FORO ¡EL CONFIDENCIAL'- BANCO SABADELL

“Si las sicavs se extinguen estaremos tirando piedras contra los intereses de España”

Cirus Andreu (Banco Sabadell), Ángel Martínez-Aldama (Inverco), Francisco de la Torre (Ciudadanos) y Guillermo Santos (iCapital) debaten sobre el futuro de las sicavs

En un escenario en el que para obtener rentabilidad ya no sirve sentarse y esperar a recoger los beneficios que te da el depósito contratado y en el que el ahorro se hace imprescindible de cara a la jubilación, la búsqueda de otros vehículos de inversión se hace imprescindible. Sin embargo, al tiempo que crece la entrada de capital en fondos, también lo hace la polémica en torno a otras sociedades de inversión colectiva: las sicavs.

Por ello, Cirus Andreu, director de inversiones, producto y análisis de Banco Sabadell; Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco; Francisco de la Torre, diputado de Ciudadanos; y Guillermo Santos, socio de iCapital, se han reunido alrededor de la mesa de debate en el Foro 'El Confidencial'-Banco Sabadell para diseccionar el presente y futuro de estos vehículos de inversión bajo el título 'Las sicav, ¿en peligro de extinción?'.

Foro El Confidencial-Banco Sabadell
Foro El Confidencial-Banco Sabadell

La premisa de la que partían era clara, ¿“realmente la sicavs son una cuestión esencial o se han convertido en un arma arrojadiza en el ring político” con el alimento para la demagogia que supone el hecho de que grandes fortunas se valgan de estos instrumentos para conducir sus inversiones tributando al 1% y que, en algunos casos, esos nombres propios se escondan detrás de los llamados 'mariachis', esto es inversores que sólo aportan su nombre a la sociedadnbsp;

En este sentido, los cuatro protagonistas coinciden en destacar que no hay que confundir las sicav con la maraña de sociedades opacas que se están conociendo estos días gracias a la exclusiva de El Confidencial y La Sexta de Los Papeles de Panamá, ubicadas en paraísos fiscales con el único fin de evitar cumplir con Hacienda. 

Las sicavs son completamente transparentes

“Nos hemos encontrado con afirmaciones como que las sicavs son un paraíso fiscal, cuando es todo lo contrario. Sabemos hasta el último céntimo que está invertido, de dónde ha sacado el dinero y, por tanto, es un producto completamente transparente”, afirma De la Torre, que antes de diputado fue, precisamente, inspector de Hacienda y secretario general de su organización, por lo que sabe bien de lo que habla. Por eso, mientras destaca que “son un instrumento válido”, asegura que “lo que se puede discutir es si es correcto o no el régimen fiscal que tienen y el control de ese régimen fiscal”, que en lugar de estar en la Agencia Tributaria se traspasó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Y es que una de las cuestiones que más se ha utilizado para arremeter contra las sicav es el hecho de que grandes fortunas a través del este tipo de sociedades puedan cotizar al 1%. Sin embargo, más allá de aquellas que puedan tener detrás a grandes fortunas, lo cierto es que en España hay más de 3.400 sociedades de inversión colectiva que gestionan 33.000 millones de euros y que el 40% están invertidas en valores domésticos, por lo que su importancia trasciende el debate superficial. Por no hablar de que trata de un producto regulado por la directiva comunitaria, igual que los fondos de inversión.

En este sentido, Cirus Andreu recuerda que este es un debate que ya se vivió en otros países europeos hace 15 años y que en la mayoría de los estados ya está superado. De hecho, defiende las bondades de estas instituciones como forma de financiar la economía real. “A nosotros nos conviene tener unas sicavs muy desarrolladas y nos conviene llevar recursos a nuestra economía, porque de ello depende nuestro crecimiento”, afirma el financiero.

Nos conviene tener unas sicavs muy desarrolladas y nos conviene llevar recursos a nuestra economía

Por ello, Guillermo Santos plantea la siguiente cuestión: “¿Cuál es el problema de las sicavs, que son una institución de inversión colectiva? ¿O el problema son las propias instituciones de inversión colectiva? Por que si son las instituciones de inversión colectiva el problema, entonces, es el ahorro de los españoles”.

Así, Santos apuesta por enfocar la fiscalidad del ahorro de una manera ventajosa: “Cuánto más ventajosa mejor, de ahí creo que no debería moverse nada de las sicavs porque entonces podrían irse a otro país y perderse con ello en España puestos de trabajo, impuestos para nuestra Hacienda pública y transparencia”

No en vano, en Europa existe libre circulación de capitales e igual que se puede invertir en una sicav española, se puede hacer en una registrada en Luxemburgo, en París o en Londres. Por eso, de lo restrictiva que sea la regulación en nuestro depende el futuro de estos vehículos de inversión con sello español.

¿100 es un número de partícipes adecuado?

En este sentido, uno de los puntos de desacuerdo entre los protagonistas del debate es el número de partícipes que tiene que tener una sicav. La ley establece que deben ser, como mínimo 100, siendo junto a Portugal, el más elevado de todos los países de la Unión Europea. Así, aunque no hay discusión sobre la posibilidad de reducirlo, mientras que Martínez-Aldama, Santos y Andreu apuestan por llevarlo al mínimo o, incluso, eliminarlo, Francisco de la Torre defiende la necesidad de que “estas instituciones deben ser realmente colectivas” y que por eso hay un régimen fiscal diferente para la inversión colectiva que para la individual.

“Hay inversores que no son reales y si hay normas es para cumplirlas. Podemos bajar el límite, 100 a día de hoy es excesivo pero vamos a intentar ser serios, no puede tributar como una institución de inversión colectiva una cosa que es puramente unipersonal”, defiende.

No puede tributar como una institución de inversión colectiva una cosa que es puramente unipersonal

Una visión completamente distinta a la que tiene Martínez-Aldama sobre el número de socios que debe tener una sicav. “El mínimo de 100 accionistas no es que haya que bajarlo, hay que eliminarlo, porque el carácter de inversión colectiva no se da por el número mínimo de inversores, que puede ser incluso uno, sino por el carácter abierto por el que puede acceder a ella cualquier persona”, afirma.

Y añade Andreu: “Respecto a que los accionistas sean reales o no sean reales, hay en la vida multitud de ejemplos que la gente no es consciente de todo lo que hace, pero que los accionistas que están inscritos como tales en los registros de las sicavs eso es así, es objeto de comunicación a las autoridades fiscales cada año y de todo tipo de medidas de transparencia. Dudar de que eso sea real es dudar de que esas personas tengan que declarar sus impuestos”, asevera.

Foro El Confidencial-Banco Sabadell
Foro El Confidencial-Banco Sabadell

Y es que si se ponen más restricciones nos pegamos un tiro en el pie como país. “Si en España queremos poner un número de accionistas, obligar a que haya información sobre los accionistas significativos y, además, hacemos tributar al vehículo, esos 33.000 millones que invierten un 40% en valores domésticos mañana se gestionarán desde Luxemburgo, Londres o cualquier otro país invirtiendo en España un 1% que es lo que nuestra economía supone a nivel mundial”, asegura el presidente de Inverco. 

Sea como fuere, en lo que coinciden los cuatro protagonistas del debate es en la necesidad de que en España no desaparezcan las sociedades de inversión colectiva porque “si las sicavs se extinguen estaremos tirando piedras contra los intereses de España”, concluye Santos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios