¿Dónde van a parar los medicamentos que reciclamos?
  1. Medioambiente
  2. Ciudad
más de 21.000 puntos de recogida

¿Dónde van a parar los medicamentos que reciclamos?

Hasta la implementación del punto SIGRE, cuando nos deshacíamos indiscriminadamente de medicamentos caducados o fuera de uso generábamos un grave problema de contaminación. Ahora podemos evitarlo

Foto: Recogida de medicamentos en  un punto SIGRE de una farmacia.
Recogida de medicamentos en un punto SIGRE de una farmacia.

Acumulamos cientos de cajas de medicamentos que, en la mayoría de las ocasiones, no recordábamos ni siquiera que teníamos en el botiquín de casa. Además de los que ya no usamos, nos encontramos con otros envases llenos, pero caducados desde hace meses, sin olvidar los blísteres o colirios totalmente vacíos que coleccionamos. El punto SIGRE de las farmacias sigue siendo la única opción de reciclaje de este tipo de residuos en nuestro país, pero, ¿a dónde van una vez que los vertemos a este contenedor?

El proceso es sencillo: una vez que el ciudadano lleva un medicamento a la farmacia, es el distribuidor farmacéutico que suele hacer varias visitas al día al establecimiento, quien recoge estos residuos. Es decir, no hay un tercer intermediario, sino que se aprovecha el viaje de este agente para trasladar la recogida a la Planta de Clasificación de Envases y Residuos de Medicamentos, que está estratégicamente situada en Tudela de Duero, Valladolid.

"Es fundamental decidir cuál es el tipo de envase que va a provocar menos impacto medioambiental"

Una instalación pionera en España desde su nacimiento en 2003, tal y como nos cuenta Juan Carlos Mampaso, director general de SIGRE: “La planta está totalmente automatizada mediante inteligencia artificial. Contamos con un robot que lo que hace es separar el envase del medicamento en sí, por distintos sistemas mecánicos, ópticos y simétricos. Estamos llegando a tener casi el 68% de materiales reciclables de los envases, obteniendo papel, cartón, aluminio o diferentes tipos de plástico”.

Desde que en el año 2001 la Organización Mundial de la Salud dictara una ley que prohibía la reutilización de cualquier medicamento que saliera del circuito farmacéutico, el impacto medioambiental de las medicinas cobró mayor importancia. Por lo tanto, desde esta planta intentan aprovechar sus cualidades y valor energético: “Elaboramos un combustible derivado de estos residuos, se tritura y se prepara para usar en instalaciones industriales, sobre todo en las cementeras, donde el impacto medioambiental es menor comparado con el resto”, añade Juan Carlos Mampaso.

placeholder Planta de procesamiento de medicamentos caducados de SIGRE.
Planta de procesamiento de medicamentos caducados de SIGRE.

Un proceso que hace que el reciclaje del fármaco se revalorice, no solo a nivel medioambiental, frente al que se deben cumplir unos elevados estándares, sino también en cuanto a seguridad. Y es que desde que se recoge la mercancía en las farmacias, desde esta entidad se lleva a cabo un control exhaustivo de trazabilidad que evita el tráfico ilícito de las medicinas.

Qué podemos depositar en el contenedor

Pero, ¿vale echar a este contenedor todo lo que tenemos en el botiquín? Lo cierto es que no, debemos olvidarnos de materiales médicos como agujas, termómetros, gasas, radiografías, mascarillas o test rápidos de covid y centrarnos en medicamentos caducados o que no necesitemos, así como en envases vacíos.

placeholder Clasificación de medicamentos en  una planta de SIGRE de Ciudad Real.
Clasificación de medicamentos en una planta de SIGRE de Ciudad Real.

Son más de 21.000 las farmacias en las que podemos reciclar este tipo de residuos, que en 2020 llegaron a sumar 91,92 gramos por habitante (59,16% de tasa reciclada). Unos datos alentadores que se han conseguido no solo por la concienciación de nosotros como ciudadanos, sino también por los agentes incluidos en todo el proceso: la industria farmacéutica, farmacias y empresas de distribución.

Concienciación, organización y ecodiseño

Como cualquier proceso circular, el reciclaje de los fármacos necesita de la colaboración de distintos agentes solidarios, sobre todo en el caso de SIGRE, una entidad sin ánimo de lucro cuyo objetivo es garantizar la correcta gestión del reciclaje de los medicamentos, sin más beneficio que el impacto medioambiental. Así que la pregunta que surge es: ¿qué aporta cada protagonista del proceso?

Desde las farmacias, se han implementado una serie de medidas con la iniciativa ecoFARMACIA, donde se recopilan 77 buenas prácticas para implementar en la actividad diaria de cada local, y que tiene que ver con el uso eficiente de la energía, el ahorro de agua o la optimización de los recursos.

En cuanto al distribuidor, desde SIGRE nos cuentan que cada vez cuentan con más vehículos eléctricos en sus flotas. Y tal vez, la labor más desconocida sea la de los laboratorios, donde se desarrolla el ecodiseño de los envases de los medicamentos. “Se han aplicado más 3000 medidas de este tipo, muchas de ellas orientadas a reducir el peso de los envases, haciéndolos más pequeños, con materiales ecológicos o que permitan un reciclaje más fácil. Actualmente, uno de cada tres envases que se dispensan en farmacia, han pasado por una medida de ecodiseño”.

Foto: Truchas que, isn saberlo, podrían estar ingiriendo metanfetamina. (Unsplash/@johnwernerphotography)

Pero esta no es una tarea fácil para los laboratorios, ya que una vez que se desarrolla un fármaco, el objetivo es sacarlo al mercado cuanto antes, con unos envases que deben pasar unos estándares de calidad y conservación óptima. Lo que se pretende es que estas medidas sean previas a la comercialización de la medicina, “y decidir cuál es el tipo de envase que va a provocar menos impacto medioambiental”, añade Mampaso.

La concienciación también debe venir de los propios hogares que, según los sondeos de opinión, van ampliando su compromiso respecto a este tema: “antes de existir SIGRE, el medicamento iba a la basura o lo que es peor, se vaciaba por el lavabo y acababa en la red de saneamiento. Creo que ahora el ciudadano es consciente de que eso no es bueno”. Pero tal y como trasladan desde la entidad, de nada serviría esta sensibilización si no hubiera un acuerdo entre todos los implicados: “en este sector no es fácil que todos los agentes colaboren y nosotros somos pioneros. Costó poner de acuerdo a farmacias y laboratorios, pero ahora es posible”.

Medicamentos Reciclaje
El redactor recomienda