El sorpaso en el negocio cervecero del que 'fala' hasta Bill Clinton
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
ibex insider

El sorpaso en el negocio cervecero del que 'fala' hasta Bill Clinton

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: EC.
EC.

Eran desde hace tiempo los más rentables, pero ya están en la mesa de los más grandes. El negocio de la cerveza en España cuenta ya con cuatro grandes operadores. La hegemonía de Mahou-San Miguel, Heineken-Cruzcampo y Grupo Damm se ha visto alterada por Estrella Galicia, la pujante historia de éxito protagonizada por Ignacio Rivera al frente de Hijos de Rivera.

Los resultados de 2020 han sido malos para todos, pero no de la misma manera. Más bien, han confirmado (y acentuado) la tendencia iniciada varios años atrás: el imparable ascenso de la cerveza gallega. Solo así se explica que su beneficio (53 millones) supere a la suma de Mahou y Damm, pese a facturar todavía la mitad (no llega a 500 millones) que los gigantes de Madrid y Barcelona por separado.

placeholder

Esta anomalía responde a muchos motivos, la mayoría de ellos responsabilidad final de Ignacio Rivera, consejero delegado del fabricante gallego y cuarta generación ya del negocio familiar, fundado por un emigrante retornado de México, José María Rivera Corral, que en 1906 levantó en A Coruña una fábrica de cerveza inspirada en La Estrella de Oro, que conoció en la colonial porteña Veracruz.

Hace solo unas semanas, se hizo viral una fotografía del expresidente Bill Clinton con una caja de cervezas Estrella Galicia tras cenar en un restaurante español de Nueva York. Este golpe de 'marketing' sobrevenido puede entenderse como una simple anécdota, pero sin embargo encierra muchas de las claves que han hecho de la marca gallega un producto de éxito nacional en poco más de una década.

En un negocio inventado y con competidores dominantes, Rivera se propuso, desde la modestia de una empresa familiar que facturaba menos de 100 millones, dar un salto transformador. Escogió el eje de la A-6 (A Coruña-Madrid) para abrir mercado interno, construyó una nueva fábrica sobre la anterior en A Grela (2013) para duplicar producción (hasta 250 millones de litros) y se dio a conocer como marca.

Foto: Fábrica de Estrella Galicia.(EFE)

Hace una década, lanzó su primera campaña nacional de publicidad, pero antes ya se había convertido en popular gracias al patrocinio de fútbol, motos y festivales de música. Y todo, con el reconocimiento generalizado del producto, de origen artesanal y cuyo espíritu tratan de hacer valer como atributo de marca, a diferencia de lo que representan otras cerveceras con mucho catálogo.

Este brevísimo resumen de su estrategia no se explica sin sus singularidades corporativas. Además del componente familiar, como también lo son los Herráiz/Gervás o los Carceller, la estructura de Hijos de Rivera es mucho más reducida y horizontal, carece de los niveles gerenciales de Mahou o Damm, lo que hace más ágil la toma de decisiones (prueba/error) y contribuye a crear una cultura más dinámica.

Hace una década, lanzó su primera campaña nacional de publicidad, pero antes ya se había popularizado gracias a patrocinios

Este círculo virtuoso al que está subida ahora Estrella Galicia hace que una compañía de sus características sea capaz de contar con profesionales para los que antes no eran una opción. Pasar de una multinacional como Amazon a una empresa familiar de cervezas con sede en A Coruña es posible, y más si el propósito está liderado por Ignacio Rivera, que ha cerrado 2020 sin realizar ni un ERE ni un ERTE.

Este año de pandemia ha servido a Hijos de Rivera para demostrar que son diferentes, aunque en ocasiones todas las cervezas puedan parecer iguales. Sus números hablan por sí solos, y eso pese a tener una exposición a la hostelería superior al 70%. Está claro que Clinton no sabe que desde la anterior crisis han multiplicado por cinco su tamaño sin sacrificar márgenes ni calidad, pero 'de facto' ya es su embajador.

Eran desde hace tiempo los más rentables, pero ya están en la mesa de los más grandes. El negocio de la cerveza en España cuenta ya con cuatro grandes operadores. La hegemonía de Mahou-San Miguel, Heineken-Cruzcampo y Grupo Damm se ha visto alterada por Estrella Galicia, la pujante historia de éxito protagonizada por Ignacio Rivera al frente de Hijos de Rivera.

Cerveza Grupo Damm Mahou Empresa familiar ERTE ERE Estrella Galicia
El redactor recomienda