EL BENEFICIO DE LA BANCA SE RESENTIRÁ EN 2015 Y 2016

Los acreedores van a perder el 90% en Abengoa, según los seguros de impago

¿Cuánto van a recuperar los bancos y demás acreedores del dinero que prestaron a Abengoa? Muy poco: según los seguros de impago (CDS), el concurso sólo les aportará un 10% de su inversión

Foto: El hasta ayer consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage (Efe)
El hasta ayer consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage (Efe)

El que, salvo milagro de última hora, va a ser el mayor concurso de acreedores de la historia de España tiene muy mala pinta para aquellos a los que Abengoa debe dinero, sean bancos, proveedores, etc. Según los CDS ('credit default swaps', seguros contra riesgo de impago que cotizan en mercado), el porcentaje de la inversión que van a recuperar se limita a un magro 10% (es decir, van a perder el 90%). Algo que, de cumplirse, supondría un enorme quebranto para los acreedores. Entre ellos, varios bancos españoles que tienen una exposición de 4.300 millones sin provisionar.

Estos instrumentos miden el riesgo de que una empresa no haga frente a sus compromisos ('default'). El precio de los CDS implica lo que cuesta asegurar 10 millones de euros de bonos de la entidad en caso de impago. En general, suelen cotizar por debajo de 1.000 puntos básicos, pero el de Abengoa en agosto -cuando la acción sufrió su primer desplome tras revelar su crítica situación financiera- llegó a 2.300 puntos básicos: eso implica que costaba 2,3 millones asegurar 10. Pues bien, tras el preconcurso, estos precios se han disparado hasta los 19.000 puntos a un plazo de tres años o incluso 37.000 puntos a un año.

Cotización del CDS (seguro de impago) de Abengoa. (Bloomberg)
Cotización del CDS (seguro de impago) de Abengoa. (Bloomberg)

Dado que esos niveles son absurdos, el CDS ha pasado a cotizar en otra unidad, lo que se llama 'points up front' y que vienen a equivaler al porcentaje de recuperación esperada. Y éste se encuentra, a partir de un año, en torno a 90, lo que equivale a una pérdida del 90%. Es decir, la probabilidad implícita de 'default' en todos los plazos es del 90%, lo que supone que el mercado considera que los acreedores no recuperarán más del 10% restante.

Este porcentaje es superior al que indica la cotización de los bonos corporativos de la empresa andaluza, que se sitúa entre el 15% y el 20% tras el desplome de esta semana. En todo caso, estamos hablando de unas pérdidas brutales que van a suponer un serio quebranto para todos los acreedores.

S&P: menos beneficios, pero sin bajada de rating

La agencia de calificación Standard & Poor's emitió ayer un informe en el que asegura que los bancos españoles no deberían sufrir rebajas de 'rating' por culpa de su exposición a Abengoa, pero admite que los resultados del sector no cumplirán sus previsiones este año por el inicio de las provisiones que tendrá que dotar por el concurso de acreedores. El escenario base de S&P es que Abengoa incurrirá en impago o logrará una reestructuración de deuda con un efecto similar dadas las fuertes pérdidas que tendrán que asumir las entidades financieras.

Los beneficios de la banca se reducirán un 13% este año por culpa de Abengoa, pero el verdadero impacto llegará en las cuentas de 2016

Si este es el caso, la normativa contable del Banco de España les obliga a provisionar un 25% de su exposición este mismo año, lo que supondrá que sus beneficios se situarán, como media, un 13% por debajo de las previsiones anteriores. Algo muy duro pero que no pone el riesgo la calificación crediticia de ningunos de los principales bancos 'pillados' en este concurso. Como adelantó El Confidencial, los bancos consideraban que Abengoa era un cliente al corriente de pago, por lo que no tenían dotadas provisiones para sus créditos.

La banca quiere apurar los plazos, pero no es fácil

Según fuentes del sector, lo ideal para la banca seria apurar los cuatro meses que marca el plazo del preconcurso voluntario de acreedores (el famoso artículo 5 bis) y que el concurso se presente en marzo. De esa manera, el sector tendría dos ejercicios (2016 y 2017) para absorber el impacto del 75% restante tras el 25% que tienen que dotar este mismo año.

Sin embargo, el propio sector lo ve muy complicado, porque Abengoa no tiene prácticamente tesorería, al tiempo que debe unos 5.000 millones a proveedores no bancarios; y cualquiera de ellos le va a instar, con mucha probabilidad, el concurso forzoso antes de acabar el año. De esta forma, los bancos tendrían que provisionar el 75% de golpe en 2016, con lo que el impacto en las cuentas del próximo año sí sería muy contundente y podría afectar al rating de algún nombre individual.

Por entidades, Santander es quien afronta las mayores pérdidas absolutas, como es sabido. Sin embargo, en términos relativos (es decir, como potencial impacto en el capital), Bankinter y Bankia son los más afectados. Ahora bien, la entidad que gestiona María Dolores Dancausa tiene sus préstamos totalmente cubiertos con garantías, por lo que el impacto se limitará a la quita en los bonos corporativos que tiene en cartera. En consecuencia, la entidad que preside José Ignacio Gorigolzarri será la que sufra el mayor impacto en sus fondos propios del derrumbe de Abengoa.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios