Las devoluciones en mensajería, un dolor de cabeza para el transporte y el medioambiente
  1. Medioambiente
ENCUENTRO EL CONFIDENCIAL

Las devoluciones en mensajería, un dolor de cabeza para el transporte y el medioambiente

El 30% de las compras 'online' termina siendo devuelto al remitente. Las emisiones de CO2 en la distribución urbana de mercancías se podrían reducir en un 63% utilizando de forma masiva taquillas

Las devoluciones de paquetes en mensajería se han convertido en un nuevo reto para las empresas de transporte y de logística, tanto por el aumento de costes que suponen las dobles entregas de productos como por los problemas medioambientales que generan.

A pesar de que el 'e-commerce' solo cuenta con una penetración en el mercado de entre el 7% y el 8% en España, según datos de la patronal de fabricantes y distribuidores (Aecoc), el 30% de las compras que se realizan a través de plataformas 'online' termina siendo devuelto al remitente.

Durante la pandemia, las ventas por internet aumentaron un 36% en nuestro país, duplicando los incrementos registrados en 2018 y 2019. Aunque todavía estamos lejos de países como Alemania y Francia, donde el comercio 'online' cuenta con un 20% de cuota de mercado, el crecimiento que se prevé en los próximos años augura una auténtica transformación de la última milla.

placeholder José Carlos Espeso, responsable de Movilidad y Distribución Urbana de Aecoc.
José Carlos Espeso, responsable de Movilidad y Distribución Urbana de Aecoc.

Para analizar los retos y desafíos a los que se enfrenta el sector del transporte, El Confidencial organizó el debate ‘Tendencias en la última milla en un mundo poscovid’, que contó con la participación de José Carlos Espeso, responsable de Movilidad y Distribución Urbana de Aecoc; David Sánchez, responsable de Calidad de Servicio en Seur; Óscar Álvarez, director de Operaciones MRW; Esther Pérez, directora de Operaciones de Correos Express, y Jorge Alberto Román, 'sales manager' T&L Iberia en Scandit.

Zonas de bajas emisiones

En paralelo al repunte de las compras por internet, las ciudades españolas se preparan para implantar diferentes ordenanzas municipales que regulen el tráfico en los centros urbanos. La Ley de Cambio Climático, aprobada en mayo de 2021, obliga a los 149 núcleos urbanos españoles de más de 50.000 habitantes a crear zonas de bajas emisiones antes de 2023 para ayudar a cumplir con los objetivos de reducción de gases contaminantes firmados en el Acuerdo de París.

“O buscamos modelos más eficientes para el transporte de mercancías o en los próximos cinco años podemos vivir un colapso en algunas ciudades por culpa de la logística urbana”, auguró José Carlos Espeso, responsable de Movilidad y Distribución Urbana de Aecoc.

placeholder Óscar Álvarez, director de Operaciones MRW.
Óscar Álvarez, director de Operaciones MRW.

Cerca del 55% de la población española, unas 25 millones de personas, reside en la actualidad en alguno de estos municipios, que se verán afectados por nuevos planes de movilidad sostenible. "El 30% de los ayuntamientos españoles encuestados por Aecoc [80 de los 149 municipios con más de 50.000 habitantes] califica de preocupante el impacto del 'e-commerce' en la movilidad urbana, mientras que otro 32% lo considera moderado y el 38% restante afirma que a día de hoy su incidencia es leve", explicó Espeso para especificar el porcentaje de las administraciones municipales que ya manifiestan problemas para gestionar el tráfico de mercancías asociado al comercio electrónico.

La última milla se considera la última fase en la cadena de logística, cuando el conductor entrega el producto al cliente, pero representa un coste muy alto si se compara con el transporte de larga distancia. Esta "es la que más pesa en los gastos de las empresas de transporte y la que más hay que optimizar mediante herramientas tecnológicas de planificación de entrega", dijo Óscar Álvarez, director de Operaciones MRW.

placeholder Jorge Alberto Román, 'sales manager' T&L Iberia en Scandit.
Jorge Alberto Román, 'sales manager' T&L Iberia en Scandit.

Actualmente, el transporte urbano de mercancías ya representa un 38% del tráfico en el centro de Madrid y se prevé que su protagonismo aumente notablemente en los próximos años. Además de los atascos, las empresas de transporte se enfrentan a otros desafíos, como cambios en la hora o día de los envíos, problemas de aparcamiento, modificaciones en la ruta para cubrir la nueva disponibilidad de los destinatarios, límites de velocidad cada vez más bajos o las etiquetas ecológicas de los vehículos para acceder al centro de las ciudades, entre otros.

"El 55% de las empresas de transporte señala que la ineficiencia en la gestión de las entregas y los cortes en las cadenas de suministro son sus principales problemas, además de tratar de frenar el aumento de costes que supone disponer de un ejército de personas en la calle para cumplir con sus servicios", señaló Jorge Alberto Román, 'sales manager' T&L Iberia en Scandit.

'Lockers' y puntos de entrega alternativos

En este aspecto, la implantación de soluciones tecnológicas y un mayor uso de los puntos de entrega alternativos o de conveniencia de los paquetes son las estrategias más empleadas por las empresas de transporte para optimizar sus servicios.

