IAG, Meliá, Amadeus... El turismo remonta en bolsa, pero el punto de inflexión queda lejos
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Optimismo por la vacuna de Pfizer

IAG, Meliá, Amadeus... El turismo remonta en bolsa, pero el punto de inflexión queda lejos

Los expertos advierten de que es demasiado pronto para variar estimaciones y que no cabe esperar una mejora significativa de las perspectivas antes del próximo verano

placeholder Foto: EC.
EC.

A la explosión de euforia que recorrió este lunes los mercados financieros, tras las esperanzadoras noticias sobre la vacuna de Pfizer, le siguen este martes muestras de una alegría mucho más contenida.

Tiene poco de sorprendente que la reacción tan violenta como la del lunes tenga una secuela mucho menos animosa. Y casi podría considerarse un éxito el que no sean caídas contundentes las que dan el contrapunto a las fuertes ganancias previas, a medida que, como era de esperar, se acumulan los peros en torno al anuncio de Pfizer.

En este escenario, el Ibex sí logra hasta el momento estirar su buen momento de la jornada anterior, aupándose sobre los 7.600 puntos, en otra jornada en la que los valores turísticos (con la única excepción de Meliá) logran dar continuidad a la mejoría registrada el día anterior. Las ganancias de hasta el 10% que ha llegado a registrar IAG —estirando su ganancia en dos sesiones a casi un 40%— o el repunte superior al 7% de Amadeus —un 23% arriba en dos días— vienen a reflejar la manera en que el mercado ha asumido un vuelco en las perspectivas de la industria turística.

No cabe duda de que la opción de una cura relativamente próxima para la enfermedad que ha puesto en jaque las actividades turísticas a lo largo de todo 2020 supone alejar el peor de los escenarios que ha podido sobrevolar las compañías del sector. Una respuesta efectiva al virus podría conducir a una reducción de los plazos de recuperación de la actividad que hoy viene descontando el mercado y que en estas compañías suele abarcar, en el mejor de los casos, todo un lustro.

La confirmación de una vacuna efectiva en 2021 podría reducir los plazos de recuperación del sector, actualmente fijados en un lustro

Sin embargo, conviene no hacer oídos sordos a las advertencias de cautela que se vienen lanzando desde algunos vértices del mercado, a la espera de mayores certezas sobre los cabos sueltos que aún parecen rodear la vacuna de Pfizer. "Todavía es pronto para hacer un cambio en las estimaciones. No están muy claros los tiempos de la vacuna y cómo pueda afectar a la recuperación del tráfico aéreo, pero está claro que la noticia es positiva", sugiere Ángel Pérez, analista de Renta 4 responsable de la cobertura de Aena.

Mensajes similares son una constante entre los analistas que tienen bajo su radar a IAG, Amadeus, Meliá o NH. Como observa Rafael Bornadell, de Intermoney, un marco común entre los expertos que cubren el sector, previo al anuncio de Pfizer, se estructuraba en torno a la expectativa de cierta recuperación de la actividad turística a partir de la segunda mitad de 2021 y "no hay razones para esperar que estos plazos puedan mejorarse".

Dejando al margen las posibilidades de que la nueva vacuna se acabe retrasando o, incluso, descarrilando, los desafíos logísticos hacen muy improbable que se pueda alcanzar una capacidad de vacunación suficiente para poner cierto coto al coronavirus antes del próximo verano. Algunos expertos, incluso, citan ya 2023 como una fecha más realista para que la solución contra el virus esté suficientemente extendida a nivel global.

De este modo, para la industria turística, no parece haber excesivas esperanzas de encarar la próxima primavera con suficientes garantías y hasta la siguiente temporada estival se mantiene hoy como muy incierta, especialmente si la segunda ola del coronavirus acaba agudizando el daño sobre la salud financiera de los consumidores. Las formas y ritmos de retirada de restricciones a la movilidad o la situación de confianza de los consumidores son otras incógnitas aún muy presentes en el futuro del sector a medio plazo.

Esto no quiere decir, en ningún caso, que la apuesta por la recuperación de las compañías turísticas españolas carezca de base. Como señala Juan Peña, analista de GVC Gaesco, se había llegado a un punto en que el castigo a las cotizaciones parecía reflejar un escenario mucho más negativo que el que recogen hoy las previsiones de los analistas.

La violenta rotación que registró el mercado el martes pudo estar más basada en los excesos previos que en el cambio que supuso el anuncio

En cierto modo, la reacción de los últimos días —con los sectores más castigados al alza, mientras pierden tirón los que mejor se habían comportado— puede llegar a entenderse como una manifestación acelerada por la noticia de Pfizer de una rotación por la que ya se venía apostando en los últimos tiempos, ante la sensación de que el 'trading pandémico' (los posicionamientos preferentes de los inversores para afrontar la pandemia) había abierto una brecha entre sectores solo justificable asumiendo una prolongación 'sine die' de la situación actual.

Es cierto, como subraya Peña, que, aun con una vacuna en camino, quedarán por delimitar los cambios estructurales que pueda haber desencadenado la crisis del covid-19, pero una visión medianamente positiva sobre las expectativas económicas a largo plazo puede fácilmente justificar un estrechamiento de la brecha abierta en los últimos meses entre compañías como IAG o Zoom, por citar ejemplos de grupos que han llevado rumbos claramente dispares durante la pandemia y que han mostrado reacciones totalmente opuestas a la noticia de Pfizer.

Así, la brusca remontada del sector turístico tendría más que ver con el posicionamiento extremo de los inversores que con un verdadero punto de inflexión en sus perspectivas. Resulta indiscutible que una vacuna efectiva es la mejor noticia que podría recibir el sector en estos momentos, y con ella en marcha el caso de inversión en estas compañías puede verse como mucho más certero. Pero con tantas incertidumbres aún en el proceso, conviene no obviar que el sector aún tendrá que lidiar con un largo periodo de dificultades y que muchas de las vulnerabilidades por las que lo viene castigando el mercado siguen tan presentes como hace dos días.

A la explosión de euforia que recorrió este lunes los mercados financieros, tras las esperanzadoras noticias sobre la vacuna de Pfizer, le siguen este martes muestras de una alegría mucho más contenida.

IAG Turismo Ibex 35 Vacuna