ya vale más que General Motors y Ford

Tesla sigue alimentando su mito en bolsa mientras aumentan los temores por burbuja

La compañía no para de subir en bolsa gracias a las expectativas de futuro que genera la empresa liderada por Elon Musk. Sin embargo, cada vez hay más voces críticas que esperan una correción

Foto: Un concesionario de Tesla en Londres. (Reuters)
Un concesionario de Tesla en Londres. (Reuters)

A Tesla cada vez le cuesta más justificar su alta valoración en bolsa. A medida que los títulos del fabricante de coches de gama alta 100% eléctricos avanza en el mercado, las voces de alarma sobre la posibilidad de corrección resuenan con más fuerza. La compañía se sustenta completamente en las expectativas de negocio a futuro, explican los analistas. Los más de 300 dólares que valen sus acciones están descontando ingresos y beneficios futuros.

TESLA MOTORS

288,95$-12,71$-4,21 %
  • VOL. DIARIO (Tit.)8.350.469
  • APERTURA301,66$
  • MÁXIMO288,00$
  • MÍNIMO298,19$
  • ÚLTIMA SESIÓN04/09/2018

Por el momento, los resultados trimestrales dan la espalda a la compañía: Tesla no es rentable. La compañía dio pérdidas de casi 800 millones en 2015 y otros 725 en 2016. Detrás de estos guarismos está un afán constante de crecimiento de la empresa a base de deuda, que, sin embargo, respalda el mercado. Recientemente, la capitalización bursátil de la compañía estadounidense ha superado a gigantes de la fabricación de automóviles como General Motors o Ford.

Evolución de la cotización de Tesla. (Bloomberg)
Evolución de la cotización de Tesla. (Bloomberg)

Desde el punto de vista fundamental del negocio, Tesla no soporta la comparación con las dos anteriores. En ingresos, General Motors vendió 10 millones de automóviles en 2016 por los 6,7 millones de Ford. Ante ellos, Tesla vendió 76.230 vehículos, menos de los 80.000 que pronosticaba. El ROE (rentabilidad sobre el capital invertido) es del -22,9%. Frente a este número rojo, el ROE de General Motors es del 22% y el de Ford es del 6,7%. Para el PER (precio de la acción sobre beneficio), General Motors está en un atractivo 5,3 por el 17 de Ford. Esta magnitud, una de las más utilizadas para valorar empresas, no sirve en el caso de Tesla, dado que sus beneficios son negativos. En suma, se trata de una promesa de futuro frente a dos realidades.

Elon Musk, fundador de Tesla.
Elon Musk, fundador de Tesla.

Así, la alta valoración de Tesla se sustenta, sobre todo, en la capacidad dialéctica y retórica de su fundador y consejero delegado, Elon Musk. Este emprendedor es considerado por medios y analistas más como un gurú que como un hombre de negocios. Ha hecho incursiones no solo en el campo del automóvil sino que está metido en cuestiones disruptivas para energía renovables (la famosa batería de Tesla) y otros proyectos como el 'hyperloop' (tubos de alta velocidad para pasajeros) o los sistemas de transporte espaciales en otra de sus firmas (SpaceX).

General Motors vendió 10 millones de coches en 2016 por los 6,7 millones de Ford. Tesla vendió 76.230, menos de los 80.000 que pronosticaba

Entre la comunidad inversora, Musk ha conseguido que Tesla sea percibida como otras grandes compañías tecnológicas de primer nivel mundial. Algunos comparan ahora la compañía con Amazon, de la que se decía que iría a la quiebra y hoy es un gigante a nivel mundial. Otros ven en Elon Musk un nuevo Steve Jobs, capaz de revolucionar el sector y de paso hacer muy rentable su negocio. Para Sergio Puente, analista de XTB, hay una diferencia de base insalvable, y es que "no es lo mismo vender móviles que coches". Para este analista, que reconoce que ambos fueron capaces de vender ilusión para llevar a lo más alto a sus empresas, una gran parte del éxito futuro que pueda tener Tesla está en la capacidad de construir a gran escala para poder rentabilizar la compañía.

Precisamente en este punto es donde se encuentra el talón de Aquiles del fabricante de automóviles. El analista de Bankinter Javier Hombría ya puso el acento en dicha cuestión antes del verano. "Las valoraciones de la compañía están descontando que Tesla podrá mantener una posición privilegiada dentro del mercado durante mucho tiempo", sostiene. Y esto es algo que cada vez genera más dudas. Los grandes fabricantes de automóviles tradicionales están cada vez más metidos en el negocio de los coches 100% eléctricos con niveles de apalancamiento infinitamente menor, una red internacional mucho más desarrollada y una plantilla de trabajadores infinitamente más amplia. Para colmo, ya hay exempleados de Tesla trabajando en otros proyectos para hacerle la competencia.

Ante la falta de resultados tangibles, Elon Musk va incrementando sus promesas, que amplían la dimensión del reto pero, por otro lado, obligan a un mayor consumo de capital. Recientemente, se tachó a la compañía de quemadora de billetes. Puente, de XTB, advierte de las constantes ampliaciones de capital realizadas por la empresa, así como emisiones de bonos convertibles y otros instrumentos con el objetivo de levantar capital para seguir con el proyecto. El Model 3 fue uno de los conejos que Musk se sacó de la chistera tras las pérdidas dadas en 2015. Recientemente, se ha anunciado su intención de entrar en el negocio de los vehículos industriales 100% eléctricos.

Con todo, los inversores siguen confiando en Tesla, como demuestran los más de 300 dólares que valen sus acciones. Habrá que ver ahora hasta cuándo será capaz de mantener la paciencia el accionista a la espera de que algún día se produzcan los resultados. Por el momento, el precio objetivo que recoge el consenso de analistas de Bloomberg está unos 30 dólares por debajo de su precio real. Esta discrepancia es la mayor desde que Tesla cotiza.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios