Tus páginas web favoritas también emiten toneladas de CO2
  1. Medioambiente
  2. Clima
La fuente de energía es la clave

Tus páginas web favoritas también emiten toneladas de CO2

Según un nuevo estudio, Youtube, Google y Zoom son las páginas de internet que más CO₂ emiten a la atmósfera. En el lado opuesto se encuentra Instagram, que a pesar de su popularidad, solo emite 0,01g de CO₂ por visita

placeholder Foto: Por cada página que visitamos, un enorme servidor consume energía 'extra'. Unsplash/@austindistel
Por cada página que visitamos, un enorme servidor consume energía 'extra'. Unsplash/@austindistel

En el momento en el que accedemos a una página web aumenta la huella de carbono. Esto ocurre porque todas y cada una de las páginas de internet están alojadas en servidores repartidos alrededor del mundo. Estos ordenadores gigantes consumen electricidad (así como lo hacen los inmensos aires acondicionados que mantienen esas habitaciones frías) y, dependiendo de cómo se haya obtenido dicha energía, el uso de esos servidores (como ver nuestra serie favorita en 'Netflix') libera CO2 a la atmósfera.

El periódico británico The Daily Mail emite, por visita, un total de 30,39 gramos de CO₂ a la atmósfera. Es una de las menos eficientes

Pero no todas las páginas web son iguales. Cuanto menor es su eficiencia (ya sea porque tarda en cargar, o porque descarga información de forma continua, o porque las fotos estén poco optimizadas) o cuanto mayor es su tráfico, más energía eléctrica es necesaria para poder visualizar el contenido, y su huella de carbono es mayor.

En un nuevo estudio, llevado a cabo por WebsiteToolTester, se han analizado las huellas de carbono de los 200 sitios web más visitados en España.

Las más contaminantes

La absoluta ganadora, con un total de 702.000 toneladas de CO₂ emitido anualmente a la atmósfera es Youtube. En segundo lugar se encuentra Google que, a pesar de ser una de las páginas web más eficientes del mundo, su altísimo volumen de visitas (en 2020, según datos de Similarweb, fue la página web más visitada del mundo con una media mensual de 92.500 millones de visitas), la lleva a ser responsable de 267.240 millones de toneladas de CO₂. El resto del 'Top 10' de las páginas web que más contaminan en España lo completan Zoom (que adquirió un importante volumen de visitas durante la pandemia): Amazon, Twitter, Zara, Facebook, Yahoo, Amazon.es (esta vez en su versión española) y la página web de Samsung.

En total, estas 10 páginas son responsables, anualmente, de un total de 1,4 millones de toneladas de CO₂ emitidas a la atmósfera.

La eficiencia es clave

La rapidez de la carga de las páginas web es esencial para que estas puedan reducir al mínimo, por visita, su huella de carbono. Por ejemplo, la que gana (por goleada) es la red social Instagram. Según explican los autores del estudio, por cada visita a esta página web, que cada mes visitan un total de 6.100 millones de personas, se producen tan solo 0,01 gramos de CO₂. Esto consigue que, a pesar de su popularidad, no se encuentre entre las 25 páginas web más contaminantes en España.

Un caso 'intermedio' es el de Google, cuya gran huella de carbono es debida a ser la página de internet más visitada a nivel global, aunque cada visita solo produce, de media, 0,25 gramos de CO₂. Esto la coloca como la decimosegunda página web más eficiente de las que se han analizado en el estudio.

placeholder Una sala de servidores, que almacenan las páginas web. (Unsplash/@scienceinhd)
Una sala de servidores, que almacenan las páginas web. (Unsplash/@scienceinhd)

En el lado opuesto de la balanza se encuentra una de las mayores tiendas de nuestro país, El Corte Inglés. Según explica uno de los autores del estudio, Josep García, “Las plataformas de retail son de las que más CO₂ emiten a la atmósfera, debido a la cantidad de imágenes y páginas que contienen y porque son las webs más visitadas”. La página principal de El Corte Inglés, por ejemplo, genera 9,98 gramos de CO₂ por cada visita que recibe según se explica en el estudio. Esto provoca que, en total, el uso eléctrico de sus servidores emita a la atmósfera un total de 2.968 toneladas de dióxido de carbono.

De todos modos, aclaran los autores, a nivel global estos datos son relativamente bajos. Por ejemplo, explican, el periódico británico The Daily Mail emite, por visita, un total de 30,39 gramos de CO₂ a la atmósfera, lo que la convierte en una de las páginas web menos eficientes del mundo.

Cómo reducir las emisiones

La gran huella de carbono que tiene internet a nivel global es parte del problema de la crisis climática. Además, mientras que se proponen propuestas limpias para muchas de las otras fuentes globales de CO₂, a día de hoy es impensable que prescindamos de este servicio. Es por esto que es esencial afrontar este problema desde dos frentes.

El primero es que la electricidad que usan esos servidores, como la que utilizamos para encender nuestro ordenador o cargar nuestro móvil (que son las plataformas desde las que accedemos a ellas) provenga de fuentes renovables de energía, como la solar o la eólica. Si no se generan gases de efecto invernadero para la obtención de la energía, las emisiones se reducen sustancialmente.

Foto: Foto: Reuters

Por otro lado, mientras llevamos a cabo la transición energética, las propias páginas web pueden llevar a cabo modificaciones que aumenten la eficiencia y así, reducir el tiempo de uso de los servidores, reduciendo directamente la huella de carbono. Desde WebsiteToolTester dan algunas claves:

En primer lugar es esencial que las páginas estén bien programadas. Por ejemplo, "es muy común que las páginas web grandes carguen todo tipo de recursos como archivos CSS, HTML o de JavaScript que no son necesarios para el usuario. Están ahí, simplemente, porque alguien no hizo una buena programación".

En segundo lugar, se debe reducir en la medida de lo posible la cantidad de recursos multimedia como fotos y vídeos. Estos necesitan más recursos del servidor para ser almacenados y distribuidos. "Este tipo de contenidos hace que los sitios web sean menos eficientes desde el punto de vista energético". Otra solución, intermedia, es comprimir los archivos multimedia para que ocupen menos espacio.

Contaminación Instagram Ordenadores
El redactor recomienda