CAE UN 49% EN DOS DÍAS

¿Gowex a la inglesa?: Burford se desploma tras ser acusada de fraude por un corto

El bajista Muddy Waters, que tiene posiciones en corto en la firma, ha publicado un informe en el que detalla por qué estima que Burford está engañando a los inversores con fraude contable

Foto: Londres (Reuters)
Londres (Reuters)

Una caída del 49% en dos días. Este es el descalabro bursátil en el que se encuentra sumida la firma de financiación de litigios cotizada en Londres, Burford, después de que el fondo de inversión en corto, Muddy Waters Research, la haya acusado de fraude contable en un informe en el que detalla las supuestas formas en las que la empresa maquilla sus cuentas para engañar al mercado.

El fondo de cobertura de EEUU, liderado por Carson Block, argumenta "que estamos en corto en Burford porque es un mal negocio disfrazado de uno bueno". Según explica en un informe publicado en su web, Muddy ha identificado siete técnicas a través de las cuales la firma "manipula sus métricas para crear lo que creemos que es una idea atrozmente engañosa de los retornos de sus inversiones".

Entre estas se encuentran "categorizar una pérdida como ganancia", "retrasar la anotación de la pérdida de un juicio dos año" o "incluir las inversiones de Burford heredadas por las adquisiciones como una tasa interna de retorno". Y es que desde Muddy alegan que los ingresos de la empresa llevan dependiendo de apenas cuatro casos legales, ya que solo estos cuatro han generado aproximadamente dos tercios de todos los ingresos registrados desde 2012.

Por otro lado, Muddy considera que Burford anda corta de capital y que "podría ser considerada como insolvente". En este contexto, el fondo acusa de ser "poco éticos" al equipo directivo de Burford así como a sus principales accionistas: Mark Barnett, de Invesco (un 14% de la empresa), y Neil Woodford, de Woodford (el fondo que recientemente estuvo en el foco de la atención por los problemas de iliquidez, que tiene un 9% de la compañía).

El caso de Burford recuerda a los comienzos del escándalo bursátil de Gowex, compañía española que en 2014 fue acusada por el fondo de cobertura Gotham City Research de fraude contable, llevando a la compañía a caer un 72% en dos sesiones y a posteriormente ser sometida a una serie de investigaciones y procesos judiciales que, finalmente, terminaron en un concurso voluntario de acreedores.

[De cero a cien y de cien a cero: los cuatro años de vértigo para Gowex en bolsa]

Sin embargo, a diferencia del caso de Gowex, de momento los hechos del caso de Buford se limitan al informe de Muddy y la posterior respuesta de la firma legal. "El informe de Muddy Waters es falso y engañoso", considera la compañía, defendiendo que la alegación de que Burford es "insolvente no tiene base" y que su "contabilidad y publicación financiera es transparente, apropiada y que ha sido consistente durante años". Para probar su 'inocencia', Burford argumenta el caso con ejemplos específicos de su trayectoria y contabilidad además de reforzar que sus cuentas llevan auditadas desde 2010 por Ernst & Young.

"Ataques en corto como estos suponen una amenaza fundamental al comportamiento correcto del mercado y al valor intrínseco de la inversión a largo plazo en empresas como Burford, que están revolucionando sectores", argumenta la empresa en el comunicado. "Burford está bien preparada para investigar y perseguir a los manipuladores del mercado, y como servidores del capital de los inversores, estamos explorando la posibilidad de hacerlo".

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios