Formas de ahorrar energía (y dinero) en casa y reducir tu huella de carbono
  1. Medioambiente
  2. Soy Eco
Trucos sencillos y efectivos

Formas de ahorrar energía (y dinero) en casa y reducir tu huella de carbono

Reducir el consumo eléctrico está lejos de ser insignificante para el medio ambiente y puede ser muy simple. Con el nuevo récord en el precio de la luz (106€ el megavatio hora), además, puede ser un alivio en nuestra factura del mes que viene

placeholder Foto: Abrir la nevera y pensar entonces que vamos a comer puede desperdiciar una tercera parte del frío. iStock
Abrir la nevera y pensar entonces que vamos a comer puede desperdiciar una tercera parte del frío. iStock

A pesar de que durante Filomena, debido a la tremenda demanda eléctrica, los precios de la electricidad alcanzaron máximos, mañana (y durante los próximos meses) veremos como se bate el récord con 106€ por megavatio hora. Esta es una buena razón para reducir nuestro consumo de energía (no ya 'solo' por el medioambiente, sino por nuestra propia cartera). Los cambios en el estilo de vida no tienen que ser drásticos para marcar la diferencia. Ser consciente del medio ambiente y vivir de forma sostenible es un hábito que se consigue poco a poco, hasta que nos sale de forma natural.

¿De qué forma podemos ahorrar energía y dinero y ser, además, más respetuosos con el entorno?

Apagando las luces innecesarias

Puede parecer una obviedad, pero muchas veces dejamos las luces encendidas 'sin querer', lo que incrementa nuestro consumo energético. Dos bombillas incandescentes de 100 vatios apagadas dos horas adicionales al día suponen un buen ahorro anual. Pero mejor aún, pásate también a los LEDs si no lo has hecho aún y notarás aún más la diferencia.

Reestructura tu comportamiento diario

Es tan fácil como apagar todos aquellos electrodomésticos cuando no los necesites. De la misma forma, puedes aprovechar las buenas temperaturas para, en vez de utilizar la secadora, secar la ropa colgada del tendedero. También puedes lavar los platos a mano en vez de usar un lavavajillas. Utiliza con menos frecuencia el aire acondicionado en verano y la bomba de calor o estufa en invierno, que son básicamente los que mayor consumo nos generan en nuestra factura de electricidad.

Ajusta la configuración del televisor

placeholder Algunos televisores tienen un sistema de 'encendido rápido' que malgasta electricidad. iStock
Algunos televisores tienen un sistema de 'encendido rápido' que malgasta electricidad. iStock

Los televisores modernos consumen menos energía que los modelos anteriores, eso está claro, pero muchos utilizan una función de 'inicio rápido' que les permite arrancar instantáneamente y seguir consumiendo energía incluso cuando están apagados. Recomendamos desactivar esta función de inicio rápido y activar el control automático de brillo (o sensor ABC) si el televisor tiene uno; esto ajustará el brillo de la pantalla según los niveles de luz de la habitación. En general, el uso de televisores compatibles con Internet o dispositivos complementarios como Google Chromecast o Apple TV para la transmisión, requieren mucha menos energía que el uso de consolas de videojuegos, que necesitan aproximadamente un 30% más de energía.

Reduce el calor en la cocina

A todos nos agobia pasar calor y cocinar a menudo, sobre todo comidas complejas y de varios platos, no ayuda. Evita usar el horno en verano: prueba a preparar más ensaladas, batidos o parrilladas en la barbacoa (ya sea de carne o pescado). Reducirás el calor en tu hogar y ahorrarás en los costos de refrigeración a la vez.

Utiliza regletas de enchufes inteligentes

placeholder Las regletas inteligentes pueden ayudar a reducir mucho nuestro consumo eléctrico.  iStock
Las regletas inteligentes pueden ayudar a reducir mucho nuestro consumo eléctrico. iStock

Las 'cargas fantasma', o la electricidad que utilizan los dispositivos electrónicos cuando están apagados o en modo standby, son una fuente importante de desperdicio de energía. De hecho, se estima que el 75% de la energía utilizada para alimentar los aparatos electrónicos domésticos se consume cuando están 'apagados'. Las regletas inteligentes eliminan el problema de las cargas fantasma al cortar la alimentación de los dispositivos electrónicos cuando no están en uso. Además, se pueden configurar para que se apaguen a una hora concreta, durante un período de inactividad, a través de interruptores remotos o según el estado de un dispositivo "maestro".

Mantén cerrada la puerta del frigorífico

Es un gesto habitual. Abrir la nevera y reflexionar sobre todo lo que hay por si nos apetece comer algo de lo que ven nuestros ojos. En verano este gesto puede salir caro, pues abrir la puerta del frigorífico una única vez puede dejar salir hasta una cuarta parte del aire frío. Cuando vienes de hacer la compra, acuérdate de ir abriéndolo y cerrándolo mientras introduces toda la compra en él.

Mejora el aislamiento de la casa

Foto: Indicadores de consumo eléctrico (EC)

En total, los espacios alrededor de las puertas y ventanas en una casa promedio equivalen aproximadamente a un agujero de casi 1 metro x 1 metro, que puede dejar salir una gran cantidad de calor o aire acondicionado. Para evitar fugas de aire caliente o frío, es importante mejorar el aislamiento en el hogar, ya sea en la parte inferior de las puertas o sellando los huecos alrededor de los cristales de las ventanas con masilla.

Medir el gasto de electricidad

Aprender cuánta electricidad usan los electrodomésticos individuales en nuestra casa es un buen primer paso para reducir el desperdicio de energía. Puedes utilizar alguna de las múltiples aplicaciones móviles que hay en forma de calculadoras de uso de energía (como Boltio, Ahorra en Luz o RedOS) para estimar el uso de energía anual y los costos asociados de productos específicos para averiguar dónde se está produciendo el desperdicio de energía y solucionarlo si es posible.

Cambio climático Trucos
El redactor recomienda