El coste del CO₂ dispara el precio de la electricidad a niveles históricos
  1. Medioambiente
  2. Energía
A pesar del descenso de la demanda

El coste del CO₂ dispara el precio de la electricidad a niveles históricos

Pese a las altas temperaturas registradas durante el mes de abril, que causaron un descenso en el uso de la calefacción, la factura de la luz ha experimentado un notable aumento hasta alcanzar cifras récord

placeholder Foto: Subida sin precedentes del precio de la luz. (iStock)
Subida sin precedentes del precio de la luz. (iStock)

Durante el pasado mes de abril el precio de la electricidad en el mercado eléctrico mayorista ha sido de récord. Si bien abril es, generalmente, un mes donde el precio se abarata, al ser favorable para las renovables al incrementarse la generación de electricidad derivada de la mayor producción hidroeléctrica por el deshielo del invierno, en 2021 se ha producido un fenómeno que pocos esperaban.

Según OMIE, gestor del mercado eléctrico, el precio medio de la energía eléctrica generada ha sido de 65 €/MWh, un 29% mayor que en abril de 2019 (50,41 MWh), al no considerarse representativo el mismo mes de 2020 por la caída producida por el confinamiento. Al compararlo con el precio medio de todo el 2020, que fue de 33,96 €/MWh (el precio más bajo registrado jamás anualmente en España), se observa que ha habido un aumento de prácticamente el 50%.

La borrasca Filomena no causó tan solo un gran temporal, sino el segundo mayor aumento de la electricidad jamás visto en nuestro país

Estos aumentos repentinos y abruptos no son inusuales en el mercado eléctrico, pero no de tal calibre. Filomena no trajo consigo solo una gran ventisca, sino el segundo mayor aumento de la electricidad jamás visto en nuestro país. Con la borrasca se disparó el uso de calefacción, muchas de ellas de gas natural, además de que coincidió con una fuerte ola de frío en Asía que aumentó la demanda de este combustible fósil, provocando que muchos metaneros se desviaran a esa zona del planeta. Como resultado de un cúmulo de factores, donde el gas tuvo mucha influencia, tuvimos un precio medio de 94,99 €/MWh. Ahora se ha vuelto a disparar en abril, rondando los 21 €/MWh, algo inusual en un mes sin demanda de calefacción.

Contaminar sale muy caro

La nueva subida de la electricidad se ha producido porque el gas se quema en los ciclos combinados y suele fijar el precio al resto de tecnológicas- normalmente más baratas, a excepción del carbón-, al tener el coste marginal más elevado, a causa del modelo marginalista del mercado eléctrico (la tecnología de generación que entra con la última oferta más cara hasta cubrir la demanda eléctrica, adjudica el precio para todas las anteriores). Asimismo, la hidráulica embalsada en abril, para maximizar sus beneficios al tener un coste variable muy bajo, ha fijado el precio en el 58,33% de las horas de todo el mes.

Foto: Las emisiones de la calefacción agravan la contaminación urbana. (EFE)

También ha sido impactante el precio en los costes de emisión del CO2, principal gas causante del cambio climático. Se ha encarecido hasta llegar a alcanzar los 48 € ton/CO2 el último día de abril, cuando hace un año era de 20 € ton/CO2. Conjuntamente, este precio también se traslada al mercado eléctrico, sobre todo a través del gas al ser un foco emisor, suponiendo el precio de 50€ ton/CO2 un incremento de 18 €/MWh en la electricidad.

placeholder El cargo a las emisiones de CO2 se ha disparado (EFE)
El cargo a las emisiones de CO2 se ha disparado (EFE)

Este impuesto al CO2 no es directo, sino que la Unión Europea creó un instrumento de mercado por el que se comercian los derechos de emisión, persiguiendo incentivar la disminución de las emisiones (Directiva 2003/87/CE, transpuesta al ordenamiento jurídico español por la Ley 1/2005).

Un coste que seguirá subiendo

Para que nos hagamos una idea de las cifras, actualmente el comercio de derechos afecta a más de 10.000 instalaciones, sumando un total de 2.000 millones de toneladas de CO2, lo que supone, aproximadamente, el 45% de las emisiones totales de la UE. Entre las actividades cubiertas bajo este régimen de emisiones se encuentran las centrales térmicas de generación eléctrica, refinerías, coquerías, siderurgias, cementeras, cerámicas, entre otras grandes industrias.

Estos derechos se van limitando y restringiendo, año tras año, a un ritmo adecuado para la reconversión a una economía descarbonizada sin afectar a la generación de riqueza, hasta que en 2050 se eliminen por completo. Aunque resulte impactante, no se aplican sobre el principal emisor de CO2, el sector del transporte (29%), pero si sobre la electricidad, aunque en abril las renovables, libres de emisiones, generaron el 49%.

placeholder El precio de la electricidad se mantiene al alza (EFE)
El precio de la electricidad se mantiene al alza (EFE)

El anuncio, por parte de la Comisión Europea, de aumentar la ambición en los objetivos de reducción de emisiones para 2030, del 40% al 50%, ha generado un tirón al alza en los precios del CO2, ante la previsible disminución de los derechos de emisión. Si tenemos en cuenta los objetivos nacionales específicos de cada país miembro, en el caso de España con un 23%, podríamos estar ante el inicio de una escalada de precios.

Impacto en la factura

El precio de la electricidad que consumimos en nuestros hogares no depende exclusivamente del fijado en el mercado eléctrico. En la factura eléctrica, que cambiará su estructura a partir del próximo 1 de junio, el precio de la electricidad, según los datos de 2019, corresponde en un 61% a los costes regulados y un 39% al coste de la energía en el mercado eléctrico (antes de impuestos). Para un consumidor medio, ejemplifican desde FACUA, con PVPC (tarifa regulada por el Gobierno) la factura ascenderá a 81,55 €, frente a los 55,71 € de hace un año.

Foto: Trabajador de un parque eólico (EFE)

Como destacan desde la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), la electricidad es el vector energético del futuro al tener cero emisiones en origen y en destino si se genera con energías renovables. La electrificación directa de las actividades sujetas al uso de hidrocarburos (transporte, calefacción, industria) es una necesidad de cara a descarbonizar nuestra economía en 2050.

Al ser un recurso vital y de uso diario, su encarecimiento provoca que las empresas pierdan competitividad -al tener mayor coste en la electricidad- y que se resientan los bolsillos de los consumidores residenciales. Por este motivo, diversas organizaciones, como la Fundación Renovables, proponen disminuir la parte regulada de la factura, además de modificar la Ley del Sector Eléctrico y realizar más subastas de energía a un precio fijo, fuera del mercado eléctrico para acotar el impacto del modelo marginalista que penaliza a los consumidores.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Factura de la luz
El redactor recomienda