Seguirá estudiando alternativas estratégicas

Telefónica cancela la OPV de Telxius por no considerar adecuadas las ofertas de compra

Telefónica puso una horquilla en el folleto de entre 12 y 15 euros, sin embargo, las ofertas llegadas no han satisfecho a la compañía, que decide desistir de la oferta

Foto: Alvarez-Pallete, presidente de Telefónica
Alvarez-Pallete, presidente de Telefónica

La salida a bolsa de Telxius se le ha atragantado a Telefónica. La compañía ha descartado las opciones de bajar el precio o recortar la OPV de su filial de infraestructuras de telecomunicaciones, por lo que finalmente ha cancelado la salida a bolsa de la compañía, tal y como destaca un hecho relevante de la compañía. La empresa "ha decidido desistir de la mencionada Oferta, por no considerar adecuada la valoración de la compañía Telxius implícita en las órdenes de compra recibidas"

El problema no es de falta de demanda por parte de los inversores: el libro de órdenes se ha cerrado a las 13 horas de este viernes con una sobredemanda de cerca de 2 veces y media la oferta. El problema es de precio, ya que las órdenes de estos institucionales (la OPV no tiene tramo minorista) sólo están dispuestos a pagar un importe inferior a la banda establecida en el folleto, entre 12 y 15 euros por acción. Con esta acción, la compañía admite que las órdenes de compra no llegan ni a los 12 euros.

Las ofertas realizadas se suponen realmente bajas: fuentes consultadas consideraban esta mañana la cancelación un "ridículo espantoso" salvo catástrofe

Las ofertas realizadas se suponen realmente bajas porque, tal y como destacaban fuentes conocedoras de la operación esta mañana, "sería un ridículo espantoso" suspender la operación, salvo catástrofe. Es decir, Telefónica estaba dispuesta a aceptar un precio de entre 11 y 11,5 euros para salvar la OPV, pero ni aun así lo ha conseguido. No obstante, bajar demasiado el precio para realizar la colocación a toda costa también habría lanzado un mensaje negativo, ya que el presidente de la operadora, José María Álvarez-Pallete, aseguró que Telxius “no se venderá a cualquier precio porque no hay ninguna necesidad”.

Con esta operación, Telefónica tenía previsto obtener entre 1.000 y 1.500 millones de euros. Sin embargo, la cancelación le obliga a buscar otras opciones. La propia empresa señala que "seguirá analizando alternativas estratégicas en relación a dicho activo".

Según las fuentes consultadas, la compañía ha descartado recortar el tamaño de la salida (el 40% del capital) porque eso reduciría la liquidez del valor en bolsa e implicaría un cambio de las condiciones de venta, por lo que los inversores tendrían derecho a retirar sus órdenes. 

Telefónica se encuentra en una posición de debilidad ante los inversores, que han presionado a la baja dada la necesidad de rebajar la deuda que tiene la compañía

Los bancos directores de la operación son Goldman Sachs, JP Morgan, BBVA y CaixaBank. Estas entidades llevan varios días intentando atraer lo que se conoce como 'anchor', 'inversor ancla', es decir, un inversor que coloque una orden importante y se comprometa a no vender en los primeros días de cotización, para dar cierta estabilidad al valor.

Según distintas fuentes, esta presión que han ejercido los compradores se debe a dos factores: por un lado, a la dificultad de valorar el negocio de cable submarino de Telxius, que supone el 60% de su beneficio (el resto son los repetidores de móvil) pero que tiene mayor riesgo; por otro, la percepción de que Telefónica está forzada a vender activos para reducir su deuda y evitar una rebaja de 'rating' o un recorte del dividendo, lo que la deja en posición de debilidad frente a los inversores.

La cancelación de la OPV de Telxius añade presión a la compañía, que además de que tenía pensado colocar este activo, en su calendario está previsto sacar a bolsa O2, su filial británica cuya venta vetó Bruselas por más de 13.000 millones. La firma necesita vender para 2017, momento en que se las tenga que ver con las agencias de calificación, que esperan que se adelgace una deuda que alcanza los 50.000 millones de euros. 

El periodo de colocación entre inversores institucionales ha durado nueve días tras ser retrasado cinco días y, en principio, el precio definitivo de Telxius se debía fijar este jueves, si bien el folleto permitía retrasarlo. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios