El golpe a las eléctricas desata la inseguridad jurídica y las dudas sobre su temporalidad
  1. Mercados
ENTRE LOS ANALISTAS DE BOLSA

El golpe a las eléctricas desata la inseguridad jurídica y las dudas sobre su temporalidad

Las compañías más afectadas han estado cayendo con fuerza en los últimos dos días. El Gobierno concretó este martes un nuevo hachazo de 2.600 millones de euros

placeholder Foto: Imagen de la bolsa de Madrid. (EFE)
Imagen de la bolsa de Madrid. (EFE)

Las eléctricas más afectadas por las nuevas medidas del Gobierno volvieron a sufrir este martes en bolsa. Lo hacen en medio de una lluvia de alertas y avisos por parte de los analistas de varios bancos y financieras. Para el mercado, la cuestión de la última decisión pública dirigida a rebajar la presión de los precios energéticos está no solo en el impacto económico, sino que también en el mensaje que manda en cuanto a seguridad regulatoria.

Endesa e Iberdrola han sido las que más han caído en bolsa en los últimos dos días, llegando a cerrar con pérdidas del 6% cada una este martes. En las pérdidas, también las han acompañado Naturgy y Acciona, aunque en menor medida.

Estas caídas se dan ante el golpe esperado de la última decisión del Gobierno español. El martes, el Ejecutivo terminó de concretar tras el Consejo de Ministros una batería de acciones para reducir un 22% el precio de la factura de la luz. Entre ellas, está el establecimiento de un mecanismo de minoración temporal del exceso de retribución que están obteniendo las centrales de generación eléctrica no emisoras en el mercado mayorista a causa del encarecimiento del gas y que estará en vigor, en principio, hasta finales del próximo marzo. Una medida que se añade al ya anunciado recorte de los beneficios obtenidos por el encarecimiento de los derechos de CO2 (los conocidos como 'beneficios caídos del cielo').

Foto: Foto: EC Diseño.

Como ya informaba este martes El Confidencial, en solo seis meses, el Gobierno pretende recortar el equivalente al 82% del beneficio global que obtuvieron de forma conjunta las tres principales eléctricas nacionales, Iberdrola, Endesa y Naturgy, durante el primer semestre del año. Por ponerlo en contexto, los analistas habían esperado que el recorte de los 'beneficios caídos del cielo' supusiese un golpe de entre 600 y 1.100 millones de euros. El hachazo es ahora de 2.600 millones.

Este goteo de cambios en la regulación no ha estado gustando a los analistas que siguen al sector en España. En sus informes a clientes, los expertos avisan de que las medidas no solo son un golpe para los resultados financieros, sino que también merman la visión de seguridad regulatoria que reina en nuestro país. Hay quien duda de la temporalidad de la medida, así como de que el Gobierno no siga lanzando más cambios regulatorios. Sobre los casos concretos de cada empresa, cada casa hace su propio análisis y cálculos del impacto.

"En los últimos meses, hemos mantenido una visión de cautela, ya que vemos que el riesgo regulatorio sigue subiendo", explican por su parte los analistas del banco de inversión Alantra. "Parte de este riesgo ya se ha materializado, pero no creemos que haya terminado todavía y la amenaza continúa sobrevolando y llevará tiempo antes de que se disipe". Por eso, desde la casa de análisis mantienen un rating 'neutral' en Endesa y de 'venta' en Naturgy, manteniendo únicamente la recomendación de 'compra' en Iberdrola por sus esfuerzos de diversificación y por el bajo peso de España en su negocio global.

Foto: Sede de Iberdrola en Valencia. (iStock)

Desde el banco Mirabaud tienen "muchas dudas acerca de [la] legalidad, puesto que podría ir contra el sistema marginalista de fijación de precios en la UE" ¿Litigio judicial a la vista?, se preguntan. "Sin duda, disparará el riesgo regulatorio en el sector", opinan. "Dudamos de la temporalidad y excepcionalidad. El Ministerio destaca que son medidas temporales (salvo algunas) de cara a proteger a los consumidores y mantener la recuperación económica además de “respetar la rentabilidad de las empresas”, defienden. "Sin embargo, el acuerdo Podemos-PSOE del 30 de diciembre de 2019, partidos que conforman el gobierno actual, proponían un nuevo impuesto sobre la hidráulica y la nuclear (windfall profits) que parece tomar forma en esta ley", argumentan desde la entidad.

El mayor impacto del 'clawback', según Mirabaud, es para Endesa e Iberdrola, por, según los analistas, ser las compañías con mayores cuotas de generación hidráulica y nuclear. "Naturgy también estaría afectada y, en menor medida, Acciona Energía y EDP", matizan. "No consideramos que este impacto se materialice en rebajas de estimaciones, puesto entendemos que el mercado no anticipaba unos precios del gas y del pool tan elevados", subrayan también. "En cualquier caso, el riesgo crece y las alarmas crecerán para los inversores".

"Mantenemos una visión de cautela, ya que vemos que el riesgo sigue subiendo"

"La mayoría de medidas eran algo ya esperado, aunque con un impacto peor al previamente estimado, el efecto extraordinario de los 2.600 millones de euros de recuperación prevista hasta marzo de 2022, es difícil de cuantificar en cuanto a la cuenta de resultados y la generación de caja (y por ende en la política de dividendos), ya que no se especifica el periodo de aplicación y que está basado en el precio actual del gas", argumentan desde el banco Renta 4. "La más afectada a nivel proporcional previsiblemente sería Endesa por su mayor peso de España respecto a Iberdrola y Naturgy, y aunque Iberdrola creemos que sería la más afectada a nivel absoluto por su mayor cuota de Mercado en estas tecnologías, su alto grado de diversificación geográfica creemos que diluiría significativamente este efecto, siendo la menos afectada a nivel proporcional".

"El mayor impacto consideramos que es a nivel reputacional para el país y el sector, ya que no se ha terminado de especificar los detalles de aplicación de esta nueva normativa y todo este proceso genera un elevado grado de incertidumbre de cara a los impactos en las compañías", opinan desde la entidad.

También desde el banco Bankinter subrayan un mensaje pesimista. Consideran que las medidas implican "malas noticias, no solo por el impacto negativo directo sobre el valor de las compañías, sino también porque pone de manifiesto la incertidumbre regulatoria a la que está expuesto el sector". "A pesar de que el ámbito del real decreto es solo temporal, supone un cambio regulatorio con efecto negativo en la seguridad jurídica. De los 2.600 millones de euros de impacto directo a las eléctricas por las medidas de ayer, se estima que 1.221 millones de euros corresponderían a Iberdrola, 976 millones a Endesa, 188 millones a Naturgy, 144 millones a Acciona y 71 millones a EDP", calculan por su parte.

Lluvia Endesa Naturgy Factura de la luz