"Las emisiones de CO2 asociadas a la distribución de mercancías en las ciudades se podrían reducir en un 63% utilizando 'lockers' [taquillas] en lugar de acudir al domicilio del cliente. El 55% de la población de la Unión Europea tiene a cinco minutos un punto de conveniencia para recoger su paquete. Otra opción es el desarrollo de ‘hubs’ urbanos para que la entrega se pueda realizar andando o mediante medios alternativos como la bicicleta", explicó David Sánchez, responsable de Calidad de Servicio en Seur.

Frente a los servicios gratuitos de mensajería, que en su inmensa mayoría vienen repercutidos en el precio del producto, las empresas de transporte consideran imprescindible estar más coordinadas con las administraciones.

placeholder Esther Pérez, directora de Operaciones de Correos Express.
Esther Pérez, directora de Operaciones de Correos Express.

Esther Pérez, directora de Operaciones de Correos Express, dijo que “los grandes jugadores del mercado buscan la inmediatez para que el cliente no se eche para atrás con la compra, pero hay algunos aspectos que pueden contribuir a un reparto más sostenible, como entrar en las ciudades en horarios nocturnos”.

Pérez puso como ejemplo el proyecto europeo Senator, un plan en el que participa Correos y que está financiado con fondos europeos (H2020). Basado en torres de control repartidas por las ciudades, este programa busca mediciones exactas de la calidad del aire y coordinar las diferentes soluciones integradas de la movilidad urbana, como la reserva de aparcamientos, el diseño de rutas más eficientes para evitar el tráfico y la colaboración entre redes.

El sector del transporte, según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, representa el 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en España. Y suponen el 40% de las emisiones de los sectores que todavía no están regulados dentro del mercado de compensación de CO2 (EU ETS).

Iniciativas de algunos ayuntamientos

Las administraciones locales también están jugando un papel fundamental en este sentido. “El Ayuntamiento de Bilbao, por ejemplo, permite paradas exprés de cinco minutos en las zonas de aparcamiento reguladas azul y verde. La flexibilización de acceso a las zonas de carga y descarga, el uso de camiones de gran tonelaje a las seis de la mañana para rellenar los 'lockers' a primera hora del día, y pequeños ‘hubs’ o ‘microhubs’ en el centro de las ciudades serían algunas de estas iniciativas públicas que podrían ayudar a descongestionar las ciudades, y mejorar la sostenibilidad en el reparto de mercancías”, enumeró el representante de la patronal.

El Ayuntamiento de Barcelona, por su parte, apostó por integrar los puntos de reparto junto a pequeños comercios de proximidad, como panaderías, pastelerías o cafeterías.

"La gente se acostumbró a los envíos gratis en el domicilio, pero es necesario un cambio de mentalidad de todos los actores" (Román)

“La gente se acostumbró a los envíos gratis en el domicilio, pero es necesario un cambio de mentalidad de todos los actores, empezando por las empresas de logística y las plataformas 'e-commerce' con sus clientes. Se pueden ofrecer diferentes posibilidades; si vas a estar en la oficina, el gimnasio o vas a ir a algún centro comercial. Ofrecer puntos alternativos de recogida podría ayudar a reducir los costes del servicio”, explicó Román.

Aplicaciones móviles

Los distintos representantes del sector también destacaron el papel clave que juega la tecnología para optimizar la cadena de logística. “El 43% de las empresas considera prioritario invertir en herramientas digitales. Los procesos 'contactless' de entrega fueron muy utilizados para reducir la comunicación con el destinatario durante la pandemia, por los contagios. El paradigma de la entrega está cambiando: el cartero tradicional con el que hablabas cinco minutos está desapareciendo”, dijo el directivo de Scandit.

Aunque desaparezca el contacto personal, las empresas de transporte buscan nuevas vías para interactuar con sus clientes. Los SMS, las aplicaciones móviles o WhatsApp son algunas de las más utilizadas. “Lo más importante es que el destinatario esté informado en todo momento para tratar de reducir el número de entregas fallidas, así posibilitas ajustar los envíos a sus necesidades”, dijo Sánchez.

placeholder David Sánchez, responsable de Calidad de Servicio en Seur.
David Sánchez, responsable de Calidad de Servicio en Seur.

El 'big data' y la economía del dato son otras de las herramientas empleadas por las empresas de transporte para optimizar la cadena, y prever atascos o demoras en los repartos. “Gracias a los datos, podemos estudiar los patrones de comportamiento en los diferentes municipios y saber a qué hora del día será más eficiente la entrega”, añadió Álvarez.

Por último, el sistema de etiquetas de vehículos, implementado por la Dirección General de Tráfico (DGT), supondrá un gasto añadido para el sector, el cual deberá de modernizar su flota para que sea más ecológica y pueda acceder a las zonas de bajas emisiones (ZBE) en 2023. Los coches de gasolina matriculados antes de 2000 y los diésel anteriores a 2006 carecen de etiqueta y no podrán circular por los centros urbanos. “El 90% de los servicios de mensajería es subcontratado, por lo que recaerá en las pequeñas y medianas empresas esta inversión. Los Planes Moves del Gobierno para subvencionar la adquisición de furgonetas eléctricas o híbridas serán fundamentales para estas pymes”, puntualizó Espeso.

Eventos EC Transporte E-commerce Cambio climático Big Data
El redactor recomienda