El mayor grupo químico del mundo

BASF se hunde a mínimos de 2012 "por la guerra comercial entre EEUU y China"

El gigante alemán ha rebajado sus previsiones de ingresos y beneficios por la caída en los márgenes y un volumen de negocio "considerablemente más débil de los esperado"

Foto: Entrada de una de las plantas de producción de BASF, al norte de Suiza. (Reuters)
Entrada de una de las plantas de producción de BASF, al norte de Suiza. (Reuters)

La guerra comercial entre Estados Unidos y China sigue provocando daños colaterales. La alemana BASF, el mayor grupo químico del mundo, se hunde más de un 5,5% en bolsa por culpa de la rebaja en sus previsiones de ingresos a causa de la tensión entre las dos grandes potencias económicas. Actualmente cotiza en sus niveles más bajos desde mitad del año 2012.

La compañía ha explicado en un comunicado que sus beneficios no aumentarán en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, como preveían, si no que se hundirán más allá del 30% respecto al mismo periodo del año pasado debido a un volumen de negocio "considerablemente más débil de lo esperado".

De esta forma, el grupo con sede en Mannheim ha reconocido que sus beneficios caeran un 47% respecto al mismo periodo de 2018 y a la estimación del mercado, que había situado esta cifra en el entorno de los 1.600 millones de euros y finalmente estará más cerca de los 1.000.

BASF culpa a "los bajos ingresos en la venta de materiales, de químicos y de soluciones agrículas" y señala que su facturación estará levemente por encima de los 15.000 millones de euros y no a las puertas de los 16.000 millones, como habían pronosticado sus expertos.

"Hasta la fecha, la guerra comercial entre Estados Unidos y china no ha parado. De hecho, la reunión del G20 en Osaka celebrada a finales de junio ha dejado patente que la tregua es poco probable antes de que acabe el año 2019", recoge la nota publicada por la compañía.

La compañía apunta a las "malas condiciones climáticas" en Estados Unidos y al "débil desarrollo de las ventas en el sector agrícola" como motivos

Según ha explicado el gigante alemán, sus cuentas también se han visto gravamente afectadas por las "complicadas condiciones climáticas" en Estados Unidos y el "débil desarrollo del sector agrícula en norteamerica". Así, apuntan a la caída en los precios de los isocianatos, un compuesto orgánico muy importante a la hora de fabricar productos plásticos de poliuretano.

Castigo bursátil

El 'profit warning' es un figura que suele ir acompañada por fuertes caídas en bolsa, y el caso de BASF no iba a ser diferente. La empresa dirigida por Martin Brudermüller se hundía más allá del 5% con sus títulos a punto de perder los 59 euros. Es su nivel más bajo desde el comienzo de julio del año 2012.

La compañía, que tiene una capitalización bursátil de casi 54.500 millones, ha borrado la mitad de su valor desde el comienzo del año 2018, cuando sus títulos se cambiaban por 94,3 euros y su valor rozaba los 90.000 millones.

Ese fuerte descenso no se puede atribuir únicamente a la guerra comercial entre las dos mayores potencias económicas. Los problemas de BASF llevan tiempo haciéndose notar, con un fuerte plan de recorte de gastos que ha dejado en apenas 39.000 empleados una plantilla que hace ocho años superaba los 110.000. Por si fuera poco, el mes pasado BASF anunció un nuevo plan de ajuste laboral que contempla el despido de otras 6.000 personas antes del año 2021.

Los ingresos del primer trimestre de su ejercicio fiscal 2019 tampoco fueron para tirar cohetes, ya que los 16.200 millones de euros facturados se quedaron por debajo de los 16.600 millones de un año antes.

BASF, que cotiza en la bolsa de Frankfurt, tampoco ha recibido ayuda del mercado. Gigantes de Wall Street como JP Morgan han rebajado su nota a neutral, mientras que Jefferies rebajaba su precio objetivo de 69 a 62 euros. Citi también ha avisado de que puede empeorar su calificación del valor, a la vez que Morgan Stanley avisaba de que "el descenso en la previsión de ingresos es mayor del esperado".

En cualquier caso, ninguno de los analistas que cubren a BASF recomienda vender, con el 38% animando a los inversores a adquirir el valor y el resto optando por mantenerlo. El precio objetivo medio de todos ellos está levemente por encima de los 72 euros, por lo que no todo está perdido para el gigante alemán.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios