EXPLICA SU PÉRDIDA CONSTANTE DE NEGOCIO

La CNMV carga contra BME: le acusa de ser la bolsa más cara de Europa

La CNMV ha arremetido contra Bolsas y Mercados Españoles, al que acusa de tener los precios más altos de las bolsas europeas, lo que le hace poco competitivo

Foto: El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. (EFE)
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. (EFE)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores, el supervisor, nunca ha tenido una relación demasiado buena con el operador de la bolsa española, BME (Bolsas y Mercados Españoles). Han tenido numerosos desencuentros en el pasado, en los que se acusaban mutuamente de los fallos de los mercados o de no poder ir más allá en su tarea por las limitaciones que le imponía el otro. Pero nunca se había visto un ataque como el del último boletín de la CNMV, en el que esta arremete contra el 'holding' de mercados por sus elevados precios.

Estas críticas aparecen en un artículo titulado 'Contratación de valores españoles de renta variable en otras plataformas europeas', firmado por Cecilio Gil de Blas, Jesús González Redondo y Elías López Blanco, miembros de los departamentos de relaciones institucionales y de estudios de la CNMV. Estos funcionarios del supervisor afirman: "Las tarifas de BME resultan superiores a las de sus principales competidores. Así, mientras que las de BME oscilan entre 0,3 y 2,4 puntos básicos, las de Chi-X lo hacen entre -0,24 y 0,30, las de BATS, entre 0,0 y 0,30 y las de Turquoise, entre -0,26 y 0,30". Chi-X y Turquoise son plataformas independientes de negociación donde se pueden comprar y vender valores de toda Europa, incluidos los españoles.

El presidente de BME, Antonio Zoido. (EFE)
El presidente de BME, Antonio Zoido. (EFE)

Y añaden que "asimismo, están por encima de las tarifas de la bolsa de Londres (entre 0,20 y 0,45), la bolsa alemana (0,36-0,414) y Euronext (0,45-0,95). En el caso de BME, hay que incluir un componente fijo, que incrementa notablemente la tarifa". En el resto del mercado, solo se cobra un porcentaje sobre el volumen de cada transacción.

Y no se trata solo de que sea más caro, sino de que su estructura tarifaria es peor, a juicio del supervisor: "El modelo de tarifas de BME presenta, en comparación con sus competidores, algunos inconvenientes, que han sido objeto de crítica por parte de la industria financiera". Ese fijo que cobra la bolsa española es especialmente criticado por la CNMV: "El componente fijo de la estructura de tarifas, que no existe en otros mercados, encarece notablemente el coste total de las órdenes ejecutadas, sobre todo en el caso de los clientes minoristas".

Imposible saber el coste de antemano

Además, "el modelo es poco predecible: solo es posible conocer con certeza las comisiones cobradas una vez que la orden introducida en el sistema se ha ejecutado y se conoce el desglose de las ejecuciones a las que ha dado lugar. Esta falta de predictibilidad dificulta a los brókeres negociar con sus clientes unas comisiones que les permitan mantener un margen estable. Además, repercute en el cumplimiento del principio de mejor ejecución, debido a que las empresas de servicios de inversión han de tener en cuenta para comparar la contraprestación total (precio del instrumento financiero y costes en los que se incurre)".

Exterior del Palacio de la Bolsa de Madrid, sede de BME. (EFE)
Exterior del Palacio de la Bolsa de Madrid, sede de BME. (EFE)

Traducido al román paladino, eso significa que, además de tener unos precios más caros que sus competidores, BME no permite saber de antemano cuánto va a costar cada operación, lo cual impide que los intermediarios negocien unas tarifas con sus clientes y les expulsa hacia otras plataformas donde se pueden contratar las acciones españolas sin estos problemas.

BME contra la MiFID II

Pero lo más grave es que la CNMV acusa a BME de dificultar que las empresas de inversión ofrezcan a sus clientes la "mejor ejecución" que les va a exigir la nueva directiva europea de mercados, MiFID II. Esta obligación se traduce en que deben comparar en tiempo real los precios y condiciones (tamaño, diferencial entre compra y venta, etc.) de cada operación entre al menos tres operadores, para canalizar la orden a través del mejor de ellos.

Hasta ahora, BME se había beneficiado de que tenía un sistema de liquidación de las operaciones propio y no homologable con el resto de Europa, homologación que ya se ha producido. Eso le ha permitido conservar todavía un porcentaje mayor de la negociación de acciones nacionales que las otras grandes bolsas del continente: el 40,5% frente al 38,1% de Londres, el 35,6% de París o el 21% de Fráncfort, según el citado artículo.

Pero ya en 2016 el volumen de negocio de BME cayó el 32,5% por esta presión competitiva, y si el 'holding' que preside Antonio Zoido quiere frenar esta sangría, no tendrá más remedio que rebajar sus tarifas, para alegría de los pequeños inversores españoles.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios