la región, que se ha apagado en los últimos meses. "La recuperación es frágil, débil y desigual", ha reconocido el banquero italiano.

En este sentido, Draghi ha manifestado que "no tiene dudas" de que estos programas de compras de deuda privada, combinadas con los programas de financiación condicionada a largo plazo para los bancos (TLTRO), tendrán éxito. A su juicio, son iniciativas sin precedentes y necesitan tiempo para desplegarse. Abundando en este asunto, el presidente del BCE no ha perdido la ocasión para lanzar un mensaje a las autoridades políticas. "Sabemos que nuestras medidas será mucho más efectivas si hay reformas", ha asegurado.

Los expertos ya están expresando su opinión sobre lo realizado este jueves por el BCE. El economista de Schroders Azad Zangana destaca que el mercado tenía la esperanza "de que diese un paso más en su programa de estímulos después de los débiles datos de crecimiento e inflación".

Zangana también menciona que Draghi no ha mencionado a cuánto ascenderá la cantidad del programa de compra de deuda "o la inclusión de la deuda soberana en éste". Para el experto, el problema que debe encarar el organismo "es que el grupo de activos que pueden ser objeto de compras por su parte es demasiado pequeño para tener impacto en la economía".

"Por encima de todo, hoy se ha podido comprobar que el consejo de gobierno del BCE está en modo 'espera y observa'. Las compras de deuda pública y privada comenzarán en un futuro cercano, pero los miembros del organismo quieren más tiempo para ver si las medidas anunciadas tienen impacto".

¡Abran paso a la heterodoxia! Tras apurar al límite los tipos de interés oficiales, rebajados al 0,05% en septiembre y mantenidos en octubre en ese mismo nivel para inaugurar un largo periodo sin cambios, el Banco Central Europeo (BCE) da paso a una nueva fase. Una época en la que el protagonismo recaerá en las medidas no convencionales encaminadas a bombear más euros mediante la ampliación del balance de la institución.

Mario Draghi Banco Central Europeo (BCE)