¿Fin del monopolio? Las elecciones pueden traer una nueva regulación para las Big Tech
  1. Mercados
Covid-19

¿Fin del monopolio? Las elecciones pueden traer una nueva regulación para las Big Tech

Apple, Amazon, Microsoft, Facebook y Alphabet (Google) cuentan con un peso del 25% dentro del índice estadounidense

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

Las tecnológicas avanzan imparables en EEUU. Tanto es así que las cinco acciones más grandes dentro del índice S&P500 pertenecen a este sector, algo que no ocurría desde finales de los años 60. Apple, Amazon, Microsoft, Facebook y Alphabet (Google) cuentan con un peso de nada más y nada menos que el 25% dentro del índice estadounidense, situándose en niveles récord.

Pero la presencia de las tecnológicas en las primeras posiciones del S&P500 podría verse peligrar en los próximos meses tras las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre. Los dos candidatos a la Casa Blanca, aunque con enfoques muy diferentes, llevan entre sus propuestas regular a las grandes empresas del sector tecnológico. Compañías como Google o Facebook ya empiezan a sentir la presión en ambos lados del debate electoral. ¿Pero cuál es la implicación real de estas decisiones para las Big Tech? ¿Significaría el fin de su monopolio?

Los candidatos frente a Silicon Valley

Tanto Donal Trump como el demócrata Joe Biden tienen ideas sobre su manera de abordar la actividad de las tecnológicas, aunque con enfoques muy distintos. Aunque el actual presidente de EEUU no cuenta con políticas significativas en materia de tecnología, lo cierto es que Twitter está en su punto de mira, ya que Trump considera que la red social presenta cierto sesgo ideológico al silenciar parte de su discurso en redes. Para ello, pretende cambiar la ley que exime a las redes sociales de la responsabilidad legal por el material publicado (sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones).

Mientras tanto, el candidato demócrata busca un mayor avance hacia una regulación del sector de la tecnología. Sus ideas incluirían una mayor firmeza en materia de competencia, la aplicación de leyes antimonopolio dando un mayor apoyo a las pymes del sector, ciberseguridad o eliminación de la sección 230. Esta última contaría con un enfoque totalmente diferente al del líder republicano, ya que lo que busca es luchar contra la discriminación o desinformación en redes sociales. Además, plantea subir los impuestos a las empresas desde el 21% hasta el 28%.

Todo ello hace que los inversores y ciudadanos cuenten con sentimientos enfrentados en función del candidato que llegue a la Casa Blanca. Según la encuesta realizada en el Global Strategist Outlook de Natixis 2020, la mayoría de los participantes (75% de los encuestados) cree que si Biden sale elegido, la situación será más favorable para el comercio global y el riesgo geopolítico (75%). Sin embargo, y pese a mostrar confianza en la victoria de Biden, más de la mitad (58%) cree que la reelección de Trump sería más beneficiosa para la renta variable, dadas las perspectivas que apuntan a una reducción de los impuestos societarios y su percepción proempresarial.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?:

¿Y qué pasará con las bolsas?

Sin embargo, las bolsas a lo largo de los años han venido demostrando que una alternativa u otra puede resultar tanto beneficiosa como perjudicial. “Históricamente, ningún partido político ha sido exclusivamente bueno o malo para los mercados de manera que cabe preguntarse por qué los inversores ven a los presidentes demócratas como una causa para ser bajistas”, apunta Sean Markowicz, CFA y responsable de Estrategia, Estudios y Análisis de Schroders. Según Markowicz, una de las razones es que estos tienden a promulgar políticas más hostiles con los negocios que pueden pesar sobre la rentabilidad de las empresas. Pero, tal y como explica, aunque esta es una expectativa razonable, “la realidad es mucho más complicada”. Y es que desde la gestora británica consideran que, a medio plazo, tanto con una victoria republicana como demócrata, pueden surgir “problemas específicos en un sector u otro que podrían pesar sobre las valoraciones de las acciones de las empresas del sector sanitario y tecnológico de EE.UU”, por lo que los inversores “deben mantenerse en guardia si están demasiado expuestos a esas áreas”.

De lo que no cabe duda es que los inversores lo que buscan es que el Congreso y la Casa Blanca estén en sintonía. “Es evidente que los demócratas quieren retirar los recortes de los impuestos de Donald Trump y aumentar la regulación para sectores como la energía, el sector sanitario y la tecnología, pero también tienen la firme determinación de llevar a cabo un paquete de estímulos”, apunta Benjamin Melman, CIO de Edmond de Rothschild AM.

Los riesgos para el sector tecnológico

Sea como sea, de lo que los mercados no dudan es de que el resultado de las elecciones podría afectar en buena parte a las grandes tecnológicas. Según los expertos de Morgan Stanley, si se produce lo que se conoce como “Blue Wave” (ola azul) con la que los demócratas se hacen con la presidencia, con el senado y la cámara de los representantes, la regulación afectaría, entre otros sectores, al tecnológico, aunque beneficiaría a otros como el transporte, el gas natural o los bancos de gran capitalización y los sectores de financiación al consumo.

No obstante, pese a todo, algunos expertos llaman a la calma, especialmente mientras se desarrollan las elecciones, aunque invitan a estar alerta. “Es inteligente vigilar qué sectores tienen más probabilidades de verse afectados por las elecciones presidenciales, como la atención médica o la tecnología. Pero no hay necesidad de entrar en pánico por la volatilidad del mercado durante la temporada electoral”, explican desde US Bank.

En la misma línea se muestra Markowicz, de Schroders, quien apunta que los inversores “deben mantenerse en guardia si se adoptan medidas regulatorias decisivas contra los gigantes tecnológicos”. No obstante, el responsable de estrategia de la gestora brinda mayor importancia a este asunto, ya que estas empresas se han vuelto cada vez más influyentes dentro del mercado estadounidense a través de “la concentración del índice, la rentabilidad de las acciones, la generación de beneficios y el dinero gastado presionando vía lobbies”. Por ello, se muestra claro ante los posibles riesgos. “Como mínimo, los inversores deberían ser conscientes del riesgo que conlleva para sus carteras exponerse a estas situaciones de monopolio, y valorar si se sienten cómodos corriendo ese riesgo y si están siendo recompensados por asumirlo”, apunta.

Joe Biden Tecnología Social Democracia Schroders
El redactor recomienda