pierde un 2,5%

Indra se tiñe de rojo ante el recorte de Morgan Stanley

La firma de inversión ha rebajado su recomendación desde 'a precio de mercado' a 'subponderar', metiendo tijera al precio objetivo desde los 12 euros hasta los 9 euros

Foto: La sede de Indra en Alcobendas (Madrid).
La sede de Indra en Alcobendas (Madrid).

La tecnológica se sitúa entre las empresas que más pierden del Ibex 35 el lunes con una caída del 2,5%, después de que Morgan Stanley haya rebajado su recomendación y precio objetivo en uno de los peores años en bolsa para Indra desde 2014.

La firma de inversión ha rebajado su recomendación desde 'a precio de mercado' a 'subponderar', metiendo tijera al precio objetivo desde los 12 euros por acción hasta los 9 euros —un incremento potencial del 2,7% respecto al cierre previo—.

Según el consenso de Bloomberg, el precio objetivo medio de los analistas se sitúa en los 11,2 euros por acción, habiéndose reducido este dato en casi un 3% en los últimos momentos, acompañando las caídas del 25% que ya acumula la empresa en bolsa en lo que va de año (en un contexto en el que la renta variable en general rinde a duras penas).

Los mercados celebraron sin embargo los últimos resultados de la empresa. Pese a que Indra presentó en el tercer trimestre un descenso interanual del 35% del beneficio, las bolsas aplaudieron la mejora en rentabilidad y el aumento de los ingresos, por lo que el valor cerró entonces con un alza del 5,4%.

No obstante, la empresa es especialmente sensible a los recortes de analistas —prueba de ello es que justo este lunes Morgan Stanley también ha reducido precio objetivo en la tecnológica Amadeus y, sin embargo, esta 'solo' cae un 1,16%. En verano, Goldman Sachs también metió tijera a Indra ante sus reducidos márgenes y una mayor integración operativa como asignatura pendiente.

"Es una compañía compleja, con varias líneas de negocio bastante diferenciadas entre ellas, para las que trata de aportar soluciones tecnológicas", explica Felipez López, analista de Self Bank. Según explica López, a diferencia de las eléctricas o las empresas del consumo, la visibilidad de los ingresos de Indra es muy reducida, y depende en gran medida de los contratos a corto y medio plazo que logre.

"Uno de los motivos que más le ha penalizado en los últimos años es la rapidez con la que varían los márgenes de la empresa. Al contar con un elevado volumen de costes fijos, la empresa depende en gran medida de la capacidad para firmar contratos", matiza el analista. "En los últimos años ha visto incrementada la competencia por el empuje de firmas internacionales como Capgemini o Accenture"

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios