La descarbonización de Canarias o cómo convertir el desafío en oportunidad
  1. Medioambiente
  2. Energía
El Hierro fue pionera

La descarbonización de Canarias o cómo convertir el desafío en oportunidad

Durante 24 días en 2019, El Hierro consiguió ser 100% renovable. El archipiélago atlántico es una de las regiones del país que más fácil tiene hacer una transición verde completa

placeholder Foto: La primera turbina eólica marina de España, en la costa de Gran Canaria. (EFE)
La primera turbina eólica marina de España, en la costa de Gran Canaria. (EFE)

La transición energética es, por sí misma, un mecanismo de actividad económica sostenible y de generación de empleo, además de un método para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París. En España destaca el gran potencial de las islas Canarias o, como muchos las denominan, las 'islas afortunadas', debido a su clima tropical y una vegetación tan única cómo privilegiada.

El gobierno autonómico está elaborando el Plan de Transición Energética de Canarias 2021-2030 (PTECan), lo que es todo un reto al analizar los datos de consumo de combustibles fósiles contenidos en el Anuario del Sector Eléctrico de Canarias.

Durante 24 días entre julio y agosto de 2019, la isla canaria de El Hierro consiguió ser 100% renovable

Como se indica en el anuario, debido a la dependencia del vehículo que tienen para la movilidad intraislas, con una existencia anecdótica del ferrocarril, el transporte supone un sumidero energético, ya que se consumen 1.922 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep) y se emiten 5,3 millones de toneladas de CO₂ equivalente (MtCO2eq), entre el 40% y el 50% del total de emisiones de GEI.

De todo el transporte, el privado consume el 81% (1.159 ktep) del total de las islas y el 19% restante corresponde al transporte de mercancías por carretera, al transporte público, al aéreo insular y al marítimo interinsular.

placeholder La energía eólica marina es una de las mejores opciones del archipiélago canario. (EFE)
La energía eólica marina es una de las mejores opciones del archipiélago canario. (EFE)

El sistema eléctrico canario, compuesto por 6 sistemas insulares distintos, tiene ciertas particularidades en comparación con el de la península: se encuentran aislados, necesitan mayor capacidad de generación para evitar cortes de suministro y no disponen de interconexiones (salvo Fuerteventura y Lanzarote). Para la generación de electricidad disponen de 2.606 MW de centrales térmicas (que emplean gas y diésel), 26 MW de refinerías, 413 MW de eólica, 168 MW de fotovoltaica y 23 MW de hidroeólica, pese al gran recurso de viento y sol del que disponen a lo largo de todo el año. El uso de las centrales térmicas es responsable de más del 50% de las emisiones de las islas Canarias (5,7 MtCO2eq), lo que, unido al transporte, genera una alta dependencia energética del exterior.

En el resto de los sectores, al estar mayoritariamente electrificados, las emisiones son testimoniales. El sector residencial y de servicios (ambos emiten 0,2 MtCO2) son los que menos impacto tienen por las suaves temperaturas anuales, evitando un gasto excesivo en calefacción con calderas y en aires acondicionados. Con este panorama, el transporte y el sistema eléctrico son los dos principales desafíos de la descarbonización en estas islas.

Unas islas 100% eléctricas

La solución al reto de descarbonización de las islas se basa en la fórmula tradicional: electrificar con renovables las actividades que emplean combustibles, utilizar baterías y emplear hidrógeno verde para lo que no se pueda cubrir con electricidad. Así lo indica el estudio de Deloitte para Endesa, en el que inciden en la necesidad de impulsar la movilidad eléctrica y la expansión de las renovables para lograr la descarbonización en 2040, lo que a su vez, conseguiría crear entre 30.000 y 60.000 empleos directos, con una inversión entre 18.000 y 22.000 millones de euros.

Respecto a la problemática del transporte, indican en el estudio, las soluciones pasan por concretar objetivos vinculantes de vehículos eléctricos para 2030 y por la renovación del parque actual, impulsando el transporte público a través de estrategias definidas de movilidad. Conjuntamente, proponen diseñar un plan por el que se desarrollen las infraestructuras de recarga para ferris eléctricos en los puertos con mayor tráfico.

Foto: Foto: EFE.

En el sector residencial y de servicios, según proponen los autores, la electrificación se unirá a la mejora de la eficiencia energética al sustituir calderas térmicas por bombas de calor para la climatización y el impulso para la implantación de autoconsumo fotovoltaico (con un potencial de 2 a 3 GW) mediante bonificaciones del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). La mejora del sistema eléctrico fomentará la hibridación de las instalaciones de eólica y fotovoltaica, el desarrollo del almacenamiento con baterías y nuevos mecanismos de gestión de la demanda, para permitir que se garantice el abastecimiento y la seguridad del suministro

El Hierro, un ejemplo a seguir

Esta es la panorámica general del archipiélago, pero cada isla presenta características propias. Un buen ejemplo es la isla de El Hierro, al conseguir según Red Eléctrica de España, durante 24 días entre julio y agosto de 2019, ser 100% renovable. Toda la energía eléctrica que se consumió en la isla procedía de fuentes de generación renovable (hidráulica y eólica), lo que ha supuesto que El Hierro se haya convertido en todo un ejemplo para otros sistemas aislados y en un centro de innovación e investigación para la integración de renovables.

placeholder Esquema de la central hidroeólica de Gorona del Viento, en El Hierro.
Esquema de la central hidroeólica de Gorona del Viento, en El Hierro.

En gran parte, este hito 100% renovable se consiguió gracias a la central hidroeólica de Gorona del Viento, que combina 11,5 MW de aerogeneradores con 11,3 MW de hidroeléctrica de bombeo, lo cual le permite almacenar energía. Su funcionamiento se basa en que el excedente eólico que no es aprovechado por la población se destina a bombear agua entre el depósito inferior y el superior, agua que queda acumulada en este último depósito y será la responsable de producir electricidad a partir del salto hidráulico en momentos de escasez de viento. En lo que lleva en servicio, ha ahorrado la emisión de 24.650 toneladas de CO₂ y el consumo 7.640 toneladas de diésel.

Si bien es cierto que no siempre cubre toda la demanda de energía, es un buen ejemplo que replicar, lo que junto al resto de medidas podría conseguir unas islas Canarias 100% libres de emisiones, renovables y todavía más verdes.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Electricidad Energías renovables
El redactor recomienda