el mercado, pendiente del medio plazo

El verdadero reto de sobrevivir a Botín llegará para Santander dentro de tres años

Ana Patricia Botín otorga continuidad y estabilidad al banco. La prueba de fuego llegará en el medio plazo, cuando ésta deba implantar su propia estrategia

"Este hombre es irrepetible". "Él ha sido el artífice de todo lo innovador que ha ocurrido en banca en España en los últimos años". "No ha habido en la historia de la banca europea operaciones tan bien hechas como las encabezadas por él". "Supo anticiparse, era un hombre para el mundo".

Éstos son sólo algunos ejemplos de los elogios que varios de los gestores más importantes de España regalan a la memoria de Emilio Botín. El mundo financiero llora el fallecimiento del hombre que hizo grande a Santander, y de regalo a toda la banca española, al mismo tiempo que -cruel dinero- analiza cómo puede afectar la noticia a la primera entidad financiera nacional.

Con Ana Patricia Botin en la presidencia y Javier Marín de consejero delegado, el primer banco de la eurozona y uno de los mayores del mundo se enfrenta al reto de sobrevivir a la leyenda, una prueba de fuego que, a corto plazo, el mercado da por hecho que superará con creces la savia nueva del banco. Las dudas llegan cuando se mira más a medio y largo plazo.

"Será en los próximos ejercicios, dentro de tres o cuatro años, y en función de cómo pongan en marcha su propia estrategia, cuando la entidad se enfrente a su verdadera prueba de fuego", señala Gonzalo Lardíes, gestor de Banco Madrid Ibérico. Porque, en el corto plazo, la sucesión ha quedado atada y bien atada. Como señala un prestigioso gestor que pide mantenerse en el anonimato, "la sucesión está planificada desde hace tiempo y los cambios a nivel de organización y nombramientos de los últimos 12-18 meses responden a esa voluntad". 

Ana Patricia Botín
Ana Patricia Botín

De hecho, el nombramiento de Ana Patricia Botín es visto como una garantía de estabilidad y continuidad que jugará a favor del banco en el corto plazo. "Mayor nivel de conocimiento del Grupo Santander es imposible (ex-consejera delegada en Banesto y última responsable de la filial en Reino Unido) y tiene una preparación indiscutible", apunta Guillermo Santos, socio de iCapital. "Una mujer de la familia que conoce tan bien el grupo y con mano firme en la gestión será bien reconocida por el mercado pues, entre otras cosas, garantiza continuidad y estabilidad que es lo que el mercado siempre pide", añade.

Su opinión es compartida por Abante, donde apuntan que "el fallecimiento de Emilio Botín no debería tener un efecto especial en la acción de Santander, más allá del ruido inicial. Lo esperado por el mercado desde hace tiempo es el relevo de Ana Patricia Botín en la presidencia del banco, un objetivo para el que lleva preparándose toda la vida. Ella ya forma parte de la estrategia del banco y no se espera una ruptura en el modelo de gestión, sino cierto continuismo. Por tanto, lo razonable es que Santander continúe haciéndolo bien, como hasta ahora.

El punto de inflexión llegará cuando toque introducir un cambio estratégico, sin olvidar que  "la sucesión se abre en un momento difícil para Santander, porque todavía no se ha superado la crisis financiera global y especialmente en España", apunta Santos. Un ejemplo de cómo un relevo natural no es garantía de nada es Prisa, el otrora buque insignia de los medios que, apenas siete años después del fallecimiento de Don Jesús de Polanco, ha prácticamente borrado el apellido de su accionariado, ahora en manos de la banca y Telefónica.

Para evitar que se repita la historia, Ana Patricia va a estar muy bien acompañada en esta transición. Además de Javier Marín, que lleva un año al frente del banco, la nueva presidenta cuenta con el apoyo de gran parte de la vieja guardia, desde el histórico Alfredo Sáenz a la cabeza, que a pesar de haber dejado oficialmente sus cargos sigue estrechamente ligado a la entidad en el cuartel general de Boadilla, hasta los primeros espadas que poseen un sillón en el máximo órgano de administración del banco, como los hermanos Rodríguez Inciarte y su valedor Rodrigo Echenique, sin olvidar nombres propios de la talla de Fernando de Asúa, Guillermo de la Dehesa, Ángel Jado, Abel Matutes y Juan Miguel Villar Mir.

Además, la savia nueva que se ha ido inyectando en la entidad en el último año y medio tiene como uno de sus referentes la amplia presencia femenina en comparación con los usos que todavía se estilan en el parqué español. A la histórica Isabel Tocino se han sumado como consejeras de Santander en los últimos dos ejercicios Ester Giménez-Salinas y Sheila Bair. ¿Suficiente para afrontar el reto de sobrevivir a Botín?

La reflexión que realiza Pablo González, consejero delegado de Ábaco Capital, es un buen resumen de esos dos planos en los que va a discurrir el relevo de Botín. "Todos los bancos tienen dos funciones: la operativa interna y la estrategia para invertir y utilizar capital. En este segundo punto, Botín ha sido el mejor gestor del sistema financiero europeo de todos los tiempos. La calidad y la inteligencia de sus decisiones han sido inigualables (Brasil, México, ABN Amro, etc.). Deja un vacío muy importante. Respecto a la operativa interna de la entidad, Emilio Botín ha demostrado una enorme habilidad para rodearse de un equipo de profesionales solventes que garantizan el futuro y la gestión eficaz del banco".

Todos los bancos tienen dos funciones, la operativa interna y la estrategia para invertir y utilizar capital. En este segundo punto, Botín ha sido el mejor. Deja un vacío muy importante. Respecto a la operativa interna ha demostrado una enorme habilidad para rodearse de un equipo de profesionales solventes que garantizan el futuro

De hecho, uno de los grandes reconocimientos que se le ha hecho históricamente a Emilio Botín ha sido el de haberse sabido rodear de los mejores profesionales. Como recuerda el catedrático de banca y ex decano de Esade, Robert Tornabell, "conocía muy bien a los hombres y mujeres con los que trabajaba. El creó su propia escuela de líderes. Recordemos que fue el mentor del Alfredo Sáenz y la propia Ana Patricia Botín, una mujer con una formación y una trayectoria excelentes. Con ella hizo lo mismo que su padre con él; primero la formó fuera de España y luego retrasó su entrada en el banco. Cuando ella se incorporó al Santander ya estaba rozando los 40”.

El docente también recuerda que Emilio Botín dio muestras de su valía antes de suceder a su padre, "durante la gran crisis bancaria del 78-79 tomó la decisión que cambiaría para siempre la historia del banco: "Vendamos toda la cartera industrial y concentrémonos en la banca al detalle, al por mayor y banca internacional", dijo. Y fue un gran acierto".

Después llegó la visión de convertirse en una gran entidad internacional y, como recuerda Juan Jesús Gómez, socio del family office Consilio Asesores Patrimoniales, "Botín ha sido el artífice de todo lo innovador que ha ocurrido en banca en España en los últimos años. Desde la ruptura del statu quo con el lanzamiento de las supercuentas, pasando por la expansión en Iberoamérica, la fusión con el histórico BCH y finalmente en Europa: Alemania con Santander Consumer, Reino Unido con Abbey National y Estados Unidos con Sovereign Bank. Así, hasta colocarlo entre los cinco bancos globales más importantes del mundo".

Esta capacidad de liderazgo es la que exigirá el mercado a su sucesora en el medio plazo. Porque, más allá de la salida de la crisis, reto que el padre ha dejado encaminado tanto en la forma como en el fondo, está la estrategia que llegará después. Y ahí estará el verdadero reto de la hija.

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios