Es noticia
Menú
Trimestre récord en Acerinox: ¿una razón para el optimismo económico?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Fuertes ganancias en bolsa

Trimestre récord en Acerinox: ¿una razón para el optimismo económico?

En medio de las incertidumbres que cubren la economía global, las cifras de la acerera española evidencian una llamativa fortaleza

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

A priori, se hace difícil imaginar un entorno de mercado más complejo para Acerinox como el configurado por un brusco encarecimiento de los precios energéticos, dificultades para el aprovisionamiento de materias primas clave, parones de producción y debilidad de clientes clave, como el sector de automoción. Y sin embargo, el grupo que dirige Bernardo Velázquez exhibió este miércoles ante el mercado el mejor resultado trimestral en su más de medio siglo de historia.

Con un crecimiento de las ventas del 59%, la compañía acerera elevó su ebitda en los tres primeros meses del año hasta los 422 millones de euros (un 42,6% del registrado en todo 2021) y amplió sus márgenes hasta el 18%, lo que resultó en un beneficio de 266 millones, 3,4 veces lo obtenido en el mismo periodo del año anterior. Y estos buenos resultados se vieron acompañado de una perspectiva favorable, sugiriendo que los del segundo trimestre serán aún mejores. Esto, de materializarse, significaría superar la cifras del consenso del mercado en alrededor de un 40%.

Estos números han permitido levantar el vuelo a las acciones de Acerinox, tras un difícil inicio de año. Las ganancias superiores al 6% que registra a media sesión le permiten reducir por debajo del 9% el castigo que aún acumula en el ejercicio.

El grupo apunta a superar las estimaciones del consenso en el semestre en un 40%

Acerinox, como ArcelorMittal y el resto de productores de materias primas industriales, suele ser considerada, en cierto modo, una especie de termómetro de la situación económica, y si su fortaleza a lo largo de 2021 fue un reflejo de la confianza que generaba la normalización pospandémica, su dubitativo inicio este año ha venido a reflejar la creciente preocupación por el parón que encara la economía global.

Pero la firmeza con la que el grupo español ha capeado las incertidumbres del primer trimestre y su confianza en el futuro más inmediato (respaldada por una sólida cartera de pedidos) se presenta ahora como una señal esperanzadora sobre las perspectivas económicas. La propia Acerinox resalta en su informe de resultados la fuerte actividad que mantienen la mayor parte de los sectores con los que opera, con la única excepción de automoción, lastrado por los problemas de suministros de semiconductores.

Foto: Fábrica de Acerinox.

Lo que sugieren las cifras de Acerinox –respaldando lo que ya apuntaban diversos indicadores– es que las inercias de la reapertura económica tras la crisis del coronavirus se han mantenido vigorosas en el primer tramo del año, a pesar de las incertidumbres económicas generadas por la crisis ucraniana. Ante esta fortaleza de la demanda, la compañía ha mostrado una elevada capacidad de fijación de precios.

Pero existen suficientes razones para no considerar las cuentas del grupo acerero español un presagio favorable sobre el rumbo de la economía. Por un lado, no puede obviarse que los buenos números de Acerinox se explican en buena medida por su alta exposición al mercado estadounidense, cuya solidez se encuentra hoy fuera de todo debate –y es de hecho una fuente de inquietud, por el riesgo de sobrecalentamiento. De hecho, firmas como Morgan Stanley han recalcado esta mayor presencia en EEUU como una de las razones que otorgan un mayor atractivo a Acerinox frente a sus competidores.

Su fuerte presencia en EEUU representa una garantía frente a otros competidores

No en vano, las cifras de Acerinox no son modelo de lo que ha ocurrido en el negocio acerero en el primer trimestre, sino que el grupo español ha mejorado en muchas áreas el rendimiento de sus rivales, como en lo referente a la generación de caja, tal y como resaltan en Credit Suisse.

Y entre los factores que explican este mejor rendimiento se encuentran cuestiones muy particulares de Acerinox, como las sinergias que sigue obteniendo de la integración de VDM o del ajuste de costes, un factor en el que se ha mostrado especialmente ágil, pero que está lejos de representar un indicio favorable sobre las perspectivas económicas.

Con sus resultados del primer trimestre, Acerinox parece haber respondido a las muestras de confianza que le vienen mostrando las firmas de análisis, que actualmente recomiendan casi al unísono comprar sus acciones (de 21 firmas, solo una mantiene un consejo ‘neutral’ frente a 20 de compra, según los datos de Bloomberg), a las que otorgan un potencial superior al 50%. Pero quienes buscan señales que apunten a un futuro económico menos sombrío, probablemente necesiten buscar por otro lado.

A priori, se hace difícil imaginar un entorno de mercado más complejo para Acerinox como el configurado por un brusco encarecimiento de los precios energéticos, dificultades para el aprovisionamiento de materias primas clave, parones de producción y debilidad de clientes clave, como el sector de automoción. Y sin embargo, el grupo que dirige Bernardo Velázquez exhibió este miércoles ante el mercado el mejor resultado trimestral en su más de medio siglo de historia.

Acerinox Recuperación económica
El redactor recomienda