Es noticia
Menú
De asaltar Silicon Valley a caídas históricas: el descenso a los infiernos de las 'tech' chinas
  1. Mercados
Xi Jinping, contra las tecnológicas

De asaltar Silicon Valley a caídas históricas: el descenso a los infiernos de las 'tech' chinas

El resultado: caídas generalizadas en bolsa. El Nasdaq Golden Dragon Index, que recoge las empresas chinas que cotizan en Wall Street, se ha desplomado un 46% desde febrero

Foto: Promoción de JD. (Reuters)
Promoción de JD. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

China va a comerse Silicon Valley. Esa es la conclusión que hace no tanto los analistas y expertos sacaban de la rápida expansión y beneficios de los gigantes tecnológicos del país asiático. Salidas a bolsa históricas, ingresos cada vez más altos y medios para mirar cara a cara a empresas como Amazon, Google, Facebook... Sin embargo, 2021 ha cambiado de forma drástica y tal vez definitiva esta tendencia, y el responsable es Xi Jingping.

Las autoridades chinas se han puesto serias con sus empresas. Han puesto una multa histórica a Alibaba por antimonopolio, que ha superado los 2.300 millones de euros. Han hablado abiertamente de prohibir salidas a bolsa fuera de China (afirmando que preparan una legislación al respecto). También han avisado de los peligros del videojuego calificándolo de “opio espiritual” y han avisado de restricciones legales al tiempo de juego, además de medidas para limitar su actividad. En resumen, China ha tenido un verano movido en restricciones y pulsos con las mayores empresas del país.

El resultado, de momento, son caídas generalizadas en bolsa. Así, el Nasdaq Golden Dragon Index, que recoge las empresas chinas que cotizan en Wall Street, se ha desplomado un 46% desde febrero de este año y casi un 30% de mayo a finales de agosto. Por su parte, el MSCI China Tech 100 Index, que recoge las principales tecnológicas del país, ha perdido un 19% de su valor este verano y un 38% desde sus máximos en febrero. Todo esto mientras que el Nasdaq, índice tecnológico de EEUU, reporta una revalorización del 45% este año.

El gran protagonista de esta caída ha sido Alibaba, el gigante del 'e-commerce' que quiere tumbar a Amazon y se encuentra con que lleva perdido más de un 31% este año y un 30% desde máximos de julio. Además, está atrapado en una espiral de volatilidad complicada de asumir para una empresa que supera los tres billones de dólares de capitalización. Esta volatilidad se ha traducido en un descenso del 12% en su peor semana de este mes y otro 11% en una sola semana, también en agosto.

Aunque una noticia que asusta a los que apuestan a largo por Alibaba es la actividad de los inversores institucionales, que ya han vendido el 8,1% de las acciones totales de la compañía. Estos inversores quieren deshacerse como sea de sus posiciones en una empresa que puede no haber tenido su último choque con Xi Jingping.

Tencent, compañía detrás de buena parte del capital de videojuegos como 'League of Legend' y 'Fortnite', ha vivido una experiencia similar. Un 20% de caída en lo que va de año con un descenso del 18% en lo que va de verano y destacando que llegó a caer más de un 18% en solo una semana, tras la cual ha podido rebotar ligeramente.

Ramiz Chelat, gestor de Quality Growth en Vontobel AM, explica: “Hemos visto una tendencia a que el riesgo de regulación salga a la superficie con más frecuencia, no solo en la tecnología sino en otros sectores como la educación y la sanidad en China”. Por ello, pide que “los inversores tengan eso en cuenta tanto en lo que respecta a las empresas en las que invierten como a la hora de dimensionar las posiciones”.

Además, Chelat añade que veremos muchos retornos de empresas chinas al parqué de Hong Kong, un proceso que puede hacer daño a corto plazo a las acciones que ahora cotizan en Wall Street, que son, prácticamente, todas las importantes (Alibaba, Tencent…). “Pekín no quiere que las OPV [ofertas públicas de venta] chinas coticen en EEUU. Por lo tanto, creemos que todas las salidas a bolsa que estaban planeando dirigirse a EEUU tendrán que reconsiderar su estrategia”.

Foto: La bandera de China en Pekín. (Reuters)

Tom Wilson, responsable de renta variable de mercados emergentes de Schroders, defiende qué, además del afán regulatorio, esto es una reivindicación del Partido Comunista chino “en un afán por reforzar su legitimidad y un nuevo enfoque en lo que se denomina ‘prosperidad común”.

Wilson destaca que, debido a esto, viene un tiempo de gran incertidumbre para quien quiera invertir en este sector. “La incertidumbre regulatoria podría repercutir en la rentabilidad de las empresas” y este duelo podría traer “un impacto en la economía y el sector privado de un cambio de política”. Todo esto, a pesar de que “China sigue siendo un mercado muy grande con altos niveles de innovación”.

El dragón volverá a resurgir

A pesar de las malas noticias, hay muchos analistas que defienden estas fuertes correcciones como un alto en el camino hacia el éxito de estas compañías. Y, por ello, creen que el potencial de estos valores no cambia por estas regulaciones. Así lo entiende Nina Petrini, responsable de ETF y gestión pasiva para Iberia, UBS AM, que afirma que “China ha apostado por las industrias de alta tecnología como prioridad estratégica de crecimiento, posicionándose como uno de los líderes del futuro en materia de innovación”. Por lo tanto, cree que esa apuesta no se ha acabado sino que simplemente están haciendo ajustes en lo que ya es el 30% de su economía.

En Generali Investments, también explican que esto solo son “nubes de regulación”, pero que “las valoraciones siguen siendo cada vez más atractivas”. El motivo por el que defienden esto es que “siguen cotizando a niveles inferiores de lo que hacen las empresas de EEUU” y, por lo tanto, representan una mayor oportunidad de revalorización. En ese sentido, creen que la represión de sus empresas acabará, pero que mientras dure llevará correcciones a corto, pero que “mejorarán las valoraciones a largo plazo”.

China va a comerse Silicon Valley. Esa es la conclusión que hace no tanto los analistas y expertos sacaban de la rápida expansión y beneficios de los gigantes tecnológicos del país asiático. Salidas a bolsa históricas, ingresos cada vez más altos y medios para mirar cara a cara a empresas como Amazon, Google, Facebook... Sin embargo, 2021 ha cambiado de forma drástica y tal vez definitiva esta tendencia, y el responsable es Xi Jingping.

Silicon Valley Alibaba Nasdaq Tencent
El redactor recomienda