Es noticia
Menú
El idilio de BBVA con la bolsa: el escudo del capital oculta cualquier riesgo
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Fuerte subidas tras resultados

El idilio de BBVA con la bolsa: el escudo del capital oculta cualquier riesgo

BBVA sí ha encontrado en sus cuentas un nuevo acicate para las subidas en bolsa, al corroborar su sólida posición de capital, que le da margen para ofrecer sorpresas al mercado

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA.
Carlos Torres, presidente de BBVA.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El idilio de BBVA con los mercados no parece tener fin. Al contrario que varios de sus rivales -Santander, sin ir más lejos- la entidad que dirige Carlos Torres ha sido capaz de encontrar en sus resultados del tercer trimestre un acicate adicional para estirar lo que ya era una racha excepcional sobre el parqué. Las ganancias, del 7,46%, han situado por encima del 160% los retornos acumulados en los últimos 12 meses.

La buena acogida a sus resultados no parece a simple vista difícil de entender. BBVA ha batido con creces las estimaciones del mercado, gracias a la positiva evolución de sus ingresos recurrentes y un volumen de deterioros limitado. A estas cifras, la entidad le ha añadido la confirmación del inicio de su plan de recompra de acciones, por un monto de hasta 3.500 millones de euros, tras recibir la autorización del BCE.

México, Turquía o Argentina se convirtieron en mercados clave para el impulso de las ganancias de BBVA que vio crecer -a tipos de cambio constante- su margen de interés en estas regiones de forma muy significativa, evidenciando que las dinámicas de inflación que afectan a estos mercados tienen, a corto plazo, efectos muy positivos para su cuenta de resultados.

La mejora de resultados viene liderada por México, Argentina o Turquía

Sin embargo, esto también encierra una visión no tan favorable, que redunda en la idea de que el banco está demasiado expuesto a una serie de geografías que ofrecen cualquier cosa menos seguridades -las recientes turbulencias de Turquía son un claro ejemplo de esto-. “Aunque los resultados son sólidos y la calidad de los activos ha batido en todos los segmentos, el beneficio operativo antes de provisiones ha sido impulsado por regiones de múltiplos bajos, mientras que el margen de interés de España fue suave y los costes de México se han comido gran parte de la fuerte evolución de margen de interés y comisiones”, observan los analistas de Morgan Stanley.

Se trata de cuestiones que, en otras circunstancias y, sobre todo, tras la fuerte apreciación de la acción en los últimos meses podrían haber contribuido a atemperar el optimismo hacia la entidad. Sin embargo, BBVA parece contar con bazas suficientes para, al menos de momento, eludir esas preocupaciones y realzar las virtudes de unos resultados que, a buen seguro, llevarán a los analistas a elevar sus estimaciones, como prevén desde Citi.

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA. (Reuters)

Una de las claves más obvias de esa confianza la propicia el propio plan de recompra de acciones. “Esperamos que esta recompra sea un soporte muy importante para el precio de la acción en los próximos trimestres”, sostienen los analistas de Bestinver Securities, que también apuntan a la celebración el próximo 18 de noviembre del día del inversor del banco como otro posible aliciente para la cotización.

Una visión de que el banco podría ofrecer sorpresas en esa cita que viene respaldada por la consideración de que los 3.500 millones destinados al plan de recompra de acciones no agotan ni mucho menos el margen para acometer nuevas operaciones. Y es que el banco, que ha alcanzado niveles de ROTE semejantes a los que registraba antes del golpe del covid, registró también una mejora sustancial de sus niveles de capital de máxima calidad (31 puntos básicos en el trimestre) hasta alcanzar el 14,5%. Esto significa, según calculan en Bankinter, que una vez descontadas las compras, el grupo aún tendría una ratio de capital CET1 FL del 13,18%, muy por encima del objetivo de entre el 11,5 y el 12% que se ha marcado la entidad.

La entidad tiene margen para dar nuevas sorpresas en la distribución del capital

Es por eso que desde Bloomberg Intelligence consideran que “la política de dividendos ordinarios del 35-40% del prestamista y la recompra de hasta 3.500 millones de euros dejan espacio para fusiones y adquisiciones, más pagos extraordinarios o ambas”.

En cierto modo, se puede entender que, desde la venta de su negocio en EEUU y el abandono de los planes de integración con Sabadell, BBVA ha pasado a ser para el mercado en gran medida una opción a valorar primordialmente desde el ángulo de la distribución de capital. Y en una coyuntura que se está revelando favorable para su negocio, todo parece coadyuvar para que el banco regale nuevas sorpresas en ese frente.

La forma en que la entidad de Carlos Torres y Onur Genç ha actuado en los últimos trimestres ha desterrado cualquier temor a que se aventure en una operación corporativa de réditos dudosos y cada vez se plantea más la posibilidad de que se centre en adquisiciones de menor tamaño, dirigidas a reforzar su perfil digital y solventar sus desequilibrios. Vías como la abierta recientemente en Italia, que el banco se muestra dispuesto a replicar en otras geografías si da resultados, pueden suponer una opción más lenta, pero menos costosa de reequilibrar su huella geográfica, limitando alguno de los riegos que le rodean. La coyuntura parece jugar a su favor y el capital ofrece margen más que suficiente.

El idilio de BBVA con los mercados no parece tener fin. Al contrario que varios de sus rivales -Santander, sin ir más lejos- la entidad que dirige Carlos Torres ha sido capaz de encontrar en sus resultados del tercer trimestre un acicate adicional para estirar lo que ya era una racha excepcional sobre el parqué. Las ganancias, del 7,46%, han situado por encima del 160% los retornos acumulados en los últimos 12 meses.

Dividendos Banca Carlos Torres
El redactor recomienda