UN 40% LOS DE RENTA VARIABLE MIXTA

Los planes de pensiones han ganado un 30% menos que su índice en los últimos 10 años

La pobre rentabilidad de los planes de pensiones en España se plasma en cifras: como media, han ganado casi un 30% menos que su índice de referencia en los últimos 10 años

Foto: Panel informativo de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Panel informativo de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Además de su maltrato fiscal, de su iliquidez y de la falta de conciencia entre la población de la necesidad de ahorrar para la jubilación, la escasa penetración de los planes de pensiones en España tiene otra causa muy importante: su pobre rentabilidad. Según un estudio de Indexa Capital y la Universidad del País Vasco, la media de los planes ha obtenido una rentabilidad un 28% inferior a su índice de referencia en los últimos 10 años (hasta el cierre de 2015), cifra que alcanza el 40% en categorías como la renta variable mixta. Esto responde básicamente a las comisiones y costes ocultos que cobran las entidades, pero también a la incapacidad de los sectores para batir a sus 'benchmarks'.

Como se puede ver en el gráfico adjunto, todas las categorías se quedan por debajo de sus índices de referencia: bursátiles para los de renta variable, de bonos para los de renta fija y una mezcla de ambos para los mixtos. Esta diferencia se expresa en rentabilidad anual; si se multiplica por 10, obtenemos lo que han dejado de ganar los partícipes de los planes de cada categoría en los últimos 10 años. Lo que han sufrido el mayor desastre son los partícipes de planes de renta variable mixta, donde la diferencia alcanza el 40%. Esta categoría ha sido muy popular porque los bancos la venden como "la forma de asumir riesgo pero con un colchón", y por eso es la tercera por patrimonio por detrás de garantizados y renta fija mixta.

La principal razón de este mal comportamiento reside en las grandes comisiones que cobran las entidades financieras y aseguradoras por un producto que, además, les permite captar un ahorro cautivo durante muchos años. Estas comisiones están limitadas por el Gobierno (hubo grandes protestas del sector cuando puso este tope) al 1,75% anual. Es decir, al cabo de 10 años, el banco se queda con el 17,5% del dinero del ahorrador, haya o no haya obtenido rentabilidad en ese período. Evidentemente, unas comisiones tan altas reducen mucho el rendimiento obtenido por las inversiones de estos productos.

Los costes ocultos

Pero, además, están los costes ocultos. Las comisiones, en teoría, pagan la labor del gestor del plan y del despositario, aunque la realidad es que principalmente pagan a las oficinas y a sus empleados por comercializar el producto. Pero, además, hay una serie de costes que merman el patrimonio del plan (es decir, el dinero del ahorrador) sin que éste lo sepa: los corretajes de comprar y vender acciones o bonos, la compra de fondos de inversión para la cartera... Los primeros, por supuestos, van al broker de la entidad, y los fondos son también de su propia gestora, con lo que generan comisiones para estas unidades, que paga el partícipe sin saberlo.

Es más, es muy habitual que, cuando el broker o la gestora van flojos un año, "se dé una vuelta" a los planes de pensiones, es decir, que se muevan sus carteras con la compra y venta de distintos activos y fondos que dejen comisiones a esas áreas. Eso, cuando no se utilizan como "escombrera" de los gestores, algo que hacen algunas firmas: las buenas operaciones se apuntan a los fondos de inversión, donde los partícipes se pueden marchar a toda velocidad si la rentabilidad es mala, y las que generan pérdidas van a las carteras de los planes de pensiones donde la gente está más atada (aunque pueden pedir el traspaso a otra entidad) y donde se el impacto se diluye en el largo plazo al que se supone que están enfocados estos productos.

La poca calidad de la gestión

No sólo se trata de las comisiones y gastos que soportan los ahorradores que invierten en planes de pensiones. Su escasa rentabilidad también deriva de la mala calidad de la gestión de los mismos. Según el estudio de Indexa, sólo un 14,3% de los planes de pensiones baten a su índice. La categoría donde es más fácil encontrar un producto que lo haga mejor que el mercado es renta fija a corto plazo (aquí no hay muchos secretos), donde el 26,4% de los gestores baten a sus índices. Y la que menos es renta fija mixta, donde sólo un 1,9% del total (siete planes) superan al mercado. Algo muy llamativo al tratarse de la categoría con más patrimonio, 18.995 millones al cierre de 2015.

Este informe encuentra que las categorías donde hay más diferencia entre la rentabilidad de los planes y la de sus 'benchmarks' es renta variable o renta variable mixta, donde el gestor tiene un papel más activo; donde es menor es en garantizados y renta fija a corto plazo, donde dicho papel es muy reducido. Eso le lleva a concluir que hay un "alfa negativo", es decir, una rentabilidad negativa no correlacionada con las caídas del mercado, que tiene que derivar de malas decisiones de inversión de los gestores. Hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, los planes de pensiones se encargan a los gestores con menos experiencia de las firmas, mientras que los más experimentados se encargan de los fondos de inversión.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios