Poca rentabilidad en una cartera sin diversificación

Hucha de las pensiones: éramos pocos y parieron los tipos negativos

2015 fue el primer año en que los gestores del fondo obtuvieron más rendimientos por la venta de activos que por los intereses generados por las inversiones

Foto: La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)

La 'hucha' de las pensiones tiene varios problemas. El más gordo, que se agota, para gran preocupación de los ahorradores. Tras romperla de nuevo este viernes el Gobierno para poder pagar la extra de verano, tan sólo nos queda dinero ahí para un par de años.  El segundo problema también es estructural: va a ser imposible volver a llenarla porque la demografía va en la otra dirección. Pero el tercero tampoco ayuda precisamente... Se trata del mundo de tipos de interés negativos en el que vivimos, la temida represión financiera. 

Ese dinero que tenemos en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social ha venido ofreciendo hasta ahora rentabilidades bastante aceptables, pese a su pobre diversificación. Como la mayoría de su cartera (ahora toda) se invertía sólo en bonos del Tesoro español, se ha beneficiado paradójicamente de los altos tipos de interés que España tuvo que pagar a quienes compraban sus emisiones hace unos años. 

Recordemos que el bono español a 10 años llegó a ofrecer intereses superiores al 7% en lo peor de la crisis y ha estado moviéndose en niveles de entre el 4% y el 6% durante buena parte de los últimos años. Las emisiones que se compraron entonces por el Fondo de Reserva han estado dando hasta ahora unos resultados muy interesantes.

El dinero que tenemos en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social ha venido ofreciendo rentabilidades bastante aceptables, pese a su pobre diversificación

Unas buenas cifras que se obtenían tanto si se mantenían los bonos a vencimiento, ya que se iban cobrando todos los años los cupones y al final el capital, como si se acudía al mercado a vender parte de esa cartera. Esto último, en concreto, se hizo de manera abundante durante el último ejercicio. 

De hecho, según el informe anual del Fondo de Reserva, 2015 fue el primer año en que los gestores del fondo obtuvieron más rendimientos por la venta de activos (2.374 millones de euros) que por los intereses generados por las inversiones (2.030 millones de euros).  Es decir, que se liquidaron bonos por hasta 10.684 millones de euros para aprovechar los altos precios de los bonos o, en palabras del fondo, "las elevadas plusvalías generadas en los activos con vencimiento en el largo plazo".

Con estas ventas, los gestores mataban dos pájaros de un tipo. Por un lado, hacían liquidez "para satisfacer las necesidades de disposición" y por otro acortaban la duración de la cartera ("venta de activos a largo plazo y compra medio plazo"). Es decir, limitaban el riesgo de una fuerte pérdida en el precio de los bonos si se produce una hipotética subida de tipos de interés (si se emiten bonos con tipos más altos, tienes que vender a bajo precio los que pagan menos interés) que afectaría sobre todo a los bonos con mayor duración.

El pozo de la rentabilidad está seco y el propio fondo cada vez más cuarteado... Si nuestra querida 'hucha de las pensiones' no está muerta, al menos lo parece

El problema es, una vez se hace caja o los bonos con altos intereses llegan a vencimiento, cuesta encontrarles nuevo acomodo. ¿Qué hacer con ese dinero? ¿Susto o muerte?

Mantenerlo en caja ya cuesta dinero en este mundo de tipos de interés cero. En su último informe, los gestores del fondo advierten de la "remuneración negativa de la cuenta del Fondo de Reserva en el Banco de España". Es decir, que si el Fondo de Reservas deja su liquidez en la ventanilla del BCE, éste les devuelve menor dinero del que depositan. 

Pero buscarle nuevas emisiones, sin asumir un riesgo excesivo tampoco es fácil, ante el contexto de "rentabilidades mínimas, incluso negativas" que dicen en el fondo, de los bonos donde pueden emitir. En mercado, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 3 años está ya en negativo, el de 5 años tan sólo 'paga' un 0,15% y el de 10 años apenas ofrece un 1,1%.

El pozo de la rentabilidad está seco y el propio fondo cada vez más cuarteado... Si nuestra querida 'hucha de las pensiones' no está muerta, al menos lo parece.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios