MIGUEL VALLADARES, ACCIONISTA DE LA COMPAÑÍA

"Deseo seguir invirtiendo en Zinkia, pero es imprescindible un cambio en la gestión"

En la recta final para saber si Zinkia entra en concurso de acreedores, Miguel Valladares admite su voluntad de invertir dinero en Pocoyó

Foto: Miguel valladares, accionista de Zinkia
Miguel valladares, accionista de Zinkia

A falta de días para saber si Zinkia solicita o no el concurso de acreedores, el empresario mexicano Miguel Valladares, uno de los principales accionistas de la compañía, ha roto su silencio para asegurar su disposición a seguir invirtiendo en la compañía siempre y cuando "se acometa un cambio en la gestión y se ponga en manos profesionales con total transparencia".

Estas alusiones hacen referencia al actual presidente del grupo, José María Castillejo, que hace menos de diez días echó del consejo de la productora al propio Valladares y a Alberto Delgado, otro de los accionistas de referencia de la compañía. Castillejo tomó esta decisión aprovechando su posición de fuerza en el capital de la compañía (controla más del 65%) al alegar "falta de confianza" por parte de ambos accionistas. En esa misma junta Castillejo logró sacar adelante la aprobación del Consejo para volver a lanzar una emisión de bonos convertibles o canjeables a pesar de que la compañía tiene el agua al cuello. 

Tras estos desencuentros, Miguel Valladares, en sus primeras declaraciones públicas, asegura que "es un afectado más de una gestión deficiente" y afirma que su intención no es "ocupar ningún cargo ejecutivo ni remunerado en la productora Zinkia", en la que ostenta una participación del 11,2%, al tiempo que dejado claro que "no ha venido a quitar el puesto al presidente de la firma".

En referencia a la situación actual del presidente de Zinkia, Valladares subraya que la compañía debe estar por encima de las circunstancias personales y financieras de sus accionistas. "La financiación de Zinkia se ha visto afectada por la situación personal de su presidente y esto no es justo para el resto de accionistas", afirma.

En concreto, Castillejo, socio fundador de la productora de Pocoyó, controla a través de la sociedad Jomaca 98 el 64,7% del capital social de la compañía. El otro principal accionista de Zinkia es Valladares, con una participación del 11,2%, que podría arrebatar el mando a Castillejo y convertirse en primer accionista si ejecuta un crédito que adquirió a Bankia que tenía, entre otras garantías, el 33% de la participación de Castillejo en Zinkia, con lo que alcanzaría más del 40% de la compañía.

"Decidí comprar el crédito para evitar que el 33% de las acciones de Zinkia terminaran en manos de empresas o entidades cuyo principal interés no fuera sacar adelante la compañía; mi deseo es seguir invirtiendo en Zinkia, pero es imprescindible un cambio en la gestión", reconoce.

Partidario de ampliar capital

Sobre su eventual propuesta de ampliación de capital, Valladares ha aclarado que la empresa necesita urgentemente financiación y, en su opinión, "la mejor manera, la más barata y la más justa" solución para todos los accionistas es un aumento del capital en el que pueda participar todo aquel accionista que esté interesado.

No obstante, ha reconocido que la inexistencia de un plan "riguroso y fiable" sobre el futuro de la compañía y los "estrepitosos fracasos", entre otros aspectos, han creado una "gravísima" falta de confianza en la empresa y su futuro.

Este nuevo capítulo en Zinkia se produce a menos de diez días para que la compañía decida si se acoge al concurso de acreedores o presenta un acuerdo de refinanciación de su deuda, cercana a unos 11 millones de euros.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios