tras más de dos décadas como consejera

Ana Patricia toma las riendas del Banco Santander por expreso deseo de su padre

El consejo de administración del primer grupo bancario de España ha nombrado por unanimidad a Ana Patricia Botín nueva primera ejecutiva de la entidad

El apellido Botín seguirá sentado en el trono del  Banco Santander un siglo y cinco años después de que el abuelo del recientemente fallecido Emilio Botín Sáenz de Sautola tomara el mando de la institución financiera en 1909. El consejo de administración del primer grupo bancario de España ha nombrado por unanimidad a Ana Patricia Botín nueva primera ejecutiva de la entidad en aplicación de un protocolo de sucesión escrito años atrás.

La repentina muerte de Emilio Botín (79 años) ha cogido por sorpresa al mundo financiero y hasta sus propios allegados. El que fuera presidente del Santander durante 28 años disfrutó este fin de semana de una de sus pasiones, el gran premio de Fórmula 1 en el circuito de Monza /(Italia). En ningún momento tenía pensado dejar las riendas del banco, como dejó bien claro a principios de año cuando aseveró que “no me retiró”.

Pero debido a la avanzada edad, el nieto del primer presidente Botín del Santander ya había dejado preparada su sucesión años atrás. "El consejo de administración del Santander tiene una idea de quienes pueden ser las personas que se pongan al frente", dijo hace dos años en una entrevista en la revista Fortune. Según fuentes próximas a la entidad, la familia elaboró un protocolo para traspasar los poderes a un miembro de la familia en el caso de fallecimiento, como así ha sido. La elegida no es otra que Ana Patricia Botín, la mayor de los cinco hijos del patriarca de la saga, que lleva más de dos décadas sentada en el consejo de administración. A partir de ahora lo presidirá con todos los honores, ayudada por Rodrigo Echenique, el hombre de confianza de don Emilio y albacea de Ana Patricia. Javier Marín seguirá como consejero delegado.

Ana Patricia Botín (i.c.)
Ana Patricia Botín (i.c.)
Emilio Botín lo dejó todo tan atado que el banco tan solo ha tenido que sacar el protocolo del cajón y aplicarlo. Tras conocerse la muerte por un infarto de miocardio, la comisión de nombramientos y retribuciones se ha reunido para ejecutar el deseo del hombre que llevó la llama del Santander a todo el mundo. Fernando de Asúa, Rodrigo Echenique, Guillermo de la Dehesa e Isabel Tocino, los cuatro miembros del citado comité, han dado sin rechistar el visto bueno a la designación de Ana Patricia Botín, que después va a ser atificada en una reunión extraordinaria del consejo de administración (16.00 horas).

El regreso de la hija de Emilio Botín a España, tras cuatro años al frente de la filial inglesa, se daba por hecho desde que hace un año Javier Marín sustituyese a Alfredo Sáenz como consejero delegado de la institución. En junio, el que fuera secretario personal del presidente, anunció una reorganización en la cúpula directiva en la que emergieron antiguos colaboradores de Ana Patricia en su etapa (2002-2010) de Banesto.

La niña de sus ojos

De esta forma, la familia Botín, con apenas un 0,71% del capital (79,29 millones de acciones), seguirá gobernando las riendas de la entidad. Ana Patricia fue nombrada vocal del consejo de administración de la entidad en 1989, cargo que no ha dejado desde ese momento. El otro miembro de la saga que tiene sillón en el máximo órgano de gobierno de la entidad es su hermano Javier. 

Formada inicialmente en JP Morgan (1981-1988), donde hizo su primer entrenamiento en los mercados de capitales, Ana Patricia ingresó en el Banco Santander en 1989 en el departamento de tesorería y de banca de inversión. Nada más llegar fue nombrada consejera. Fue presidenta del Santander Investment y de algunas filiales latinoamericanas hasta que se produjo la fusión con el Central Hispano. Una entrevista en un medio de comunicación, en la que se postulaba ya como futura presidenta, provocó que su padre la destituyera de sus cargos ejecutivos, aunque la mantuvo en el consejo.

Eso ocurrió en 1999. Tres años después la restituyó y le dio la presidencia de Banesto, donde estuvo hasta 2010. Ese año dio el salto a Londres para dirigir Banco Santander UK con el objetivo de graduarse en la City y sacar a bolsa la filial británica. Ambas aignaturas le han quedado pendientes por su obligado regreso a Boadilla del Monte para tomar las riendas del negocio familiar.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios