Prisa y Vocento: una unión que busca un momento más propicio
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Conversaciones para una fusión

Prisa y Vocento: una unión que busca un momento más propicio

El grupo editor del 'ABC' da el primer paso para firmar una operación largamente alentada por las firmas de análisis, pero que vuelve a chocar con los reparos de los consejos

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Hace cerca de 10 meses, el equipo de análisis de Banco Santander planteaba en un informe los méritos de una fusión entre Prisa y Vocento. Los analistas del banco, accionista de Prisa y durante años seriamente comprometido en su gestión, se sumaban así al coro de voces que durante varios años han visto en la integración de dos de los grandes referentes de la prensa escrita en España casi la única solución a los problemas que arrastran.

Desde entonces, las razones para justificar un movimiento de este tipo han ido a más, una vez que la crisis del coronavirus parece haber dado la puntilla al negocio tradicional de ambas compañías, asestando un duro mazazo a unas cuentas que ya venían en claro declive desde hace más de una década.

Según los cálculos de los analistas, Prisa presentará en sus cuentas de 2020 unos ingresos de 836,8 millones de euros, unas cifras más de un 20% por debajo de las del ejercicio anterior, mientras que el ebitda habrá experimentado un retroceso en el entorno del 44%. Ninguna de estas partidas volverá a los niveles previos a la crisis en los próximos tres ejercicios. Por su parte, Vocento parece destinado a cerrar el año con una caída de las ventas próxima al 15% y del 36,4% en términos de ebitda, que se espera que no recupere hasta 2022.

El impacto del covid ha agudizado las penurias para un negocio de capa caída

Cualquier comparativa con los números que ambos manejaban en los años previos al colapso financiero de 2008 resulta sobrecogedora y la expectativa de que el negocio de papel (tanto las ventas como la publicidad) mantenga su inercia descendente en los próximos años no parece el mejor augurio para ninguno de los dos grupos.

En esas circunstancias, la intentona realizada por Vocento en los últimos días de 2020 para hacerse con el control de los medios de Prisa no puede resultar de ningún modo sorprendente. "El negocio de medios de Prisa encaja bien con Vocento", corroboran los analistas de Alantra, que resaltan como sus principales ventajas el potencial de reducción de costes, el mayor poder de fijación de precios y las oportunidades de venta cruzada con anunciantes y entre la prensa y las radios locales.

La escisión en marcha de Prisa, para separar su negocio de medios del de educación, ha sido vista como la ocasión ideal para plantear el movimiento, del mismo modo que hace escasas semanas lo intentó el empresario Blas Herrero, dueño de Kiss FM, con una oferta muy inferior a los 350 millones de euros en que parecía valorar Vocento la operación.

Foto: EC.

Una operación sin duda exigente para un Vocento que hoy por hoy apenas capitaliza 115 millones de euros, y que busca respaldar a través del apoyo de un consejo de administración muy dividido, con varias de las familias históricas (los Bergareche y los Luca de Tena, que representan en torno al 20% del capital) opuestas al movimiento, y que podría precisar del respaldo de algún inversor financiero.

Y tampoco parece haber buena voluntad en el consejo de Prisa, a la que la reciente venta de Santillana en España y la refinanciación de sus deudas han dado el margen suficiente para trazar su propia hoja de ruta sin tener que prestar oídos al primer postor. Es probable que la unión de Vocento y los medios de Prisa sea, como más de una voz ha planteado en los últimos tiempos, un paso a la postre inevitable.

En los dos últimos años, las pérdidas de Prisa en bolsa triplican las de Vocento

Pero el grupo que dirige Manuel Mirat parece ver la ocasión de reforzar sus perspectivas —aupado en su negocio educativo y en la buena marcha del canal de suscripciones 'online' en prensa— antes de abordar un movimiento en el que, a buen seguro, preferiría llevar la voz cantante. Hoy en día, el valor bursátil de todo Prisa supera en más de 5,5 veces el de Vocento, una ratio inferior a las 7,6 veces que suponía a finales de 2018, pero, aun así, claramente por encima de la media de los últimos años, que apenas roza las tres veces.

Las razones de Prisa para resistirse ahora a la venta de sus medios parecen poderosas. Pero el grupo, inmerso en sus propias batallas internas, no puede descuidar que se enfrenta a corto plazo a notables desafíos, con la pesada losa de su abultada deuda como una amenaza que puede volverse insostenible al menor desliz. No en vano, el grupo editor de 'El País' acumula en los dos últimos años un rendimiento bursátil notablemente inferior al de Vocento, a pesar de las importantes desinversiones acometidas, con unas pérdidas que rozan el 46%, prácticamente el triple que las de la matriz del diario 'ABC'.

Esperar un momento más oportuno para negociar la integración puede ser una opción inteligente. Pero puede acabar resultando contraproducente. Solo el rumbo de los negocios lo dirá. Y tal vez la siguiente intentona no ofrezca tanto margen para buscar la solución más idónea para todas las partes.

Hace cerca de 10 meses, el equipo de análisis de Banco Santander planteaba en un informe los méritos de una fusión entre Prisa y Vocento. Los analistas del banco, accionista de Prisa y durante años seriamente comprometido en su gestión, se sumaban así al coro de voces que durante varios años han visto en la integración de dos de los grandes referentes de la prensa escrita en España casi la única solución a los problemas que arrastran.

Vocento Manuel Mirat Noticias del Grupo Prisa ABC
El redactor recomienda